Menú

El élder Renlund explica cómo la observación y la razón funcionan sinérgicamente con la fe

El apóstol pronunció el discurso de apertura ante una multitud durante la Semana de la Educación de BYU el martes, 22 de agosto.

PROVO, Utah — Algunos podrían creer que la observación o la razón debilitan la fe. En realidad, “esta es una falsa dicotomía”, declaró el élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, “porque la observación y la razón trabajan sinérgicamente con la fe”.

Hablando ante una multitud reunida en el Marriott Center el martes, 22 de agosto, durante la Semana de la Educación de BYU, el élder Renlund habló sobre el tema de este año: “La creencia mejora la indagación, el estudio amplifica la fe y la revelación conduce a una comprensión más profunda”.

La observación, la razón y la fe son a menudo requisitos previos, no sólo para recibir revelación personal sino también para comprender esa revelación, explicó el élder Renlund.

Para ilustrar cómo la observación por sí sola puede ser poco confiable, el élder Renlund mostró una fotografía de él recibiendo un diploma de graduación del entonces presidente de BYU, Dallin H. Oaks, en 1976.  

Aunque le gusta la imagen, dijo el élder Renlund, es una imagen generada por inteligencia artificial. De hecho, él no se graduó en BYU. “En el futuro, será prudente evitar depender únicamente de la observación”.

De manera similar, la razón e incluso la fe por sí solas son insuficientes, independientemente una de otra.

Utilizando un ejemplo proporcionado por el Salvador, el élder Renlund mostró cómo la observación, la razón y la fe pueden interactuar.

Los asistentes escuchan al élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, en la Semana de la Educación de BYU en Provo el martes, 22 de agosto de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Dos discípulos de Juan El Bautista acuden al Salvador para preguntarle si Él es el Mesías prometido. En lugar de simplemente decir “Sí”, Jesús respondió de una manera que los animó a usar la observación y la razón para desarrollar la fe, señaló el élder Renlund.

“Respondió Jesús y les dijo: Id y haced saber a Juan las cosas que oís y veis” (Mateo 11:2-5).

El élder Renlund explicó: “Estos discípulos debían observar lo que estaba sucediendo, usar su razón para responder su propia pregunta y llegar a comprender que Jesús era el Mesías. En este ejemplo, el Salvador animó la observación y la razón para activar la fe”.

En el Libro de Mormón, Alma invitó a un grupo de zoramitas que lo escuchaban a realizar un experimento, comparando sus palabras con una semilla.

Pero si bien el método científico valora el escepticismo, el experimento de Alma dependía de una inclinación a creer.

Con una inclinación a creer, los individuos plantan la semilla en sus corazones. A medida que la semilla crece, brota y comienza a crecer, la fe se fortalece y las personas llegan a “saber que ésta es una buena semilla” (Alma 32:30).

“Cuando comenzamos con una inclinación a creer, la observación conduce a la fe. A medida que crece la fe, la razón facilita la transformación de la fe en conocimiento revelador, y el conocimiento revelador produce fe adicional”, explicó el élder Renlund.

El élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, demuestra un principio con Melanie Soares y Ethan Brown mientras habla en la Semana de la Educación de BYU en Provo el martes, 22 de agosto de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

El élder Renlund señaló que la fe se fortalece o se debilita. “No hay lugar para detenerse y descansar; no hay estacamiento”.

Además, la fe puede atrofiarse por lo menos de tres maneras. “Primero, si dejamos de construir activamente nuestra fe. Esto sucede cuando endurecemos nuestro corazón o nos sentimos satisfechos con nuestro status quo”.

Segundo, la fe se atrofia cuando los individuos eligen activamente regresar o volverse desobedientes y dejar de arrepentirse.

La tercera manera en que la fe puede atrofiarse, compartió el élder Renlund, es cuando las personas cambian su predisposición hacia la fe por el escepticismo y la duda.

“En las tres formas en que la fe se atrofia, recibimos cada vez menos hasta que perdemos todo lo que habíamos recibido anteriormente. Perdemos la compañía del Espíritu Santo y, en última instancia, no sabemos nada acerca de los misterios de Dios. Será como desconectar las velocidades de un vehículo que no tiene frenos en una carretera de montaña. Una vez que cese nuestro impulso ascendente, retrocederemos”, dijo el élder Renlund.

El élder Dale G. Renlund, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla en la Semana de la Educación de BYU en Provo el martes, 22 de agosto de 2023. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Cinco principios de la revelación

Esta combinación de observación, razón y fe para recibir y comprender la revelación se ilustra cuando el presidente Joseph F. Smith recibió la revelación que se convertiría en la Sección 138 de Doctrina y Convenios.

Con la reciente muerte de su hijo y su nuera, el estallido de la Primera Guerra Mundial y la gripe española que mató a millones de personas en todo el mundo, la muerte estaba en la mente del Profeta, señaló el élder Renlund. Mientras el presidente Smith reflexionaba sobre la expiación de Jesucristo, tuvo una visión del Salvador predicando a los espíritus en el mundo de los espíritus.

“Al considerar estas experiencias del presidente Smith, vemos que la razón y la fe proporcionaron un trampolín para esa revelación”, dijo el élder Renlund, quien luego destacó cinco principios de revelación aprendidos de esa experiencia.

Principio 1: “La revelación personal requiere trabajo, incluyendo aprender cómo el Espíritu Santo se comunica individualmente con nosotros”.

Principio 2: “La revelación personal se facilita al comprender y formular preguntas desde múltiples ángulos”.

Principio 3: “La revelación personal generalmente requiere depender de una comprensión incompleta y actuar en base a ella”.

Principio 4: “La revelación personal es iterativa”.

Principio 5: “La revelación personal requiere humildad para corroborar y no inventar impresiones”.

En conclusión, el élder Renlund reiteró que “la observación, la razón y la fe facilitan la revelación y permiten que el Espíritu Santo sea un compañero digno de confianza y amado”. Él testificó: “Estos elementos serán factores clave para producir un ‘ímpetu espiritual en nuestras vidas’, ayudándonos a avanzar ‘en medio… del miedo y la incertidumbre’”.

HISTORIAS RELACIONADAS
What attendees can expect from BYU Education Week 2023
Céntrense en el Salvador, dice el élder Renlund durante su ministerio en Filipinas
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Se donaron USD$10.4 millones de dólares a través de las máquinas de donativos ubicadas en 61 lugares en siete países.

La carta del 29 de febrero también da instrucciones de que sólo se lleve a cabo la reunión sacramental el Domingo de Pascua de Resurrección.

Los miembros de la presidencia general de la Sociedad de Socorro comparten su entusiasmo por el próximo evento que celebrará el aniversario — y el propósito — de la Sociedad de Socorro.

El Templo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Manhattan, Nueva York, cerrará el 2 de marzo de 2024 para una extensa renovación que se espera que demore tres años.

Estas nuevos presidentes y directoras de obreras de templo han sido llamadas a prestar servicio por la Primera Presidencia. Comenzarán su servicio en septiembre o cuando se dediquen los nuevos templos.

Vea todo lo que sucederá en línea y en persona en RootsTech 2024, la conferencia de historia familiar más grande del mundo.