Menú

‘Podemos elegir’ el destino eterno, testifica el presidente Worthen a los estudiantes de BYU

En su devocional de apertura del semestre de otoño, el presidente de BYU, Kevin J Worthen, comparte una observación, una amonestación, una invitación y una promesa

En su devocional de apertura para el semestre de otoño, el presidente de BYU, Kevin J Worthen (en inglés), extrajo su mensaje de “un evento extraordinario” al que asistió en mayo cuando el presidente Russell M. Nelson — el Profeta del Señor — invitó a jóvenes adultos de todo el mundo a una reunión especial.

Los jóvenes adultos llenaron el Centro de Conferencias de 20 000 asientos y las áreas vecinas en la Manzana del Templo. Cientos de miles más vieron la transmisión en línea, recordó el presidente Worthen.

Sin embargo, no fue hasta después de haber leído y estudiado el discurso varias veces que el presidente Worthen notó el título: “Opciones para la eternidad”.

“Al leer esas cuatro palabras, me impactó con fuerza la idea de que el presidente Nelson no solo había brindado consejos proféticos sobre verdades fundamentales y orientación inspirada sobre temas individuales de relevancia inmediata para los jóvenes adultos, sino que también había dado un sermón general — algunos lo llamarían una meta-narrativa — sobre opciones y decisiones”, dijo el presidente Worthen a los estudiantes reunidos el martes, 6 de septiembre en el Marriott Center en el campus de Provo, Utah.

HISTORIA RELACIONADA
El presidente Nelson pide a los jóvenes adultos: ‘Decidan qué tipo de vida quieren vivir para siempre’

En su discurso de mayo, el presidente Nelson declaró que su propósito era “asegurarse de que sus ojos estén bien abiertos a la verdad de que esta vida realmente es el tiempo que tienen para decidir qué tipo de vida quieren vivir para siempre”.

El presidente Nelson luego afirmó: “Durante esta vida, podemos elegir qué leyes estamos dispuestos a obedecer… y, por lo tanto, en qué reino de gloria viviremos para siempre”.

Ahí está en términos sencillos, dijo el presidente Worthen. “Podemos decidir, podemos elegir, lo más importante de nuestra existencia, nuestro destino eterno. Dios dejará eso en nuestras manos”.

Los estudiantes se reúnen en el Marriott Center del campus de BYU en Provo, Utah, para escuchar discursos devocionales del presidente de BYU, Kevin J Worthen, y la hermana Peggy Worthen, el martes, 6 de septiembre de 2022. | Brooklynn Jarvis Kelson/BYU

Eso no significa que las personas puedan simplemente marcar una casilla en un menú eterno y decir: “Elijo este reino”, explicó el presidente Worthen. “Nuestro destino eterno no está determinado únicamente por un solo acto, sino a través de toda una vida de acciones y decisiones. Esas acciones y decisiones nos preparan para vivir de acuerdo con las leyes eternas. Las leyes que estamos dispuestos a vivir, a su vez, determinan nuestro destino final”.

El verdadero deseo

El destino de uno está determinado en última instancia por los deseos más profundos de uno, continuó el presidente Worthen. El verdadero deseo está formado por las acciones de uno, mientras que las acciones de uno también están moldeadas por los propios deseos. Los deseos y las acciones pueden finalmente fusionarse en “un todo armonioso” donde no hay brecha entre el deseo de hacer algo y su logro real.

“No hay brecha entre el deseo y la acción en un ser celestial…”, dijo el presidente Worthen. “Aquellos que cumplen con una ley celestial no acatan esa ley porque sea un requisito, sino porque eso es lo que desean hacer — es en lo que se han convertido”.

Por ejemplo, las personas que obedecen una ley celestial no sirven porque se les ordena hacerlo. Lo hacen por lo que se han convertido. “Son personas como el presidente Thomas S. Monson, que, cuando tenía tiempo libre — cuando podía elegir por sí mismo qué hacer en un tiempo libre — procuró servir a los demás. Eso es lo que le trajo gozo, y eso es lo que le trae gozo a Dios”.

