Menú

El élder Holland anuncia un nuevo presidente de BYU; el vicepresidente académico de la universidad asumirá el cargo como próximo líder

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, ha servido durante nueve años y completará su tiempo como el decimotercer presidente de BYU el 1 de mayo

El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, anunció el martes que C. Shane Reese ha sido designado como el decimocuarto presidente de la Universidad Brigham Young.

“Este va a ser un devocional inusual hoy”, dijo el élder Holland. “Este será un devocional muy particular. La particularidad es que esta también es una reunión de asuntos de la Junta Directiva de BYU.

“El presidente Russell M. Nelson anuncia la conclusión del notable servicio del presidente Kevin Worthen (en inglés) como presidente de la Universidad Brigham Young”, dijo el élder Holland.

“Este es un momento significativo en la historia de la universidad, dada la notable contribución que han hecho los Worthen”, dijo el élder Holland sobre sus casi 10 años de servicio.

En una tierna muestra de apoyo y aprecio por el presidente Worthen, la congregación casi llena de estudiantes reunidos en el Marriott Center se puso de pie sin que nadie se lo pidiera y aplaudió al presidente saliente de BYU.

El presidente Worthen completará su tiempo como presidente de BYU el 1 de mayo.

Reese ha servido como vicepresidente académico de BYU desde 2019. Antes de eso, fue decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de 2017 a 2019 y se unió a la facultad de estadísticas de BYU en 2001. Él y su esposa, Wendy Wood Reese, son padres de tres hijos. Su cargo como presidente comenzará el 1 de mayo.

El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, abraza al presidente Shane Reese, nombrado nuevo presidente de la universidad, durante un devocional de BYU en el Marriott Center en Provo el martes 21 de marzo de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

También asistieron el élder Clark G. Gilbert, Setenta Autoridad General y comisionado de educación de la Iglesia, y R. Kelly Haws, asistente del comisionado de educación de la Iglesia.

En breves comentarios, Reese habló de los “enormes zapatos” que se le ha pedido que llene como presidente de BYU.

Entre los presidentes anteriores de la universidad se encuentran el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, el élder Holland, el élder Merrill J. Bateman y el élder Cecil O. Samuelson, ambos Setentas Autoridades Generales eméritos.

En sus breves comentarios, el élder Holland habló del profeta Elías del Antiguo Testamento y su sucesor, Eliseo, quienes fueron al río Jordán. Elías se quita el manto, lo envuelve en una especie de garrote y golpea el río. El río se abre y los dos hombres caminan sobre tierra seca.

Elías entonces es llevado al cielo en un carro de fuego en un torbellino. Eliseo, tanto literal como figurativamente, toma el manto de Elías y golpea las aguas del Jordán, que nuevamente se divide “aquí y allá” (2 Reyes 2:8-15).

A partir de ahí, Eliseo continúa realizando su propio ministerio, uno igual en grandeza, señaló el élder Holland, al de Elías.

Es “en el espíritu de esta sucesión en el ministerio” que se hizo el anuncio del nuevo presidente, dijo el élder Holland.

El Apóstol describió al presidente Worthen como “un verdadero hombre de Dios, un notable rector de universidad y un querido amigo. Ha sido reconocido como tal en todo el país. Su habilidad y sus logros han mejorado enormemente la estatura de la universidad. Y lo amamos mucho”.

La despedida de los Worthen

Con la emoción frecuentemente escuchada en su voz, el presidente Worthen dijo que quería compartir tres cosas.

Primero, expresó su gratitud. A su esposa, la hermana Peggy Worthen: “Una de las razones por las que esta ha sido la experiencia profesional más feliz que he tenido es porque, más que cualquier otra experiencia profesional que haya tenido, Peggy ha sido parte de esto a mi lado y he descubrí que cuanto más estoy cerca de ella, más feliz soy y mejor persona soy”.

A la facultad y al personal: “No conozco un grupo de personas que estén más enfocadas en la misión que esos dos grupos de personas”.

Y a los alumnos: “Irradian bondad y en innumerables ocasiones me han levantado con su presencia y espíritu”.

El presidente Worthen también compartió su punto de vista sobre su mandato.

Cuando comenzó como presidente, dijo que creó en su mente cuatro niveles de objetivos, cada nivel con el nombre de la persona que los inspiró.

