Menú

9 experiencias de quienes aceptaron la invitación del presidente Nelson de ser pacificadores

Desde tener más paciencia en las redes sociales hasta cambiar los corazones en las relaciones, los lectores comparten sus experiencias como pacificadores

Linda Millar, del Barrio Yosemite, Estaca Fresno Oeste, California, dijo que si bien no puede controlar cómo se sienten los demás, puede sentirse en paz con sus esfuerzos.

“Puedo sentir paz sabiendo que Dios sabe que estoy haciendo lo que puedo para ser pacificadora”, dijo.

Durante la conferencia general de abril de 2023, el presidente Russell M. Nelson invitó a los oyentes a ser pacificadores. “Ser pacificador es una elección. Ustedes tienen su albedrío para elegir la contención o la reconciliación. Los insto a elegir ser pacificadores, ahora y siempre”, dijo.

Concluyó con una invitación: “Hoy los invito a examinar su discipulado en el contexto de la manera en que tratan a los demás. Los bendigo para que hagan los ajustes que sean necesarios a fin de que su comportamiento resulte ennoblecedor, respetuoso y representativo de un verdadero seguidor de Jesucristo”.

En junio y julio, el presidente Nelson reiteró su invitación a ser pacificadores y enumeró maneras de discrepar de una manera semejante a la de Cristo.

Church News preguntó por las experiencias de quienes aceptaron la invitación del profeta. Desde ayudar a los niños de la Primaria a aprender a ser pacificadores hasta encontrar la paz interior, compartimos con ustedes varias respuestas. Han sido editadas por su extensión y para mayor claridad.  

HISTORIAS RELACIONADAS
Presidente Russell M. Nelson: ‘Se necesitan pacificadores’
El presidente Nelson comparte 6 maneras de discrepar de una manera semejante a la de Cristo

Enseñando a los niños

“Nuestra Primaria en Beaverton, Oregón, está trabajando arduamente para seguir el consejo del profeta. Hablamos a menudo de cómo podemos ser pacificadores y pedimos a los niños que tengan ‘cuerpos de pacificadores’. Nuestros dos objetivos son ser amables con nuestros vecinos (es decir, con los demás niños de nuestra Primaria) y respetar a nuestros líderes y maestros. Ha habido un hermoso cambio en nuestras reuniones de los domingos. Los maestros instan a sus hijos a ser más atentos y los niños se vuelven más reverentes. El Espíritu Santo se siente con más frecuencia durante el tiempo para cantar, y es un hermoso cambio presenciarlo”.

— Meg Bristow, Beaverton, Oregón

Los niños participan en la Primaria.
Los niños participan en la Primaria. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Pidiendo una disculpa

“En junio de 2023, sentí la impresión de comunicarme con una antigua amiga de la escuela preparatoria que no me había tratado bien. Había perdonado a esta persona mucho antes de junio de 2023. Sin embargo, todos estos años después, tuve que lidiar con algunas de las consecuencias. El Espíritu me impulsó a acercarme a ella para hacer las paces y, como los anti-nefi-lehitas, enterrar nuestras armas de guerra. Esto ha ampliado mi comprensión de la caridad, el amor puro de Cristo. También me ha ayudado a reconocer los errores que cometí en la escuela preparatoria (y disculparme con ella por ellos). Mi amor por Dios y por los demás ha crecido. Que podamos emular el ejemplo de José Smith, quien perdonó a W.W. Phelps: ‘Porque los amigos al principio vuelven a ser amigos al final’.

— Britton J. Orwin, Saddle Brook Ward, Herriman Utah Mountain Ridge Stake

La decisión de no discutir

“Durante el apogeo de las precauciones contra la pandemia, uno de los beneficios era que la gente no podía acercarse demasiado a ti cuando compraba alimentos. En Inglaterra, a la gente le encanta estar muy cerca unos de otros en las cajas y pasar por encima de ti para conseguir comida. … Era frustrante cuando se levantaron las normas, el mismo grupo de personas volvió al comportamiento anterior al COVID-19. Estoy intentando con todas mis fuerzas no enojarme con ellos, ya que es irritante. La mayoría de las veces lo consigo. Algo en lo que estoy mejorando, ya que la gente puede ofenderse y volverse muy hostil cuando se les señala. En estas situaciones, por mi propia presión arterial, decidí no discutir con ellos. El mensaje del profeta me ayudó a lograrlo”. 