Con una sonrisa, el presidente Worthen dijo que cuando él disfrute tanto de servir como lo hace de ver a BYU ganar en una competencia atlética, él sabrá que está comenzando a desarrollar un verdadero deseo de cumplir con una ley celestial.

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, se dirige a los estudiantes durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en Provo, Utah, el martes, 6 de septiembre de 2022. | Brooklynn Jarvis Kelson/BYU

La verdadera identidad

Otro ejemplo del énfasis del presidente Nelson en las opciones y decisiones fue su comentario sobre la importancia de conocer la verdad de “quiénes somos”, dijo el presidente Worthen.

Durante el devocional para jóvenes adultos, el presidente Nelson habló de la importancia de comprender y priorizar la verdadera identidad de uno como hijos de Dios, hijos del convenio y discípulos de Jesucristo. El Profeta luego describió las consecuencias devastadoras de perder esas prioridades: asfixia espiritual, progreso bloqueado, progresión eterna frustrada.

El presidente Worthen señaló que el profeta relacionó esta lección con el título de su discurso, con esta observación: “La forma en que piensan acerca de quiénes son en realidad afecta casi todas las decisiones que tomarán”.

“¿Qué pasaría si al tomar decisiones como qué hacer cuando alguien es grosero con ustedes en persona o en línea?, ¿qué hacer un viernes por la noche cuando se sienten excluidos, o incluso qué música escuchar o qué películas ver — si, al tomar tales decisiones, tuvieran en cuenta su verdadera identidad como hijos de Dios, hijos del convenio y discípulos de Jesucristo?” preguntó el presidente Worthen. “Podría hacer una profunda diferencia en sus vidas diarias y en sus destinos eternos”.

Al escuchar el discurso del presidente Nelson en vivo, el presidente Worthen dijo que le llamó la atención la inclusión de “hijos del convenio”. Luego de más investigaciones, aprendió que “cuando nos damos cuenta de que somos hijos del convenio, sabemos quiénes somos y qué espera Dios de nosotros” (presidente Nelson, conferencia general de octubre de 2011).

“Los convenios nos unen al Señor y nos permiten aprovechar Su fuerza a medida que nos acercamos a Él y nos parecemos más a Él”, dijo el presidente Worthen. “Pero nuevamente, la elección entra en juego”.

Como explicó el presidente Nelson en su devocional para jóvenes adultos: “Si deciden hacer convenios con Dios y son fieles a esos convenios, tienen la promesa de ‘gloria añadida sobre [sus cabezas] por los siglos de los siglos’”.

El presidente Worthen invitó a los oyentes a preguntarse a sí mismos al tomar decisiones el próximo año: “¿Esta decisión me está ayudando a hacer y guardar convenios sagrados? ¿Es consistente con mi identidad como hijo del convenio, como heredero de las promesas hechas a Abraham?”

El presidente de BYU, Kevin J Worthen, se dirige a los estudiantes durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en Provo, Utah, el martes, 6 de septiembre de 2022. | Brooklynn Jarvis Kelson/BYU

Observación, amonestación, invitación, promesa

El presidente Worthen concluyó su discurso con una observación, una amonestación, una invitación y una promesa.

Su observación fue una revelación sobre el papel central del albedrío en el plan de salvación que obtuvo del discurso del presidente Nelson.

La segunda y la tercera de las identidades primarias de los individuos — hijos del convenio y discípulos de Jesucristo — son identidades que eligen por sí mismos. “Nos convertimos en hijos del convenio al convertirnos en miembros de la Iglesia, y llegamos a ser discípulos de Cristo al guardar Sus mandamientos”.

Sin embargo, la primera de las tres identidades principales — hijo de Dios — no depende de la elección. Es un hecho.

“Somos Sus hijos, incluso si elegimos no reconocer ese hecho. Y debido a que somos Sus hijos, Él nos amará, incluso si decidimos no amarlo”, dijo el presidente Worthen.