El primer objetivo más básico recibió el nombre de Warren Dusenberry, quien se desempeñó como director de BYU durante tres meses y medio hasta que llegó Karl G. Maeser, el primer director. “Pensé: ‘No quiero que mi legado sea que fui el presidente de BYU con la vida más corta’”, dijo el presidente Worthen.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, da el visto bueno después de ser relevado de su cargo durante un devocional de BYU en el Marriott Center en Provo el martes 21 de marzo de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Su segundo objetivo recibió el nombre del presidente Gordon B. Hinckley.

El último partido de fútbol en casa que dirigió LaVell Edwards fue contra Nuevo México. El presidente Hinckley, en representación de la Junta Directiva, iba a anunciar que el estadio llevaría el nombre de LaVell Edwards. Cuando el presidente Hinckley se reunió con el equipo antes del juego para compartir esta noticia, les dijo: “No lo arruinen”.

Ese se convirtió en el segundo objetivo del presidente Worthen. Después de pasar tres meses y medio, pensó: “Simplemente no hagas algo realmente estúpido”.

Su tercer objetivo recibió su nombre del presidente Henry B. Eyring de la Primera Presidencia, quien le dio al presidente Worthen su cargo inaugural.

El presidente Eyring señaló que, como resultado de las cosas que sucedieron en el pasado, el nuevo presidente podría seguir adelante, no con el temor de ahogarlo, sino con confianza y fe en tiempos de crisis.

“Mi objetivo del siguiente nivel era llegar al punto en el que, independientemente de la crisis, pudiera decir ‘las cosas saldrán bien’ porque estamos siguiendo el curso establecido por mis predecesores y, lo que es más importante, por la actual Junta de Fideicomisarios que son profetas, videntes y reveladores”, dijo el presidente Worthen.

El último objetivo recibió su nombre del presidente Spencer W. Kimball, quien declaró en su “Discurso del segundo siglo”: “Esperamos, no solo esperamos, que la Universidad Brigham Young se convierta en… una universidad única en todo el mundo. Con el paso del tiempo, esta verdaderamente se convertirá en la universidad del Señor plenamente reconocida, de la cual tanto se ha hablado en el pasado”.

El presidente Worthen transmitió no solo su confianza sino también su seguridad al presidente Reese de que puede comenzar al nivel del presidente Kimball al hacer de BYU una gran universidad en todo el mundo y hacerlo de una manera única.

Finalmente, el presidente Worthen concluyó con “lo más importante”.

“Si no sabe nada más sobre mí, si no ha aprendido nada más de mi mandato, permítame compartir con usted que creo con todo mi corazón, mente y alma en la verdad de que hay un Dios en el cielo”, dijo el presidente. Worthen declaró. “… Una manifestación de ese amor es que Él dio a Su Hijo, Su Hijo Unigénito, cuya vida, muerte y Resurrección hacen posible todo buen fin para todos y cada uno de nosotros por el amor de Dios”.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, se emociona cuando lo aplauden al ser relevado de su cargo durante un devocional de BYU en el Marriott Center en Provo, Utah, el martes 21 de marzo de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

La hermana Worthen habló directamente con el nuevo presidente y su esposa, y señaló que el presidente Reese es estadístico de oficio. “Tengo mi predicción científica, y con mis más sinceras disculpas a todos los brillantes, brillantes profesores de estadística aquí en BYU: Shane, Wendy, con un margen de error infinitesimal, predigo que harán un trabajo fantástico. Realmente lo harán.

Sabiendo que llegaría este día, la hermana Worthen dijo que a menudo se preguntaba cómo se sentiría. “Ahora que ha llegado el día, los sentimientos más sobrecogedores son los de gratitud, aprecio y amor. … Tengo un amor profundo y duradero por esta universidad y todo lo que representa”.

‘Un hombre de BYU, de pies a cabeza’

El presidente Worthen asumió su cargo como el decimotercer presidente de la Universidad Brigham Young el 9 de septiembre de 2014. Durante la ceremonia, el presidente Henry B. Eyring, entonces primer consejero de la Primera Presidencia, habló de su confianza en el presidente Worthen para dirigir, enseñar y servir a la universidad.

La capacidad del presidente Worthen de ser un aprendiz y mentor determinado lo ayudará a mantener la calma y lo guiará en las decisiones administrativas, dijo el presidente Eyring.

“Se moverá con rapidez y confianza para ayudar a las personas que lo necesiten. Pero estará en paz con respecto a la universidad en sí porque ella, y quienes estudian y enseñan aquí, siguen el curso establecido y mantenido por la larga lista de quienes han servido antes que él”, dijo el presidente Eyring.

