Menú

Sarah Jane Weaver: Cómo una ciudad fronteriza y un nuevo templo me enseñaron que construir puentes ‘debe comenzar con cada uno de nosotros’

‘En un mundo con muchos muros, debemos seguir construyendo puentes’, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf mientras se encontraba en la frontera entre Estados Unidos y México

MCALLEN, Texas — Un día antes de dedicar el Templo de McAllen, Texas (en inglés), el domingo, 8 de octubre de 2023, el élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Harriet Uchtdorf, caminaron cerca de la frontera entre Estados Unidos y México a lo largo de la Río Grande.

Al mirar el muro que separa los dos países, el élder Uchtdorf dijo solemnemente: “En un mundo con muchos muros, debemos seguir construyendo puentes”.

Contemplando esa realidad, todos guardaron silencio por unos segundos.

Su mensaje se sintió personal, no político. Trascendió la política gubernamental o las agendas políticas. Se hizo eco del sentimiento frecuentemente repetido por otros líderes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

“En pocas palabras, nos esforzamos por construir puentes de cooperación en lugar de muros de segregación”, dijo el presidente de la Iglesia, Russell M. Nelson, en su discurso ante la convención nacional de la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color el 21 de julio de 2019.

Cuatro años más tarde, el presidente Nelson fue homenajeado por sus esfuerzos para construir puentes cuando fue nombrado ganador inaugural del Premio de la Paz Gandhi-King-Mandela del Morehouse College el 13 de abril de 2023.

Ese día, él también hizo de la construcción de puentes algo personal. “Si tenemos alguna esperanza de crear la buena voluntad y el sentido de humanidad que todos anhelamos, debe comenzar con cada uno de nosotros”, dijo.

El presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, nos ha pedido que “vivamos juntos con respeto mutuo por las diferencias de los demás”.

Al dirigirse a los Santos de los Últimos Días en Chicago, Illinois, el 11 de febrero de 2023, el presidente Oaks enfatizó que el mundo sería diferente “si el amor fraternal y la ayuda desinteresada trascendieran todas las fronteras de nación, credo y color. Ese amor no borraría todas las diferencias de opinión y acción, pero alentaría a cada uno de nosotros a centrar nuestra oposición en las acciones y no en los actores”.

En un mundo con fronteras y guerras, la tarea parece enorme — abrumadoramente grande. Todos encontramos muros y divisiones en todas partes — en los partidos políticos, en las redes sociales e incluso en nuestras propias congregaciones y familias.

Pero la presidenta general de la Primaria, Susan H. Porter, dijo que todos tenemos el poder de generar cambios.

Durante la conferencia general de abril de 2022, citó Doctrina y Convenios 58:27-28, y señaló que el Señor alienta a las mujeres y a los hombres a “estar anhelosamente consagrados a una causa buena, y hacer muchas cosas de su propia voluntad y efectuar mucha justicia; porque el poder está en ellos”.

Ella dijo: “el poder de efectuar mucha justicia está en nosotros”.

Al unirse al podcast Church News en 2022, el juez Thomas B. Griffith (ambos en inglés), ex juez federal de la Corte de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia, dijo que nadie está mejor preparado para construir puentes que los Santos de los Últimos Días.

Griffith citó el discurso del presidente Oaks en la conferencia general de abril de 2021 sobre la Constitución y su indicación de que “en las cuestiones controvertidas, debemos tratar de moderar y unificar”.

Debido a que adoramos y servimos en barrios con personas que son diferentes a nosotros —personas que no elegimos nosotros mismos — los miembros de la Iglesia son constructores naturales de puentes, dijo Griffith.

“Sabemos cómo ver a alguien que es diferente a nosotros y aprender a trabajar con ellos y llevarnos bien con ellos”, dijo. “Ahora bien, ¿podemos aprovechar esa habilidad que hemos desarrollado en nuestros barrios, en nuestras estacas, y llevarla a nuestra comunidad? ¿Podemos ser los agentes de la reconciliación en nuestra comunidad?”

Tenemos, dijo, un “papel distintivo y único” que desempeñar en este momento en que el mundo necesita constructores de puentes.

En medio de protestas, disturbios y violencia en todo Estados Unidos a finales de mayo y principios de junio de 2020, el presidente Nelson publicó una declaración en las redes sociales condenando el racismo y haciendo un llamado a la paz (en inglés). Dijo que debemos “trabajar incansablemente para construir puentes de entendimiento en lugar de crear muros de segregación.

“Les suplico que trabajemos juntos por la paz, por el respeto mutuo y por un derramamiento de amor para todos los hijos de Dios”, escribió.

Pocos entienden mejor los muros, las fronteras y la guerra que el élder Uchtdorf, quien fue refugiado dos veces. Cuando era niño, junto con su madre, huyó a pie de Alemania Oriental hacia Alemania Occidental (en inglés).

Al dedicar el templo de McAllen, dijo que la adoración en el templo es otra razón por la que los Santos de los Últimos Días son constructores naturales de puentes.

“Muros y fronteras separan, pero las enseñanzas del templo unen. Cuando estamos en el templo, estamos en un lugar de paz y unidad con el Creador de todos nosotros”, dijo. “El Espíritu y el amor mutuo no tienen fronteras. Las enseñanzas y las bendiciones del evangelio son universales, independientemente de nuestros antecedentes o educación”.

En un mundo lleno de divisiones, el evangelio conecta y unifica, dijo. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está disponible para todos, independientemente de su idioma, nacionalidad, etnia, origen cultural o circunstancias socioeconómicas.

En resumen: la lección de McAllen es una lección para todos nosotros.

“La difusión del Evangelio restaurado no se detuvo en fronteras políticas o sociales; se expandió en ambos lados del Río Grande”, dijo.

— Sarah Jane Weaver es la editora ejecutiva de Church News.

HISTORIAS RELACIONADAS
Las bendiciones de la dedicación del Templo de McAllen, Texas, unen fronteras, dice el élder Uchtdorf
De 24 horas de viaje a 15 minutos: Cómo el Templo de McAllen Texas trae bendiciones a los miembros locales
Sarah Jane Weaver: Lo que aprendí del presidente Nelson sobre aceptar invitaciones proféticas y el Libro de Mormón
Sarah Jane Weaver: Lo que he aprendido al observar a los principales líderes de la Iglesia sirviendo en su décima década
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.