Menú

Élder Ahmad S. Corbitt: Escuchando la dirección profética y apostólica

Mientras prestaba servicio en la presidencia general de los Hombres Jóvenes, el recién sostenido Setenta Autoridad General aprendió la importancia de que los jóvenes participen en la obra de salvación.

Después de ministrar alrededor del mundo como consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, el élder Ahmad S. Corbitt incorpora a su llamamiento como nuevo Setenta Autoridad General “una mayor capacidad para escuchar la guía e instrucción profética y apostólica cada vez con más diligencia y fe”.     

“No creo que la urgencia que siento por fortalecer a la nueva generación disminuya alguna vez”, dijo. 

El élder Ahmad S. Corbitt, sostenido como Setenta Autoridad General en la conferencia general de abril de 2023. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El élder Corbitt, que fue sostenido para servir en la presidencia general de los Hombres Jóvenes en abril de 2020, ha dedicado los últimos tres años a trabajar junto a otros líderes de la juventud para fortalecer a la nueva generación e invitarla a participar activamente en la obra de salvación y exaltación.  

“El programa Niños y Jóvenes nos enseña [y] nos muestra cómo hacer para que la nueva generación participe, de tal manera que sea y se mantenga fiel, y serán mejores líderes que nosotros porque habrán crecido con las oportunidades de realizar la obra de salvación y exaltación de maneras más elevadas y santas”, dijo.

Al servicio de la juventud 

Cuando el élder Corbitt fue llamado a servir en la presidencia general de los Hombres Jóvenes, la conferencia general no se llevaba a cabo con la congregación, sino que se transmitía desde un pequeño auditorio en el Edificio de las Oficinas Administrativas de la Iglesia en la Manzana del Templo, a causa de las precauciones necesarias por la pandemia de COVID-19.      

La implementación del nuevo programa Niños y Jóvenes se había anunciado en 2019, y este abarcaría el progreso personal (incluso el establecimiento de metas personales), servicio, actividades y el aprendizaje del evangelio. Se había programado que las conferencias Para la Fortaleza de la Juventud comenzaran en los Estados Unidos y Canadá en el verano de 2020.  

Con la llegada de la pandemia, se cancelaron las reuniones y actividades presenciales de la Iglesia, y los miembros se reunían en sus hogares. 

“No solo nos enfrentábamos a la pandemia, además queríamos estar seguros de tener muy presente la escritura que se encuentra en Mosíah 26 donde dice que la nueva generación, la cual era demasiado joven para entender las palabras del rey Benjamín, rechazó … el evangelio de Jesucristo”, dijo el élder Corbitt. 

Los integrantes de las presidencias generales de las Mujeres Jóvenes y de los Hombres Jóvenes estaban “decididos a que esto no sucediera bajo nuestra vigilancia”, dijo el élder Corbitt.

El hermano Ahmad Corbitt, primer consejero de la presidencia general de los Hombres Jóvenes, el hermano Steven J. Lund, presidente, y el hermano Bradley R. Wilcox, segundo consejero, se ríen en la Semana de Educación de BYU en Provo el lunes 15 de agosto de 2022. | Scott G Winterton, Deseret News

En sus reuniones para estudiar las escrituras y analizar la situación, la presidenta general de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon, compartió una reflexión después de considerar a otros jóvenes del Libro de Mormón, como los jóvenes guerreros que fueron a luchar para ayudar a proteger a sus familias, ya que sus padres habían enterrado sus armas de guerra.

“Un grupo fue llamado a hacer [las] cosas difíciles que salvaron su pueblo. Se podría decir que fueron llamados a hacer la obra de salvación y exaltación”, dijo el élder Corbitt. “Y, [del otro grupo] no hay registros de que hayan sido [llamados]”.

Los padres de esos dos grupos de nuevas generaciones —aquellos que oyeron al rey Benjamín y los padres de los jóvenes guerreros— fueron fieles.   

“Una generación de perdió y otra se preservó, y la diferencia parece radicar en que, la que permaneció se dedicó al servicio necesario para la salvación de sus familias y de ellos mismos”, dijo. 

Y este ha sido el objetivo de los líderes generales y el cual se refleja en sus capacitaciones, ministración y enseñanzas.  

“En la medida que podamos hacer que nuestros jóvenes participen en la obra, y especialmente en las presidencias de cuórum y de clase, y en otras oportunidades de servicio, les ayudaremos a salvarse unos a otros y a salvarse a sí mismos por medio del evangelio de Jesucristo”, dijo el élder Corbitt. 

“Y pueden divertirse mucho al hacerlo, y deberían disfrutar al llevar a cabo la obra de salvación”, añadió. 

