Menú

Las investigaciones recientes de BYU muestran que su erudición es ‘amplia y profunda’

Desde el ejercicio hasta los icebergs, los leopardos y las redes sociales, eche un vistazo a algunas de las investigaciones de BYU

Entre las diversas instituciones que componen el Sistema Educativo de la Iglesia, la Universidad Brigham Young es la única que se enfoca en la investigación.

Con eso, la universidad tiene la responsabilidad, dijo el presidente de BYU, Kevin J Worthen, a Church News en 2021, de brindar a los estudiantes un “compromiso amplio y profundo con el mundo”.

“A través de la enseñanza basada en la fe y la investigación centrada en el estudiante, BYU tiene como objetivo producir estudiantes de excelencia que tengan un impacto distintivo y profundo en el mundo”, dijo.

Desde el ejercicio hasta los icebergs, los leopardos y las redes sociales, una investigación reciente de BYU muestra cómo la escuela está brindando un “compromiso amplio y profundo con el mundo” y las formas en que los estudiantes y la facultad están teniendo un “impacto profundo”. A continuación, le presentamos un vistazo a algunos de los estudios publicados en los últimos meses.

HISTORIA RELACIONADA
El élder Gilbert explica por qué el Sistema Educativo de la Iglesia debe tener el valor de ser diferente

Por qué las mujeres no deberían ser excluidas de la investigación sobre el ejercicio

Las mujeres se excluyen de más del 90 % de los estudios sobre el rendimiento del ejercicio y la fatigabilidad porque se cree que los cambios hormonales durante el ciclo menstrual afectan la capacidad de ejercicio. Un estudio de BYU muestra que es crucial incluir a las mujeres en la investigación del ejercicio. | Producciones Daxiao - stock.adobe

Un estudio de BYU publicado en el Journal of Applied Physiology muestra por qué es crucial incluir a las mujeres en la investigación del ejercicio.

Lo que muchos no saben es que más del 90 % de los estudios sobre el rendimiento del ejercicio y la fatigabilidad excluyen a las mujeres. ¿Por qué? Se cree que los cambios hormonales durante el ciclo menstrual afectan la capacidad, lo que podría enturbiar los datos y complicar demasiado la inclusión de las mujeres.

Sin embargo, Jessica Linde, quien dirigió el estudio para su tesis de maestría en ciencias del ejercicio de BYU, descubrió que “las mujeres con ciclos regulares se desempeñan de la misma manera entre la fase alta en estrógeno, la fase alta en progesterona y durante la menstruación, cuando hay bajas concentraciones de ambos”.

Entrenamiento a entrenamiento, el rendimiento de las mujeres fue consistente. “Esa información levanta una gran barrera”, dijo Linde en un comunicado de prensa de BYU. “Muestra que no deberíamos excluir a las mujeres de la investigación basándonos en la idea de que sus ciclos menstruales van a sesgar los resultados”.

El ciclo menstrual no solo no afectó el rendimiento del ejercicio de una mujer, sino que el estudio también destacó las diferencias clave entre la resistencia de las mujeres y los hombres. Por ejemplo, las mujeres alcanzaron el agotamiento por fatiga muscular aproximadamente un 18 % más rápido que los hombres, incluso al ajustar la masa muscular, posiblemente porque los cuerpos de las mujeres pueden reservar naturalmente más energía.

“La suposición en la investigación del ejercicio ha sido durante mucho tiempo que las mujeres son como los hombres, solo que más pequeñas”, dijo el profesor de ciencias del ejercicio y coautor de BYU, Jayson Gifford. “Nuestro estudio sugiere que no lo son, que existen diferencias importantes entre el ejercicio de hombres y mujeres. Incluir a más mujeres en la investigación nos permitirá afinar los enfoques de la fisiología de la mujer”.

Por qué los directivos deberían ser más como el Sr. Spock

La investigación de la Escuela de Negocios Marriott de BYU muestra que la innovación puede verse obstaculizada cuando las organizaciones priorizan la “seguridad psicológica” a expensas de la honestidad intelectual. | Foto de BYU

La investigación publicada por los profesores Jeff Dyer y Taeya Howell de la Escuela de Negocios Marriott de BYU explora la tensión entre lo que ellos llaman “seguridad psicológica” y “honestidad intelectual” a la hora de promover la innovación.

El estudio, publicado en MIT Sloan Management Review, analiza cómo para crear un entorno en el que la innovación pueda prosperar, un equipo debe poder hablar libremente y estar abierto al desacuerdo y al debate. Sin embargo, los directivos que se enfocan únicamente en crear un entorno donde las personas se sientan aceptadas y cómodas compartiendo ideas e inquietudes — o un lugar “psicológicamente seguro” — en realidad pueden obstaculizar la innovación.

“Enfocarse en la cohesión social y hacer que las personas se sientan seguras puede socavar el debate honesto y sincero”, explicó Dyer, coautor del estudio y profesor distinguido de estrategia de Horace Beesley en la Escuela de Negocios Marriott de BYU, en un comunicado de prensa de BYU.

