Menú

El élder Cook ofrece 4 puntos de consejo a los graduados de BYU-Hawái

A medida que los graduados de BYU–Hawái pasan a la siguiente fase de la vida, el élder Cook ofreció cuatro puntos de consejo para ayudarlos a fortalecer su fe en Jesucristo

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, ofreció consejo y dirección a los graduados de BYU–Hawái el viernes, 7 de mayo, indicándoles que sean faros de luz, que fortalezcan sus testimonios personales, que consideren en oración elecciones importantes y que se protejan espiritual y físicamente.

“Mis sentimientos generales acerca de su generación — y en particular de ustedes, los maravillosos graduados — son muy optimistas”, dijo el apóstol a los 221 graduados del semestre de otoño y a sus seres queridos reunidos en el Cannon Activities Center en el campus de Laie, Hawái, para los ejercicios de graduación el viernes, 7 de diciembre.

El élder Cook habló a los graduados mientras se preparan para pasar a la siguiente fase de la vida, prometiendo que “un futuro extraordinario” les espera a los “sabios y rectos”.

“Al mirar hacia atrás a los 60 años desde que me gradué de la universidad, reconozco que hay muchos desafíos que deben evitarse y algunas oportunidades que deben aprovecharse”, prometió el élder Cook.

En los servicios de graduación lo acompañaron su esposa, la hermana Mary Cook, y el presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe III (en inglés) y su esposa, la hermana Monica Kauwe, y el élder Clark G. Gilbert, Setenta Autoridad General y comisionado de educación de la Iglesia, y su esposa, la hermana Christine Gilbert.

El élder Cook ofreció cuatro consejos específicos para ayudar a los graduados a fortalecer su fe en Jesucristo a medida que avanzan en su experiencia universitaria.

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, y su esposa, la hermana Mary Cook, y el presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe y su esposa, la hermana Monica Kauwe, participan en la ceremonia de graduación de BYU–Hawái en Laie, Hawái, el 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

1. Eviten el cautiverio y las adicciones

El cautiverio de las adicciones puede presentarse de muchas formas, dijo el élder Cook. Las adicciones causan cautiverio cuando afectan el albedrío, contradicen las creencias morales y destruyen la buena salud, ya sean drogas y alcohol, inmoralidad, pornografía, juegos de azar u otros.

Algunas adicciones o predilecciones, si bien no son inherentemente malas, pueden consumir un tiempo precioso que podría usarse para otros objetivos virtuosos. “Estos pueden incluir el uso excesivo de las redes sociales, los videojuegos y los juegos digitales, los deportes, la recreación y muchos otros”, dijo el élder Cook.

Las ideologías o creencias políticas que no son consistentes con el evangelio de Jesucristo también pueden alejar a las personas de la sencillez del mensaje del Salvador, advirtió el élder Cook.

Hoy en día, “las verdades del Evangelio a menudo se rechazan o distorsionan para hacerlas intelectualmente más atractivas o compatibles con las tendencias culturales y filosofías intelectuales actuales. Si no tenemos cuidado, podemos ser capturados por estas tendencias y ponernos en cautiverio intelectual”.

Las fuerzas que violan las creencias religiosas sostenidas con sinceridad también pueden resultar en cautiverio, dijo. “Una de las formas más injustas es cuando las personas justas que se sienten responsables ante Dios por su conducta se ven obligadas a realizar actividades que violan su conciencia”, como un proveedor de salud obligado a elegir entre asistir con abortos o perder su trabajo.

Los graduados de BYU–Hawái aplauden durante las ceremonias de graduación con el élder Quentin L. Cook el 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

2. Sean un faro de luz

En sus responsabilidades como autoridad general a lo largo de los años, el élder Cook dijo que ha vivido y viajado por Filipinas, Nueva Zelanda, Asia y la mayoría de las islas del Pacífico y ha visto las “enormes contribuciones” que los graduados de BYU–Hawái están haciendo en la Iglesia y en sus comunidades.

