Menú

‘Ancla espiritual’: Cómo la experiencia de una mujer muestra la diferencia que puede hacer una maestra de seminario por las mañanas

Laurie Sandall ha estado enseñando seminario por las mañanas durante más de 24 años

La Santo de los Últimos Días Laurie Sandall fue llamada por primera vez a ser maestra de seminario por las mañanas en el otoño de 2000. A la madre de cuatro hijos se le asignó enseñar a un pequeño grupo de jóvenes de 15 y 16 años en Elko, Nevada, un pequeño pueblo con solo dos salidas interestatales y una escuela preparatoria.

Sandall tenía un título en educación y experiencia sirviendo en otros llamamientos orientados a los jóvenes dentro de la Iglesia, pero el llamamiento a enseñar seminario aún le resultaba desalentador.

“Tengo un nudo en el estómago”, escribió en su diario antes de su primera clase. “Me he preparado por horas y horas sólo para la primera lección y todavía no me siento segura. Quiero que los estudiantes tengan una buena experiencia y disfruten de seminario. Quiero que aprendan acerca de Jesús y comprendan lo que hizo por ellos. Quiero que lean y amen las [Escrituras]”.

Según los materiales proporcionados por sus hijas, Heather Sandall y Lisa Baker, Laurie Sandall se dedicó de todo corazón a su clase de seminario, a veces dedicando hasta tres o cuatro horas al día a adaptar la lección a las personas a las que enseñaba.

Ahora, después de 24 años, la “Hermana Sandall” se retira de la enseñanza, pero sólo después de fortalecer los testimonios de cientos de jóvenes de su zona.

Maestros como Sandall son la columna vertebral del programa de educación religiosa del Sistema Educativo de la Iglesia para jóvenes de 14 a 18 años.

En agosto pasado, el presidente Russell M. Nelson hizo una invitación personal y especial a los jóvenes para que asistieran a seminario.

La asistencia a Seminario, prometió, “les ayudará a conocer a su Salvador Jesucristo y a profundizar su conversión a Él y a Su evangelio restaurado. ¿Qué más puede pasar? En Seminario, pueden empezar a aprender cómo recibir revelación personal, y qué diferencia hará eso en su vida. … Su deseo de ser parte activa del batallón de jóvenes del Señor para reunir a Israel aumentará. Asumirán la responsabilidad de fortalecer su propio testimonio y su fe podrá volverse sólida como una roca”.

En una capacitación para educadores religiosos en enero pasado, Chad H Webb, administrador de Seminarios e Institutos de Religión de la Iglesia, señaló que en los últimos dos años, la inscripción en seminarios ha aumentado a 22 000.

HISTORIAS RELACIONADAS
El presidente Nelson envía invitaciones especiales y personales a los jóvenes y jóvenes adultos
La Iglesia anuncia nuevas lecciones de preparación para la vida para estudiantes de seminario

“Ahora nos encontramos en el porcentaje más alto de alumnos de Seminario inscritos que jamás hayamos registrado. Gracias”, dijo Webb a los maestros, “por responder a la invitación del presidente Nelson de ayudar a recoger a una generación”.

Pero una inscripción cada vez mayor trae consigo una necesidad cada vez mayor de maestros: maestros como Sandall que quieran enseñar acerca de Jesucristo.

Y la influencia de los maestros no se limita sólo a las cifras de inscripciones, continuó Webb. “La verdadera diferencia está en el impacto que están teniendo. Cada día, hay vidas que están cambiando cuando asisten a sus clases, cuando sienten su amor y fe y cuando aceptan su invitación a estudiar las Escrituras y escuchar la voz de Dios. Gracias por ejercer su fe para bendecir a más y más hijos del Padre Celestial al proporcionarles el ancla espiritual que tanto necesitan”.

Early-morning seminary teacher Laurie Simpson stands with Savannah Simpson, in Elko, Nevada.
Laurie Sandall, maestra de seminario por las mañanas, a la izquierda, junto a la estudiante Savannah Simpson, de 17 años, después de clase en Elko, Nevada, el lunes, 13 de mayo de 2024. | Adyson Simpson

Varios de los estudiantes de Sandall recordaron el impacto positivo que ella tuvo en sus vidas.

Una estudiante, Chelsea Nielsen Decker, que estuvo en la clase de Sandall de 2005 a 2006, dijo que la “Hermana Sandall” tenía una reputación. “Recuerdo que los estudiantes de último año decían: ‘Solo espera hasta... tener a la hermana Sandall’. Ella es genial’”.

La enseñanza de Sandall no fue llamativa ni grandiosa, “pero fue poderosa”, dijo Decker. “Todos podíamos decir que ella amaba el Evangelio y conocía las Escrituras”.

Aunque han pasado casi 20 años, “todavía tengo recuerdos específicos de las lecciones prácticas que ella hacía en clase y que se han quedado grabadas en mí a través de los años. Tenía una manera de conectarse con los adolescentes”, recordó Decker.

Romney Goulding Hoyt, quien asistió a su clase de 2013 a 2014, recordó que ese año estaban estudiando el Libro de Mormón. “Me di cuenta de que a ella le encantaban las Escrituras y sus historias. Me ayudó seriamente a fortalecer mi testimonio del Libro de Mormón y del poder que tiene”.

Hoyt dijo que la clase de Sandall también fue una parte importante de su preparación misional. “Cada vez que alguien recibía un llamamiento misional, nos pedía que fuéramos y pusiéramos una pequeña pegatina con nuestra foto en el mapa del lugar al que íbamos. Pude dar mi testimonio y todos cantaron ‘Llamados a servir’. Siempre había planeado ir a una misión, pero me encantó lo emocionada que estaba y cómo nos animaba a todos a ir”.

El año pasado, Savannah Simpson, de 17 años, les dijo a sus padres que tenía toda la intención de dejar la Iglesia después de la escuela preparatoria, pero que su experiencia en seminario la había hecho reconsiderarlo. Ella le dijo a su padre: “Ahora lo siento. Sé que el Evangelio es verdadero y la hermana Sandall me ayudó a llegar hasta allí”.

Al anunciar cambios en el plan de estudios de seminario en enero pasado, el élder Clark G. Gilbert, Setenta Autoridad General y comisionado de educación de la Iglesia, comentó que los maestros de seminario “son parte de la preparación crucial para la vida que nuestros jóvenes requerirán para convertirse en discípulos de Jesucristo en este tiempo de conmoción que se aproxima”.

— Las hijas de Laurie Sandall, Heather Sandall y Lisa Baker, contribuyeron a este artículo.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.