— Theresa McCormick, Barrio Chorley 3, Estaca Chorley Inglaterra

Un lector aprendió una lección importante al intentar ser un pacificador y evitar la discordia en las redes sociales. | Looker_Studio - stock.adobe.com

Respondiendo con paciencia en las redes sociales

“Después de los comentarios del presidente Russell M. Nelson en la conferencia de abril de 2023, y después de leer las instrucciones para los jóvenes sobre el uso de las redes sociales, decidí restablecer una de mis cuentas de redes sociales, pero esta vez, con un conjunto de reglas [personales] diferentes. En noviembre de 2020, eliminé todas mis cuentas de redes sociales debido a la contención. Pensé que nunca volvería atrás. Pero hace aproximadamente un mes decidí crear una nueva cuenta.

“Esta vez trato de publicar cosas positivas sobre la Iglesia. Si alguien decide pelear conmigo, y es obvio, lo ignoro o lo bloqueo si es realmente persistente. Si no es obvio, respondo respetuosamente.

“El otro día, estuve a punto de dejar de hablar con alguien porque parecía que sus preguntas sobre la Santa Cena se encaminaban hacia la contención. … Pensé en darle una oportunidad más. … Le compartí algunas citas de discursos de conferencias y [otras explicaciones].

“Su siguiente respuesta me hizo sentir bien por no haber elegido enfrentarme a él. Me dijo que era un nuevo converso en la Iglesia. …

“Estoy feliz de haber decidido tomar el camino más alto y no convertir sus preguntas iniciales en una discusión. … La lección que aprendí fue: ‘No cuestiones los motivos de alguien para preguntar y responde con amabilidad’”.

— D. Brent Walton, Saratoga Springs, Utah

Recordar cómo Jesucristo oró en voz alta por aquellos que le hicieron daño ayudó al lector a encontrar la paz con los demás.
Recordar cómo Jesucristo oró en voz alta por aquellos que le hicieron daño ayudó al lector a encontrar la paz con los demás. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Cambiando corazones y sanando el dolor

“Me conmovió increíblemente el discurso del presidente Russell M. Nelson sobre cómo ser un pacificador, en parte porque soy una madre divorciada de cuatro hijos. Él sugirió que las personas divorciadas no necesitan su juicio, sólo su amor puro, y me sentí muy reconocida por el profeta y por Dios en ese comentario. Me conmovió hasta las lágrimas de asombro.

“Durante mi divorcio, muchas personas cercanas a mí me hicieron mucho daño. Por supuesto, me identifiqué con el chiste del presidente Nelson acerca de pensar que la gente que me rodeaba necesitaba su discurso. Pero aun así me pregunté qué más podía hacer para perdonar. Recordé cómo Jesucristo en la cruz oró en voz alta por aquellos que le habían hecho daño. Podría haberlo hecho en Su corazón, pero en lugar de eso dijo las palabras en voz alta. Creo que hay un gran poder en expresar la fe a través de las palabras.

“Así que comencé a orar en voz alta por aquellos que habían sido crueles durante mi divorcio. El resultado fue sorprendente. Mientras pensaba que había hecho todo lo necesario para perdonar y a cambio tenía sentimientos neutrales hacia estas personas, ahora quería algo mejor para ellos en sus vidas. Pensé en lo que podrían necesitar y oré por esas cosas específicas. No podía creer que el acto de orar en voz alta pudiera cambiar mi corazón y eliminar el dolor de la herida.

“Espero que esto ayude a alguien a saber que el dolor que siente por parte de los demás puede ser transformado milagrosamente en paz por Dios simplemente mediante la expresión verbal de fe en su nombre. Tal como Cristo nos mostró en la cruz”.