Las luces de faros a menudo se ven a menudo como luces en la costa que permiten a los barcos encontrar un puerto seguro en condiciones climáticas peligrosas, explicó el élder Cook. “Muchas personas están experimentando todo tipo de tormentas en sus vidas. Ustedes, los graduados, pueden ser un faro para ellos a través de su ejemplo”.

HISTORIA RELACIONADA
El presidente Eyring llama a su tiempo en el devocional de BYU-Hawái un ‘tiempo sagrado y un lugar sagrado’

En sus 33 años de vivir y trabajar en el área de San Francisco, el élder Cook dijo que observó que los jóvenes graduados que llegaban al área y camuflaban su fe — o no dejaban que la gente supiera quiénes eran y en qué creían — tenían dificultades. Sin embargo, aquellos que eran faros — que dejaban saber a la gente lo que creían —tenían protecciones adicionales.

“Mi consejo para ustedes es que sean un faro y hagan una contribución positiva a la comunidad donde elijan vivir”, dijo.

Los graduados de BYU–Hawái se alinean para la procesión durante las ceremonias el 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

3. ‘Fortalezcan su propio testimonio’

“El cimiento de cada decisión y elección importante que tomen es su testimonio de Jesucristo y la restauración de Su evangelio por medio del profeta José Smith. El Libro de Mormón es un elemento esencial de ese testimonio”, dijo el élder Cook.

Durante la gira ministerial del presidente Nelson por Sudamérica en agosto de 2019, el élder Cook lo acompañó en una visita al presidente de uno de los países. Durante la visita, el presidente Nelson le entregó al presidente un ejemplar encuadernado en cuero del Libro de Mormón y, después de explicarle un poco sobre el libro, lo invitó a leer el encabezado del capítulo 11 de 3 Nefi, donde Cristo visita a los nefitas.

“El líder de este país obviamente se conmovió cuando leyó el encabezado en voz alta”, recordó el élder Cook. “El Libro de Mormón es un poderoso testimonio de Jesucristo y contiene Sus mandamientos y enseñanzas. La lectura y el estudio continuos de este libro sublime fortalecerán su deseo de vivir Sus mandamientos y les brindarán un fuerte testimonio de la realidad viviente del Hijo de Dios”.

El presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe III dirige la ceremonia de graduación el 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

4. ‘Vivan para que la expiación de Jesucristo pueda ser eficaz en su vida’

“Aquellos que se arrepientan serán especialmente bendecidos por la expiación”, enseñó el élder Cook. “Sin la expiación, el principio eterno de la justicia requeriría un castigo. Gracias a la expiación, la misericordia puede prevalecer para aquellos que se han arrepentido y puede permitirles regresar a la presencia de Dios”.

Cuando tenía 26 años y estudiaba para el examen de abogado de California, el élder Cook recibió una llamada de su madre, quien le dijo que su abuelo, de 86 años, estaba muy enfermo. El élder Cook viajó a Utah para ver a su abuelo por última vez. “Se alegró mucho de verme y de compartir su testimonio”, recordó el élder Cook.

Hasta el día de hoy, el élder Cook dijo que puede recordar el gran amor que su abuelo tenía por el Salvador y el aprecio que tenía por la expiación.

El élder Cook citó al presidente Gordon B. Hinckley, quien enseñó: “Cuando todo está dicho y hecho, cuando se examina toda la historia, cuando se exploran las profundidades más profundas de la mente humana, no hay nada tan maravilloso, tan majestuoso, tan magnífico, como este acto de gracia”.

En conclusión, el élder Cook testificó sobre la “divinidad del Salvador y la realidad de la expiación, y espero que, con espíritu de oración, consideren las opciones importantes que tienen ante ustedes”.

El élder Quentin L. Cook saluda a los graduados de BYU–Hawái durante las ceremonias del 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

Mayordomía educativa

En sus comentarios, el élder Gilbert expresó su esperanza de que cuando los graduados celebren y conmemoren su hito, hagan una pausa para considerar lo que significa dejar BYU–Hawái no solo con un título sino con una mayordomía del Señor.