Por otro lado, ser franco o brutalmente honesto en una discusión — piense en Steve Jobs — puede hacer que las personas se sientan menos seguras y menos propensas a compartir preocupaciones y errores.

Los líderes que pueden equilibrar la seguridad psicológica y la honestidad intelectual obtienen los beneficios de ambas.

En otras palabras, lo ideal es que los innovadores y sus equipos creen una cultura en la que las personas puedan expresar ideas y desacuerdos de manera racional y constructiva — como el personaje de “Star Trek”, el Sr. Spock — al mismo tiempo que reconocen sus emociones y prejuicios humanos.

“El desafío para la mayoría de los líderes es aprender a ser más como el Sr. Spock mediante la promoción de un debate sincero sobre los problemas que el equipo debe resolver de una manera hiperracional e imparcial que desactive los conflictos interpersonales”, explicó Dyer. 

Icebergs antárticos en la década de 1700 y en la actualidad

Los turistas se acercan a los icebergs y a la costa antártica durante una excursión en un bote Zodiac en Brown Bluff, Antártida, en diciembre de 2005. Un nuevo estudio de BYU compara las observaciones de exploradores del siglo XVIII con conjuntos de datos satelitales modernos. | Brian Witte, Associated Press

De 1772 a 1775, el capitán James Cook circunnavegó la Antártida en el HMS Resolution. Cuando fue posible, Cook registró en su diario su posición junto con sus observaciones del iceberg, a las que se refirió como “islas de hielo”, “islotes de hielo” y “colinas de hielo”.

“Cook mantuvo registros bastante buenos, pero no perfectos”, señaló David G. Long, profesor de ingeniería eléctrica e informática de BYU. “Son básicamente notas de su diario. Se tomaba unos días libres. A veces simplemente decía ‘vi mucho hielo en el océano’”.

Aunque fue suficiente. Usando los diarios de Cook, un trío de investigadores de BYU, el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA y la Escuela de Oceanografía de la Universidad de Washington hicieron comparaciones con los dos conjuntos de datos modernos más grandes: los conjuntos de datos de BYU/National Ice Center y Alfred Wegener Institute.

Descubrieron que la descripción de Cook de las distribuciones de los icebergs concuerda con los datos modernos. También encontraron que el seguimiento adicional de icebergs por parte de Edmond Halley en 1700, Lozier Bouvet en 1739 y Edward Riou en 1789 también son consistentes con los datos modernos.

“Donde ellos vieron icebergs, ahora vemos icebergs; donde ellos no los vieron, no los vemos ahora”, dijo Long, coautor del estudio.

Dado que las bases de datos que utilizan rastrean grandes icebergs que no son tan sensibles al cambio climático, el estudio no necesariamente hace una conexión con los problemas del calentamiento global, dijo Long, pero el resultado de ningún cambio significativo en los icebergs entre 1700 y 2000 es fascinante de considerar.

“Es la primera comparación que conozco, de una base de datos de iceberg satelital con datos de la era premoderna”, dijo Long. “Siempre me ha enorgullecido que mi base de datos se remonte a varias décadas, pero aquí nos remontamos a varios siglos”.

Cartografía del genoma de un gato salvaje en peligro de extinción

Los investigadores de BYU y el Instituto Smithsonian de Biología de la Conservación están haciendo todo lo posible para ayudar a proteger una especie de gato salvaje en peligro de extinción mediante el estudio de su genética.

Ambas especies de leopardo nublado — llamado así por su abrigo de piel con manchas de nubes — tienen poblaciones cada vez menores debido a la destrucción del hábitat, los cazadores furtivos y otras amenazas.

Su estudio, publicado en la revista iScience, detalla cómo el equipo secuenció el genoma completo de ambas especies de gatos salvajes — el leopardo nublado de Sunda y el leopardo nublado de Mainland. Descubrieron que el leopardo nublado se dividió en dos especies separadas mucho antes de lo que se pensaba.

¿Por qué es importante? “Cuanto más profunda es la divergencia de las especies, más diferencias genéticas se acumulan con el tiempo”, explicó Paul Frandsen, profesor de BYU y autor del estudio, en un comunicado de prensa de BYU. “Si dos especies divergieron hace 5 millones de años frente a hace 2 millones de años, eso le da mucho más tiempo al genoma para acumular una variación única. Eso es fundamental para la conservación porque queremos mantener esa variación única dentro de la especie”.

Autocensura en las redes sociales

La investigación de BYU muestra que los conservadores moderados, los independientes y los liberales moderados se autocensuran en las redes sociales y crean un efecto silenciador de la mayoría. | sebra - stock.adobe.com

Al revisar una gran cantidad de publicaciones en las redes sociales, puede parecer natural asumir que esas opiniones representan la mayoría, pero un estudio de BYU encuentra que las conversaciones en las redes sociales están siendo impulsadas por la extrema izquierda y la extrema derecha, no por la mayoría del centro.