HISTORIA RELACIONADA
Eventos notables durante el cargo del presidente Worthen en BYU
Kevin J Worthen abraza al presidente Henry B. Eyring, primer consejero de la Primera Presidencia, al final de un devocional en Provo, el martes, 11 de marzo de 2014, donde se anunció que el hermano Worthen se convertiría en el decimotercer presidente de la Universidad Brigham Young. | Archivos de Deseret News

Durante los casi 10 años del presidente Worthen como presidente, la universidad ha experimentado muchos cambios para “ayudar con rapidez y confianza a las personas necesitadas”.

En noviembre de 2017, como seguimiento a los comentarios del presidente Worthen en la conferencia de la universidad de 2016, BYU creó una oficina de aprendizaje experiencial (en inglés) para coordinar y aumentar las pasantías, los puestos de voluntariado y otras oportunidades para aplicar el aprendizaje y profesionalizar los títulos.

En agosto de 2021, el presidente Worthen anunció la formación de una nueva Oficina de Inclusión y una nueva declaración sobre la inclusión para enfocarse en ayudar a los miembros del campus a lograr una comunidad de inclusión en el campus.

El presidente Worthen también guió a la universidad a través de los cierres y los desafíos presentados por la pandemia de COVID-19.

En la conferencia de prensa que lo anunció como el nuevo presidente entrante, el presidente Worthen se autodenominó humildemente “un hombre de BYU, de pies a cabeza”.

Ascendió en las filas de BYU, obtuvo su licenciatura y doctorado en derecho allí y luego regresó como miembro de la facultad y decano de la facultad de derecho. Sirvió durante seis años como vicepresidente de avance antes de su nombramiento como presidente.

En un artículo de Church News después de que fue nombrado presidente (en inglés), el presidente Worthen señaló que había estado apoyando a los Cougars desde que era un niño.

“Por alguna razón, y supongo que es lo mismo que sienten otras personas cuando vienen aquí, [a visitar el campus] era como estar en Disneylandia. … No importaba si era para ver un partido de baloncesto, … o para ver un torneo estatal [de la escuela preparatoria] cuando estaba en la secundaria, o para una feria de idiomas aquí en el campus. Cada vez que podía estar en el campus era simplemente mágico para mí”.

Nació en Dragerton, un pueblo minero en el condado de Carbon, Utah, como el menor de cuatro hijos. Le encantaban los deportes y, después de la escuela preparatoria, asistió al College of Eastern Utah para jugar baloncesto antes de su misión en Monterrey, México.

Conoció a Peggy Sealey en un baile de la Iglesia después de su misión. Los dos se casaron en el Templo de Provo, Utah, en 1978, mientras él terminaba su título de asociado en CEU y trabajaba los veranos en una mina de carbón local. Poco después, se transfirió a BYU para obtener su licenciatura. La pareja tiene tres hijos y muchos nietos.

El presidente Kevin J Worthen y su esposa, Peggy Worthen, en el primer devocional del semestre de invierno de BYU, el martes 9 de enero de 2018. | Savanna Richardson, BYU

Ha prestado servicio en muchos llamamientos de la Iglesia a lo largo de su vida, incluso como Setenta de Área de 2010 a 2021 y como obispo y presidente de estaca.

A lo largo de su servicio, el presidente Worthen ha enseñado y demostrado su compromiso y confianza en la misión de BYU, así como en la visión y dirección de los profetas vivientes.

“Hay un destino divino en esta escuela”, declaró Worthen en un discurso de abril de 2014 (en inglés), “y se manifiesta en gran medida en las vidas de nuestros graduados y la influencia que tienen. ... Ser parte de una organización que tiene ese tipo de impacto — un impacto eterno en la vida de las personas — es una experiencia enorme”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Durante el concierto de música sacra del Coro y la Orquesta del Tabernáculo en una universidad católica centenaria en Filipinas, cuatro jóvenes adultos de diferentes orígenes religiosos compartieron cómo les ayuda la oración.

Conozca al miembro del Coro del Tabernáculo de Filipinas, además de otros miembros del coro y la orquesta con fuertes vínculos con el país.

En el primer concierto de la gira por Filipinas del Coro y la Orquesta del Tabernáculo, el élder Neil L. Andersen destacó el talento y la dedicación del público y de los participantes.

Los maestros ahora pueden registrar la asistencia a clase virtualmente a través de la aplicación Herramientas para miembros.

Vea cómo los JAS se han reunido en todo el mundo, desde Camboya hasta África.

El entonces élder Rendell N. Mabey bautizó al fiel pionero Billy Johnson en el océano en 1978. Ahora, un bisnieto y un nieto sirven juntos en la Misión Accra Ghana.