Menú

Pioneros en nuestras familias: Lo que aprendí de mi antepasado noruego sobre la fe y la perseverancia

Laura Ingeman Mickelsen perdió a sus padres a una temprana edad y fue arrestada por unirse a la Iglesia antes de encontrar una nueva vida en Estados Unidos

Algunos Santos de los Últimos Días tienen antepasados pioneros que se remontan a casi 200 años. Otros miembros de la Iglesia son ellos mismos los pioneros en sus familias. En las semanas que rodean el Día de los Pioneros el 24 de julio, la celebración anual de la primera compañía de carretas de mano que ingresó al Valle de Lago Salado, el equipo de Church News compartirá historias de pioneros en sus familias, algunos del siglo XIX y otros del siglo XX. Ésta es la decimatercera de la serie.

Hablando en la conferencia general en abril de 2014, el élder William R. Walker, de los Setenta, dijo: “Sería algo maravilloso si todos los Santos de los Últimos Días supieran las historias de conversión de sus antepasados”.

“Cada uno de nosotros será grandemente bendecido si conocemos las historias de fe y sacrificio que llevaron a nuestros antepasados a unirse a la Iglesia del Señor”, dijo el élder Walker, ahora autoridad general emérita.

Derecha, Laura Ingeman Mickelsen con sus hijas alrededor de 1900. | FamilySearch

Sus palabras me motivaron a iniciar sesión en FamilySearch.org, donde aprendí sobre mi tercera bisabuela, la “pequeña, enérgica y bondadosa”, Laura Ingeman Mickelsen.

Nacida en Trondheim, Noruega, en 1844, múltiples historias de vida informan que la madre de Laura murió durante el parto cuando Laura tenía 9 años. Su padre, un marinero, se ahogó en el mar unos años después, dejando huérfanos a Laura y sus cuatro hermanos.

Laura era una adolescente cuando conoció a los misioneros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Muchos en la comunidad rechazaron a los élderes, pero Laura escuchó su mensaje, leyó el Libro de Mormón en secreto y se bautizó a los 17 años.

No fue una decisión popular. Laura fue ridiculizada y luego arrestada por las autoridades del pueblo por unirse a esta nueva iglesia. Fue llevada ante el juez local para que testificara en su favor. Después de escuchar su historia, el juez la liberó y ella emigró con otros conversos a Estados Unidos.

Laura cruzó las llanuras y se estableció en Logan, Utah, donde finalmente se casó con Niels Mickelsen en 1862. Además de criar una familia numerosa, se desempeñó como consejera y presidenta de la Sociedad de Socorro del Barrio 4 de Logan durante muchos años, atendiendo partos, cuidando los enfermos y necesitados, y brindando servicio caritativo a los demás. Murió en 1934.

Laura soportó muchas dificultades y pruebas, pero su vida es un poderoso ejemplo para mí de encontrar fe, esperanza, valor y fortaleza en el evangelio de Jesucristo.

La lápida de Laura Ingeman Mickelsen en el cementerio de Logan. | FamilySearch
HISTORIAS RELACIONADAS
Pioneros en nuestras familias: De la discordia familiar al sellamiento familiar
Pioneros en nuestras familias: Lo que mi abuela me enseñó acerca de la compasión por los nuevos conversos
Pioneros en nuestras familias: Escuchando a los misioneros en Suiza en 1954
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.