Menú

Se anuncia la primera adición a un nuevo himnario para la colección mundial

Los primeros 12 himnos del nuevo himnario de la Iglesia se publicarán en mayo, 6 años después de que la Iglesia comenzara a trabajar en la nueva colección de música religiosa

Seis años después de que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días anunciara que estaba trabajando para crear un nuevo himnario para que los miembros lo usaran como parte de su adoración y estudio del evangelio, se ha anunciado (en inglés) la primera nueva adición a la colección musical.

“Ven, a mí, bendito Padre” es el primer himno que la Iglesia ha compartido desde que recibió más de 16 000 canciones originales y muchas veces esa cantidad en sugerencias de canciones existentes para ser conservadas o agregadas al nuevo himnario de la Iglesia mundial. La canción es una de las 12 que estarán disponibles el 30 de mayo.

“La razón por la que ofrecemos música sagrada a los miembros de la Iglesia es para ayudarlos a acercarse a lo divino al adorar a su Padre Celestial y a Su Hijo Jesucristo”, dijo Steve Schank, presidente del Comité del himnario de la Iglesia.

Ese primer lote de canciones estará disponible de inmediato en inglés, español, portugués y francés, según la Iglesia. La música se publicará tanto en la aplicación Biblioteca de Evangelio como en Música Sagrada. También estará disponible en el sitio web de la Iglesia.

Miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cantan himnos como parte de la adoración. Los doce himnos que se incluirán en el nuevo himnario estarán disponibles digitalmente el 30 de mayo de 2024. | The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

Historia de la música sagrada en la Iglesia

El primer himnario de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se publicó en 1835 en Kirtland, Ohio. Emma Smith, esposa del profeta José Smith, fue llamada a compilar la selección de himnos. Mediante una revelación dada a José Smith, según se registra en Doctrina y Convenios 25:11-12, el Señor indicó que Emma sería inspirada en cuanto a las canciones que debían incluirse en la colección.

“Y también te será concedido hacer una selección de himnos sagrados, de acuerdo con lo que te sea indicado, para el uso de mi iglesia, lo cual es de mi agrado. Porque mi alma se deleita en el canto del corazón; sí, la canción de los justos es una oración para mí, y será contestada con una bendición sobre su cabeza”.

Miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cantan himnos como parte de la adoración. Los doce himnos que se incluirán en el nuevo himnario estarán disponibles digitalmente el 30 de mayo de 2024. | Cody Bell, The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

Hoy en día, la Iglesia publica música sagrada en Spotify, Apple Music, YouTube, una variedad de aplicaciones de la Iglesia, el sitio web de la Iglesia y en revistas de la Iglesia. La primera música publicada por la Iglesia se imprimió en el periódico The Evening and the Morning Star en 1832, sólo dos años después de la fundación de la Iglesia.

El himnario actual de la Iglesia se utiliza desde 1985. Desde entonces, el número de miembros de la Iglesia casi se ha triplicado en todo el mundo. En 1989, la Iglesia publicó un himnario de canciones escritas específicamente para niños. El proyecto actual del himnario tiene como objetivo combinar música para todas las edades en una colección impresa con música adicional disponible también en plataformas digitales.

Encontrar el propósito a través de 5 principios rectores

Mack Wilberg, director musical del Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo, dijo que el crecimiento de la Iglesia es una de las razones para tener un nuevo himnario.

Miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días cantan himnos como parte de la adoración. Los doce himnos que se incluirán en el nuevo himnario estarán disponibles digitalmente el 30 de mayo de 2024. | The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints

“Ahora somos, más que nunca, una Iglesia mundial. Y poder compartir juntos himnos de la Iglesia mundial es algo realmente significativo y emocionante”, dijo.

Ryan Murphy, director musical asociado del Coro del Tabernáculo de la Manzana del Templo, también sirve como miembro del comité del himnario.

“A medida que seguimos teniendo miembros de la Iglesia de diferentes culturas, orígenes y experiencias de vida diversas, aumentamos el alcance de nuestras ofrendas a través de himnos que permiten a las personas sentirse incluidas en este himnario y que su voz puede expresarse en adoración a través de los himnos”, dijo.

Aumentar la fe y la adoración del Padre Celestial es uno de los cinco principios rectores que sigue el comité del himnario.

Anfissa Smith forma parte del comité del himnario y expresó su entusiasmo por la unificación del himnario en muchos idiomas.

“¿Cuán emocionante es este trabajo — tener un himnario que represente idiomas de todo el mundo y que sea una sola Iglesia?” preguntó. “Hay algo tan especial en cantar la doctrina pura”.

El comentario de Smith toca dos de los otros principios rectores: enseñar la doctrina central del evangelio con poder y claridad, y unificar a los miembros en toda la Iglesia.

La Iglesia también indicó que planea publicar lotes adicionales de himnos cada cierto tiempo hasta que se complete el proyecto. Los Santos de los Últimos Días que hablan otros idiomas además del inglés, español, portugués y francés también verán música publicada para ellos durante los próximos tres años.

Los dos últimos principios por los que se esfuerza el comité son invitar a cantar gozosamente en el hogar y en la Iglesia, y consolar a los miembros cansados e inspirar a los miembros a perseverar en la fe.

HISTORIAS RELACIONADAS
El nuevo himnario busca unificar a los miembros y llevar el Espíritu a los hogares
Actualización sobre revisión del himnario: Santos de los últimos días de 66 países enviaron más de 16 000 canciones originales
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.