Menú

Cultivando y vendiendo alimentos: Historias de autosuficiencia en Nigeria

La Iglesia y Helen Keller Intl ayudan a las personas desplazadas en esta nación de África Occidental a mejorar sus vidas

Tabitha Dauda fue desplazada de su aldea debido a la inseguridad en Gwoza, Nigeria, en 2014. Se instaló en la comunidad de Mayo-Ine después de huir con su familia.

“Incluso mientras vivía en Gwoza, la vida no era tranquila”, dijo. “Y tener que huir de la insurgencia empeoró las cosas, ya que vivir en un lugar extraño y mantener a nuestro hijo era difícil y no teníamos ninguna fuente de ingresos”.

Ella y su esposo se ofrecieron a proporcionar mano de obra a los propietarios de granjas para conseguir dinero o comida para sobrevivir.

Luego, recibieron asistencia de Helen Keller Intl (en inglés) una organización sin fines de lucro que promueve la autosuficiencia, la salud y la visión en todo el mundo. Dauda dijo que cuando le dieron artículos para ayudarla a freír y vender akara — buñuelos de frijoles nigerianos — “esto trajo un gran cambio en nuestras vidas”.

HISTORIA RELACIONADA
Cómo la Iglesia está ayudando a niños y mujeres desnutridos en Nigeria

Con las ganancias que obtiene de la venta de akara, puede comprar alimentos saludables y mejorar la dieta de su familia. Los trabajadores de Helen Keller también la capacitaron en horticultura familiar (en inglés) y en el cultivo de sus propios cosechas.

“También puedo alimentarme a mí, a mi bebé y a mi esposo con una comida nutritiva, parte de la cual la obtengo de la huerta de mi casa, que Helen Keller Intl me enseñó a cultivar y comencé a ahorrar”, dijo.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días trabaja con Helen Keller para apoyar la autosuficiencia en siete comunidades que acogen a personas desplazadas internamente en Nigeria, incluyendo la comunidad de Douda.

A través del financiamiento y el apoyo de la Iglesia, la organización global, cofundada por la propia Helen Keller en 1915, brinda capacitación y herramientas para ayudar a estas personas a generar ingresos para sus familias.

Tabitha Douda cocina comida en la comunidad Mayo-Ine en Nigeria, a finales de 2023. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días trabaja con Helen Keller Intl para ayudar a Douda y a otras personas a desarrollar la autosuficiencia después de haber sido desplazadas de sus aldeas. | Lawrence F. Anthony, Helen Keller Intl

Hafsatu Ibrahim es otra mujer que comenzó un huerto familiar gracias a la capacitación de Helen Keller Intl y la Iglesia. También huyó de su casa en Gwoza después de que estallara la violencia. Ahora ella, su esposo y sus 11 hijos viven en la comunidad de Pariya, que alberga a desplazados internos.

Antes de que Ibrahim recibiera la capacitación, su huerta era estacional y no producía mucho. Después de la capacitación, el huerto de su casa alimenta a su familia durante todo el año con un costo mínimo.

A medida que el huerto de su casa crecía, empezó a vender el sobrante en el mercado local para generar más ingresos para su familia. Ganó suficiente dinero para comprar cabras y enviar a algunos de sus hijos a la escuela comunitaria de Pariya.

“Quiero que todos mis hijos reciban una educación para que puedan ser personas prominentes en la sociedad, como los trabajadores de la salud que tratan a los heridos y enfermos o los trabajadores humanitarios como el equipo del proyecto Helen Keller Intl que nos han ayudado a comenzar una nueva vida después de la crisis insurgente que nos desplazó”, dijo Ibrahim.

La Iglesia apoya el trabajo de Helen Keller Intl para promover la autosuficiencia de las personas desplazadas internamente en varios países de África y su trabajo con refugiados y otras personas en los Estados Unidos.

Los fondos de la Iglesia han permitido a los trabajadores de la salud comunitaria detectar la desnutrición y capacitar a las madres sobre cómo brindar la atención adecuada a sus hijos.

Y los nuevos fondos anunciados en agosto de 2023 respaldarán los esfuerzos de la organización para ayudar a las mujeres a tener embarazos saludables y a los bebés a tener un comienzo de vida saludable.

Erin Sawaya, gerente de relaciones corporativas de la fundación Helen Keller Intl, dijo que quieren ayudar a las personas a superar ciclos de pobreza prolongados brindándoles los elementos básicos de una buena salud, una nutrición sólida y una visión clara.

“El objetivo es ayudar a todos a alcanzar su verdadero potencial”, dijo.

HISTORIAS RELACIONADAS
Cómo la Iglesia está ayudando a niños y mujeres desnutridos en Nigeria
La Iglesia dona una suma de USD$44 millones para promover la nutrición infantil
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.