Menú

Hermano John G. Bytheway: La disciplina de un discípulo

‘Un discípulo es más que un creyente. Ser discípulo implica disciplina’, dice el hermano John G. Bytheway.

“Soy un discípulo de Jesucristo” es la poderosa línea al comienzo del lema para los jóvenes 2024 de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (3 Nefi 5:13).

Si miramos más de cerca la palabra “discípulo”, vemos que es similar a la palabra “disciplina”. Un discípulo es más que un creyente. Ser discípulo implica disciplina.

Puedo creer de todo corazón que las frutas y verduras son buenas para mi salud, pero si continúo viviendo a base de refrescos y donas, perderé los beneficios de la disciplina en mi dieta. Puede que sea un creyente en una buena dieta, pero no un muy buen discípulo. Ser discípulo lleva nuestras creencias al siguiente nivel. Como discípulos, nos esforzamos por vivir de acuerdo a lo que creemos. Valoramos la disciplina en normas, límites y mandamientos, y disfrutamos de las bendiciones relacionadas con ellos.

Por supuesto, ser discípulo no significa ser perfecto. Un joven que estaba luchando contra algunos malos hábitos le dijo a su obispo que tal vez debería dejar de asistir a la Iglesia porque se sentía como un hipócrita. Su líder le contestó: “No eres hipócrita porque tengas un mal hábito que estás tratando de dejar. Eres un hipócrita si lo escondes, mientes al respecto o intentas convencerte de que la Iglesia tiene el problema de mantener altos estándares. Ser honesto acerca de tus acciones y tomar medidas para seguir adelante no es ser hipócrita. Es ser un discípulo”. (Véase Bradley R. Wilcox, “La dignidad no significa estar libre de mancha”, conferencia general de octubre de 2021). En verdad, un discípulo es aquel que tiene la disciplina para seguir intentando “dejar que Dios prevalezca” en su vida.

Un adolescente usa un dispositivo para aprender sobre el Salvador Jesucristo. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Hoy en día es común que la gente diga que sigue su “propia verdad”. Como discípulos, buscamos conocer y amar la verdad. Los discípulos de Jesucristo reconocen que, si elegimos no seguirlo, simplemente estamos siguiendo a otra persona. El presidente Henry B. Eyring, segundo consejero de la Primera Presidencia, enseñó:  

“Cuando rechazamos el consejo que viene de Dios, no elegimos ser independientes de la influencia externa. Elegimos otra influencia. Rechazamos la protección de un Padre Celestial perfectamente amoroso, todopoderoso y omnisciente, cuyo único propósito, como el de Su Amado Hijo, es darnos vida eterna, darnos todo lo que Él tiene y llevarnos de nuevo a casa en familias a los brazos de Su amor. Al rechazar Su consejo, elegimos la influencia de otro poder, cuyo propósito es hacernos miserables y cuya motivación es el odio” (“Busquemos seguridad en los consejos”, conferencia general, abril de 1997).

HISTORIAS RELACIONADAS
Youth invited to Jan. 28 worldwide discussion event on discipleship
La organización de los Hombres Jóvenes amplía el consejo asesor general con 9 miembros nuevos

Jesús nunca dijo: “Encuentren su propio camino”. Él dijo: “Yo soy el camino” (ver Juan 14:6). Él nunca dijo: “Ustedes por su cuenta”. Él dijo: “ustedes síganme” o, en otras palabras, “¿Qué clase de hombres [y mujeres] habéis de ser? ... Aun como yo soy” (véase 3 Nefi 27:27).

Algunos tal vez sientan que entregar su vida a Dios, hacer convenios o convertirse en discípulos devotos requiere demasiado sacrificio de su parte. El presidente Russell M. Nelson no está de acuerdo:

“Me aflijo por aquellos que dejan la Iglesia porque sienten que ser miembros les exige demasiado. ¡Todavía no han descubierto que hacer y guardar convenios en realidad hace la vida más fácil! Cada persona que hace convenios en las pilas bautismales y en los templos — y los cumple — tiene mayor acceso al poder de Jesucristo. ¡Por favor reflexionen sobre esa sorprendente verdad! (“Vencer al mundo y hallar descanso”, conferencia general, octubre de 2022).

Una imagen de Jesucristo. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Elegir ser discípulo de Cristo no es sólo lo correcto, es lo más inteligente para hacer. Todos somos discípulos de alguien o de algo. La opinión popular, las tendencias sociales y las personas influyentes en Internet tienen sus discípulos. Pero podemos elegir ser guiados por Cristo. La decisión es fácil: ¿a quién más preferirían tener en su vida? ¿Quién los ama más y lo ha demostrado de innumerables maneras? ¿Quién es más digno de confianza? ¿Quién más tiene el poder de cambiar su corazón y quién más extiende misericordia ilimitada y ofrece perdón de sus pecados? Es obvio.

Junto con Mormón, elijamos todos decir: “He aquí, soy discípulo de Jesucristo, el Hijo de Dios. He sido llamado por él para declarar su palabra entre los de su pueblo, al fin de que alcancen la vida sempiterna” (3 Nefi 5:13).

HISTORIAS RELACIONADAS
El lema para los jóvenes 2024: Qué significa ser un discípulo de Cristo para los presidentes de las Mujeres Jóvenes y de los Hombres Jóvenes
Hermano John G. Bytheway: La norma, el principio y la doctrina — enseñar a los jóvenes a entender los principios
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.