— Tiffany Domínguez, Barrio Dry Creek, Estaca Alpine Norte, Utah

Orar en voz alta por quienes la habían lastimado ha ayudado a una lectora a cambiar su corazón y sanar parte del dolor que ha sentido.
Orar en voz alta por quienes la habían lastimado ha ayudado a una lectora a cambiar su corazón y sanar parte del dolor que ha sentido. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Encontrando más paz interior

“Al principio, cuando escuché el desafío de ser un pacificador y resolver conflictos con los demás, me sentí fatal, porque durante mucho tiempo he orado y tratado de resolver conflictos con mis hermanos. Sin embargo, mientras oraba por el desafío del presidente Russell M. Nelson, me di cuenta de que la paz que necesitaba sentir y el conflicto que tenía que resolver estaban dentro de mí. Dejé de castigarme por no poder resolver conflictos, porque no puedo cambiar lo que sienten los demás. Al hacer esto he sentido más paz dentro de mi alma. … Puede que no pueda resolver lo que otras personas sienten por mí; sin embargo, puedo sentir paz sabiendo que Dios sabe que estoy haciendo lo que puedo para ser una pacificadora”.

— Linda Millar, Barrio Yosemite, Estaca Fresno Oeste, California

HISTORIA RELACIONADA
El presidente Nelson pide ejemplos de pacificadores

Uniendo una relación

“He aceptado la invitación del presidente Russell M. Nelson de ser un pacificador. Crecí en una familia con grandes divisiones. … Recibí [recientemente] la noticia… de que mi tía, la hermana mayor de mi madre, había fallecido. No quería ir, pero después de consultar la situación con el Señor, me sentí impulsado a ir a darle el pésame. No sé si algo “milagroso” resultará de la experiencia, pero sí sé que… el Espíritu me consoló mucho mientras estuve allí, y el Padre Celestial y mi Salvador sabían que estaba tratando de superar una situación muy mala”.

— Sharon Miller, Barrio Tyler 2, Estaca Tyler, Texas

Elegir la paz en sus relaciones ha ayudado a que el matrimonio de una mujer sea más fuerte. | fizkes - stock.adobe.com

Eligiendo la paz en el matrimonio

“Seguí el consejo del profeta y participé de la invitación a elegir la paz. Me concentré en mi propio matrimonio. Estoy muy agradecida porque embarcarme en este viaje nos ayudó a mí y a mi esposo a acercarnos más. Hemos reducido significativamente nuestras discusiones y hemos sentido el Espíritu Santo en nuestro matrimonio.

“Estaba dudando de cómo nos ayudaría embarcarnos solos en este consejo en mi matrimonio, pero desde entonces me di cuenta de que mi enojo y mis constantes críticas a mi esposo, nos estaban destruyendo.

“Pero cuando me detuve y seguí su consejo, nuestra relación mejoró. Ahora puedo disculparme cuando me equivoco. Estoy muy agradecida por este consejo”.

— Saziso Ndlovo, Barrio Gwabalanda, Estaca Bulawayo, Zimbabue

‘Tomando enserio Su obra’

“Descubrí que uno de mis compañeros y yo estábamos teniendo bastante contención. Todo lo que yo hacía le molestaba y todo lo que él hacía me molestaba a mí. Simplemente no parecíamos hacer clic. ... Pensaba en leer hasta que sintiera el Espíritu nuevamente.

“Cuando llegué a un pasaje de las Escrituras que decía: ‘Bienaventurados son todos los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios’. Ese pasaje de 3 Nefi me recordó el discurso del presidente Russell M. Nelson. ... Mientras estudiaba su discurso, sentí un poder abrumador del Espíritu en su invitación. Que realmente necesitaba aplicarlo en mi vida.

“Al día siguiente, y los siguientes, busqué maneras de servirle a mi compañero. Cada mañana que me ponía mi placa misional, recordaba que mi comportamiento debía ser ‘ennoblecedor, respetuoso y representativo de un verdadero seguidor de Jesucristo’. Fue difícil, muy difícil. Pero poco a poco y semana a semana, mi compañero y yo tuvimos menos contención. Nos llevamos mejor, había más risas, la obra misional empezó a progresar y teníamos unidad en nuestra enseñanza. ...

“Ocurrieron milagros cuando le mostramos al Señor que tomamos en serio Su obra. No sólo nos acercamos más unos a otros, sino también al Salvador. ... No éramos perfectos, pero se nos había dado el deseo de ser perfectos”.

— Élder Zachary Mortensen, Misión Central Perú Lima

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.