El estudio, publicado en la revista Social Media + Society, se preguntó a los participantes sobre su uso de las redes sociales, lo preocupados que estaban por perder amigos en las redes sociales debido a diferencias políticas y qué tan probable era que autocensuraran sus comentarios en las redes sociales.

Los resultados mostraron que la mayoría de las personas — demócratas y republicanos moderados — autocensuran sus comentarios en las redes sociales para no crear controversia, perder amigos en línea o ser percibidos de una determinada manera.

“Los que están en la extrema izquierda y en la extrema derecha son los que hablan en las redes sociales”, dijo Devin Knighton, profesor de relaciones públicas de BYU y coautor del estudio, en un comunicado de prensa de BYU. “Reportan niveles más bajos de autocensura que aquellos que son moderados”.

Para comprender el impacto de la minoría vocal en las redes sociales, Knighton, junto con el profesor de relaciones públicas de BYU Chris Wilson y la estudiante graduada Alycia Burnett, encuestó a más de 1000 participantes de una muestra nacional.

Knighton dice que sus hallazgos sirven como un recordatorio para reconocer que lo que lee en las redes sociales no refleja necesariamente los puntos de vista de la población en general y que las personas que comparten artículos en línea probablemente se inclinen hacia un extremo u otro.

¿Los robots están tomando el control?

Un estudio de BYU encontró que los robots no están reemplazando a los humanos al ritmo que la mayoría de la gente piensa, pero la gente tiende a exagerar la tasa de adquisición de robots. | Jaren Wilkey, BYU

Con el chatbot de IA de Microsoft y el ChatGPT de Google en los titulares y los programas de computadora rastreando y moviendo paquetes sin el uso de manos humanas, puede parecer que los robots están alterando ampliamente el mercado laboral.

Pero no hay por qué alarmarse ante la inminente invasión de los robots, según una investigación del profesor de sociología de BYU Eric Dahlin. Los robots no están ocupando los puestos de trabajo al ritmo que la mayoría de la gente cree.

El estudio, publicado en Socius: Sociological Research for a Dynamic World, encontró que solo el 14% de los trabajadores en la muestra vieron su trabajo reemplazado por un robot. Sin embargo, los resultados también mostraron que la percepción de los encuestados sobre cuántos empleados han sido reemplazados por robots está inflada.

“En general, nuestra percepción de que los robots toman el control es muy exagerada”, dijo Dahlin. “Los que no habían perdido puestos de trabajo lo sobreestimaron aproximadamente el doble, y los que sí lo habían hecho, el triple”.

Dahlin dijo que estos hallazgos son consistentes con estudios previos, que sugieren que los robots no están desplazando a los trabajadores. Más bien, los lugares de trabajo están integrando tanto a los empleados como a los robots.

Hacer que la energía nuclear sea más segura

El profesor de ingeniería química de BYU, Matthew Memmott, trabaja en su laboratorio en el campus. Él y sus colegas desarrollaron un reactor de sal fundida para hacer que la producción de energía nuclear sea más segura. | Brooklynn Jarvis Kelson, BYU

Si bien la energía nuclear podría ser la clave para la energía limpia, también tiene un mayor riesgo de un desastre como el de Chernóbil si algo sale mal.

Una central nuclear produce 8000 veces más energía que los combustibles fósiles y es respetuosa con el medio ambiente, pero durante el accidente de Chernóbil de 1986 murieron casi 100 personas.

Un nuevo sistema diseñado por el profesor de ingeniería química de BYU y experto en ingeniería nuclear Matthew Memmott y sus colegas tiene la capacidad de hacer que la producción de energía nuclear sea más segura.

“La energía nuclear puede ser extremadamente segura y económica si se hace de la manera correcta”, dijo Memmott en un comunicado de prensa de BYU (todos en inglés). “Es una solución muy buena para la situación energética en la que nos encontramos porque no produce emisiones ni contaminación”.

Memmott explicó que a medida que los átomos de uranio se dividen para crear energía, los productos sobrantes irradian cantidades masivas de calor. Se almacenan en barras de combustible sólido con agua corriendo a través de ellas para enfriar todo. Si las barras se sobrecalientan, la instalación corre el riesgo de una fusión nuclear. 

En el reactor de Memmott, los subproductos radiactivos se almacenan en sal fundida en lugar de barras de combustible. El nuevo reactor no solo ayuda a negar el peligro de una fusión nuclear, sino que los subproductos de la reacción pueden eliminarse de la sal y venderse de manera segura.

El reactor también es mucho más pequeño y puede producir suficiente energía para abastecer a 1000 hogares estadounidenses. Memmott comparó el reactor de sal fundida con un chip de silicio, que llevó a las computadoras de llenar una habitación entera a los dispositivos pequeños y eficientes que tenemos hoy.

“Podemos tener reactores más pequeños, más seguros y más baratos y deshacernos de esos problemas”.

HISTORIA RELACIONADA
¿Tiene un microscopio? Vea la copia más pequeña del Libro de Mormón
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.