La literatura está llena de historias de amor no correspondido. “Mi amonestación más sincera para ustedes es que no sean parte de lo que seguramente sería la más trágica de todas las historias de amor no correspondido, al negarse a sentir el amor transformador, que cambia el alma, que Dios y Cristo le ofrecen si simplemente eligen aceptarlo”, dijo el presidente Worthen.

“Nada, nada, nada”, repitió él, “pero su propia voluntad puede separarlos del amor de Dios. Ningún pecado, ningún daño infligido por otros, ningún fracaso, ningún error puede alterar el amor de Dios por ustedes. Por favor, dejen que Él los ame”.

El presidente Worthen hizo una simple invitación para leer o releer el discurso del presidente Nelson. “Consideren cómo los consejos que él les da pueden ayudarlos a tomar las muchas decisiones que enfrentarán el próximo año”.

Luego él hizo eco de la promesa dada por el presidente Nelson al final de su devocional. “Al hacerlo, les prometo que experimentarán crecimiento espiritual, la liberación del miedo y una confianza que apenas pueden imaginar ahora. Tendrán la fuerza para ejercer una influencia positiva mucho más allá de su capacidad natural. Y les prometo que su futuro será más emocionante que cualquier cosa en la que puedan creer actualmente”.

“Esta es una promesa profética en la que pueden confiar”, testificó el presidente Worthen.

La hermana Peggy Worthen se dirige a los estudiantes de BYU durante el devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en Provo, Utah, el martes, 6 de septiembre de 2022. | Brooklynn Jarvis Kelson/BYU

Circunstancias aparentemente injustas

En sus comentarios, la hermana Peggy S. Worthen habló de cómo todos experimentarán lo que podría verse como resultados injustos o enfermedades inmerecidas. Sin embargo, con una perspectiva eterna, estas experiencias tienen un propósito.

“Visto desde una perspectiva eterna, la oposición, el desafío y las pruebas son elementos esenciales e inevitables de esta vida. Sabiendo esto, la pregunta se convierte en ¿cómo debemos responder cuando nos enfrentamos a estas inevitabilidades? Para mí, es reconfortante saber que tenemos una opción”, dijo ella.

Citando el mismo discurso del presidente Nelson que su esposo, la hermana Worthen señaló que el presidente Nelson no solo sugirió, sino que suplicó, que las personas “se hagan cargo de su testimonio. Trabajen por ello. Responsabilícense de él. Cuídenlo. Nútranlo para que crezca. Aliméntenlo con la verdad.

El presidente Nelson también aseguró: “Al hacer de [nuestro] testimonio [nuestra] máxima prioridad, [podemos] estar atentos a que sucedan milagros en [nuestras vidas]”.

Uno de esos milagros, dijo la hermana Worthen, “es que obtendrán una perspectiva eterna, que los llevará a una mayor comprensión y aprecio por la oposición y los desafíos que enfrentan en esta vida. Esta perspectiva eterna puede ser transformadora, a medida que adquirimos una mayor comprensión de los propósitos de Dios”.

A veces, puede parecer que las personas no están recibiendo una recompensa justa. “Pero en esos casos, si entienden los propósitos de Dios, ‘conocerán la grandeza de Dios’, pueden estar seguros de que ‘Él consagrará tus aflicciones para tu provecho’ (2 Nefi 2:2). Aunque se sientan desolados en el momento, su fe en nuestro Salvador puede ayudarles y lo hará, hasta el día en que se den cuenta de cómo ese resultado aparentemente despiadado les ayudó a transformarse en la mejor versión divinamente designada de ustedes mismos”, dijo la hermana Worthen.

La hermana Peggy Worthen saluda a los estudiantes de BYU luego del devocional de apertura del semestre de otoño en el Marriott Center en Provo, Utah, el martes, 6 de septiembre de 2022. | Brooklynn Jarvis Kelson/BYU
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.