Menú

Quienes brindan socorro a los demás también pueden encontrar socorro en Cristo, testifican la hermana Runia y la hermana Yee a las mujeres Santos de los Últimos Días

En la sesión de la Conferencia de BYU para Mujeres, las mujeres líderes invitan a las oyentes a recordar por qué hacen lo que hacen como mujeres del convenio

PROVO, Utah — Recientemente, un día en que la hermana Kristin M. Yee se sentía preocupada y agotada, su hermana pasó inesperadamente por su casa.

La hermana Yee, que sirve como segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, preparó el almuerzo y ofreció una oración, pero mientras agradecía al Padre Celestial por Su Hijo Jesucristo, se llenó de emoción y comenzó a llorar.

“Sentí Su inmenso amor en ese momento mientras hablaba de Su Hijo”, relató la hermana Yee durante una sesión de la Conferencia de BYU para Mujeres (en inglés) el jueves, 2 de mayo. “Recordé por qué estaba trabajando y esforzándome por hacer Su voluntad. Era porque mi Padre Celestial y mi Salvador me amaban”.

La hermana Yee, en una sesión conjunta con la hermana Tamara W. Runia, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, invitó a las mujeres Santos de los Últimos Días a recordar “por qué hacemos lo que hacemos como mujeres del convenio”, incluyendo la ministración.

El amor está en el centro de por qué Dios envió a Su Hijo y por qué Su Hijo dio Su vida, dijo. Y el amor está en el centro de todo lo que Él les pide a Sus seguidores que hagan y lleguen a ser.

El primer paso para aprender a amar la ministración es sentir el amor del Señor, dijo la hermana Runia. “Cuando sentimos el amor de Dios, sentimos amor por Él. O en otras palabras, crea una relación vertical con Él. ... El subproducto de esta relación – la caridad – es el deseo de volverse hacia los lados, de mirar horizontalmente y compartir el amor con los demás; de amar como Él. Primero subimos y luego salimos”.

La hermana Runia invitó a los oyentes a pensar en algún momento en el que sintieron el amor de Dios. Saber lo que Dios siente por ustedes “es uno de los mensajes más dulces que recibirán”.

Al hablar sobre los dos grandes mandamientos — el amor a Dios y el amor al prójimo — la hermana Runia y la hermana Yee compartieron experiencias personales y ofrecieron ideas, consejos, aliento y testimonio a las reunidas en el Marriott Center.

A woman takes notes while listening to a keynote session of BYU Women's Conference held in the Marriott Center in Provo, Utah, on May 1, 2024.
Una mujer toma notas mientras escucha una sesión de la Conferencia de BYU para Mujeres celebrada en el Marriott Center en Provo, Utah, el 1° de mayo de 2024. | Abby Shelton, BYU

‘La aritmética divina de Dios’

Hermana Tamara W. Runia, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. | The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

En sus comentarios, la hermana Runia testificó que sentir el amor de Dios puede “llenar los espacios vacíos”.

Independientemente de lo que enfrente una mujer, “prometo que Su amor puede llenar ese vacío que tenemos como seres humanos que vivimos en un planeta caído”, dijo la hermana Runia. “Y creo que nuestro amor mutuo también ayuda a llenar ese lugar vacío”.

La hermana Runia dijo que la frase que pidió que lo grabaran en su lápida cuando muera es: “¡Quien ama más y por más tiempo, gana!”.

Hablando de un momento después de la muerte de su madre y de que ella necesitaba desesperadamente una amiga, la hermana Runia preguntó: “¿Y si nuestro amoroso Padre Celestial supiera que esa conexión de repente se volvería tan importante en este planeta que le reveló a Su profeta en este planeta que estas conexiones sociales, las interacciones, incluso ministrar a otros humanos, serían el antídoto para lo que nos aflige? ¿Y si fuera verdad? ¿Qué pasaría si ministrar no se tratara sólo de edificar y bendecir a aquellos a quienes ministro? ¿Y si esto también me está sanando a mí?

Ella continuó: “Creo en la aritmética divina de Dios, que la ministración fue preparada para que nosotros bendijéramos tanto al dador como al receptor mientras regresaba como un boomerang”.

Sister Tamara W. Runia presents a 2024 BYU Women's Conference session in the Marriott Center.
La hermana Tamara W. Runia, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, presenta una sesión de la Conferencia de BYU para Mujeres en el Marriott Center en Provo, Utah, el jueves, 2 de mayo de 2024. | Provided by Runia family

‘Detenerse, soltar y ministrar’

Hermana Kristin M. Yee, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. | The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

La hermana Yee, que pasó varios años de su carrera en Disney y ahora trabaja en el equipo de animación de la Iglesia, dijo que se convirtió en artista porque su madre pensaba que tenía talento.

“Existe una poderosa motivación que surge cuando alguien realmente te ‘ve’, te ama y cree en ti”, dijo la hermana Yee.

Los hermanos y hermanas ministrantes tienen el “dulce privilegio y la responsabilidad del convenio” de brindar el amor y el alivio del Señor. “Podemos ayudar a aquellos a quienes ministramos a ver las buenas cualidades, talentos y atributos de Cristo en ellos y ayudarlos a crecer”, dijo.

Las mujeres del convenio tienen los recursos del cielo para llevar a cabo la obra de exaltación de Dios, “incluyendo las bendiciones del poder del sacerdocio del Señor al guardar sus convenios y la autoridad del sacerdocio delegada a través de sus llamamientos y asignaciones para ministrar. Estas bendiciones ayudan a proporcionar la revelación que necesitamos para ministrar a Su manera”, enseñó la hermana Yee.

El mayor alivio del Señor a menudo se produce cuando las personas ministran y son ministradas, señaló la hermana Yee. “He visto cómo Él, sin falta, me ha bendecido en las formas que más necesitaba mientras yo amaba a mis hermanas. Ahora puedo ver aún más claramente por qué “la caridad nunca deja de ser”.

El Salvador iba a menudo de camino a algún lugar cuando se detenía para sanar, ministrar, enseñar y bendecir. “Podemos seguir el modelo del Salvador de detenerse y ministrar. … Las necesidades de los demás no fueron una distracción ni una carga, sino la razón misma por la que Él vino”.

De manera similar, los Santos de los Últimos Días pueden “detenerse, soltar y ministrar”. Detengamos lo que estamos haciendo, abandonemos las expectativas y ministremos al ‘uno’”, dijo la hermana Yee.

“La necesidad de alivio en la Tierra es grande”, dijo la hermana Yee. “Y el Señor las ha colocado en su parte específica de la viña para llevar Su amor y socorro a Sus hijos. Cada acto de bondad importa, cada corazón y mano dispuestos importan, cada expresión de amor y paciencia importan, lo que hagan, hermanas, realmente importa”.

Volunteers laugh as they help direct attendees during BYU Women's Conference held on the BYU campus in Provo, Utah, May 1-3, 2024.
Las voluntarias se ríen mientras ayudan a dirigir a los asistentes durante la Conferencia de BYU para Mujeres celebrada en el campus de BYU en Provo, Utah, del 1° al 3 de mayo de 2024. | Christi Norris, BYU
HISTORIAS RELACIONADAS
Lea más cobertura de Church News de la Conferencia de BYU para Mujeres
Lo que hay que saber sobre la Conferencia de BYU para Mujeres de este año
La presidencia general de la Sociedad de Socorro abre la Conferencia de BYU para Mujeres enseñando la transformación, la pertenencia y el descanso por medio de los convenios
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.