Citando Mateo 25:15 — “Y a uno dio cinco talentos, y al otro dos, y al otro uno, a cada uno conforme a su capacidad” — El élder Gilbert les dijo a los graduados que cada uno de ellos recibe una gran porción de talento del Señor. En la parábola, no importaba cuántos talentos devolvía el siervo, sino si devolvía con aumento lo que había recibido, señaló.

“¿Cómo utilizarán su talento educativo para proporcionar aumento en su propia vida, su familia y la Iglesia?” preguntó el élder Gilbert.

Él prometió, “si continúan haciendo del Señor su socio en su desarrollo futuro — de la misma manera que lo han involucrado en su desarrollo educativo — Él los amplificará y fortalecerá en formas que difícilmente pueden creer”.

HISTORIA RELACIONADA
Por qué el Sistema Educativo de la Iglesia necesita más instituciones además de BYU
Los graduados de BYU–Hawái celebran después de las ceremonias de graduación en Laie, Hawái, el 9 de diciembre de 2022. | Monique Saenz, BYU–Hawái

Kuleana

El presidente Kauwe citó al presidente Nelson, quien enseñó en un devocional de BYU-Idaho en 2010, “¡Su mente es preciosa! es sagrada. Por lo tanto, la educación de la mente también es sagrada. ... Así que, mi consejo entonces — y ahora — es continuar con su educación, donde sea que estén, cualquiera que sea su interés y oportunidad. Determinen cómo pueden servir mejor a su familia y a la sociedad y prepárense bien”.

Durante el tiempo que los graduados han pasado en BYU-Hawái, dijo el presidente Kauwe, han adquirido una comprensión de “kuleana”, una palabra hawaiana para mayordomía.

“En la práctica tradicional, una persona recibe kuleana cuando demuestra disposición y valía para asumir una responsabilidad. La palabra implica una relación equilibrada entre la persona responsable y la responsabilidad. El consejo del presidente Nelson para ustedes es claro — su educación representa una kuleana sagrada”, dijo el presidente Kauwe.

BYU–Hawái — que incluye un vasto cuerpo estudiantil internacional — ha ayudado a preparar a los graduados para que sean miembros productivos y unificadores de la comunidad global. “Como tal, tienen a kuleana para construir la paz intercultural en su quehacer personal y profesional”.

El presidente Kauwe suplicó a los graduados que fueran diligentes en su kuleana. “Por favor, sean mayordomos justos de las bendiciones espirituales y temporales que han recibido aquí en BYU–Hawái. Honren sus convenios con Dios y sus compromisos con su familia y comunidad”.

Al hacerlo, cuando experimenten los dolorosos desafíos de la vida, podrán hallar gozo a través de Dios, prometió el presidente Kauwe.

De los 221 títulos otorgados durante la ceremonia de graduación del viernes, 211 fueron títulos de licenciatura, mientras que 10 fueron títulos de asociado. Los graduados del semestre de otoño representaron a 26 países diferentes; el 56 % provenía de fuera de los EE. UU., mientras que el 44 % procedía de 22 estados diferentes. 

HISTORIA RELACIONADA
Lo que el presidente de BYU–Hawái, John S.K. Kauwe III, ha aprendido acerca de “crecer en revelación” a lo largo de su vida
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Durante el concierto de música sacra del Coro y la Orquesta del Tabernáculo en una universidad católica centenaria en Filipinas, cuatro jóvenes adultos de diferentes orígenes religiosos compartieron cómo les ayuda la oración.

Conozca al miembro del Coro del Tabernáculo de Filipinas, además de otros miembros del coro y la orquesta con fuertes vínculos con el país.

En el primer concierto de la gira por Filipinas del Coro y la Orquesta del Tabernáculo, el élder Neil L. Andersen destacó el talento y la dedicación del público y de los participantes.

Los maestros ahora pueden registrar la asistencia a clase virtualmente a través de la aplicación Herramientas para miembros.

Vea cómo los JAS se han reunido en todo el mundo, desde Camboya hasta África.

El entonces élder Rendell N. Mabey bautizó al fiel pionero Billy Johnson en el océano en 1978. Ahora, un bisnieto y un nieto sirven juntos en la Misión Accra Ghana.