Dijo que, durante los últimos tres años, a medida que las presidencias de los Hombres y las Mujeres Jóvenes se reunían e intercambiaban sus opiniones, estaban muy unidos en el apoyo a la visión profética de la juventud llevando a cabo la obra de salvación y exaltación. 

“Siempre hubo discusiones maravillosas y animadas, pero siempre hemos llegado a la unanimidad. Nunca he visto, en toda mi vida, a dos presidencias tan unidas”, dijo el élder Corbitt. Y ha visto bendiciones mientras trabajaron juntos.  

El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la presidenta de las Mujeres Jóvenes Bonnie H. Cordon y el hermano Ahmad Corbitt, primer consejero de la Presidencia General de los Hombres Jóvenes, escuchan un canto en una conferencia PFJ en la Universidad Weber State en Ogden el jueves 14 de julio de 2022. | Jeffrey D. Allred, Deseret News

Fue también durante esta época que el élder Dieter F. Uchtdorf presentó la nueva guía “Para la Fortaleza de la Juventud” durante la conferencia general de octubre de 2022, señalando que, “Jesucristo es la fortaleza de la juventud”. 

La nueva guía “procura ayudar a las familias y a los jóvenes a entender esto y a apoyarse en Su fortaleza para dirigir su vida”, dijo el élder Corbitt. 

“Él ha visto que “la gente está interpretando la ausencia de reglas como que no debería haberlas, en lugar de ver esto como un sano respeto por parte de los profetas y apóstoles de nuestro libre albedrío y nuestra capacidad a nivel individual para desarrollar y aplicar nuestras propias reglas”.     

Cuando aplicamos los principios que se encuentran en la guía Para la Fortaleza de la Juventud para establecer las reglas, “entonces, Jesucristo será nuestra fortaleza, y será la fortaleza de la juventud”.

Con las conferencias de Para la Fortaleza de la Juventud (PFJ), ha podido ver cómo hay hombres y mujeres jóvenes que relataron que no querían participar, o que no conocían a nadie, sin embargo, se alegraron de haber asistido y haber podido sentir el amor del Padre Celestial y de Jesucristo. 

“Ha sido maravilloso e impactante”, dijo. Los jóvenes adultos solteros sirven como consejeros en las conferencias de PFJ, dándoles así, a los jóvenes una persona unos años mayor que ellos y que es un ejemplo como discípulo de Jesucristo. 

También, en las conferencias hay una “gran cantidad de jóvenes”. Los jóvenes pueden ver a otros que son como ellos. 

“Vienen a PFJ y le dan una oportunidad [a la conferencia], y el Señor les bendice con grandes experiencias espirituales”, dijo el élder Corbitt. 

El élder Ahmad S. Corbitt, Setenta Autoridad General de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla durante la sesión del domingo por la tarde de la CConferencia General Anual N° 193 el 2 de abril de 2023. | La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Como las restricciones por la pandemia se han levantado, ahora los líderes están ministrando en persona por todo el mundo. 

“El corazón y la fe de los miembros son, simplemente, asombrosos”, dijo el élder Corbitt. “Uno va a estos viajes internacionales [con el propósito] de elevar e inspirar a los demás y es uno quien termina más elevado y más inspirado”. 

La hermana Jayne Corbitt observó: “Los líderes son tan humildes y están tan dispuestos a aprender, [que] cuando llegamos, son como esponjas. Solo quieren saber cómo hacer [las cosas] y son muy humildes con respecto a este asunto”.  

HISTORIAS RELACIONADAS
Elder Ahmad S. Corbitt: ‘Do You Know Why I As a Christian Believe in Christ?’
Ahmad S. Corbitt: ‘¡Ustedes pueden recoger a Israel!’

Cómo se unió a la Iglesia 

Ahmad Saleem Corbitt, de 60 años, nació en Filadelfia, Pensilvania, el 16 de agosto de 1962; hijo de James Earl Corbitt y Amelia Corbitt.

El élder Ahmad S. Corbitt nació en Filadelfia, Pensilvania. Fue sostenido como Setenta Autoridad General en la conferencia general de abril de 2023. | Gráfico de Church News

Se crió entre viviendas subsidiadas y casas adosadas de Filadelfia y le reconoce, principalmente, las impresiones espirituales de su madre y su constante y fuerte influencia para guiar a su familia.       

El joven Ahmad y su familia rendían culto con la Nación del Islam, y más tarde fue bautizado como protestante. Después de que su familia se trasladó a Nueva Jersey, su madre invitó a la casa a los misioneros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.   

El élder Corbitt recuerda dos cosas de cuando entró a la capilla de los Santos de los Últimos Días: una hermana mayor de raza blanca, con una sonrisa sincera y cariñosa los saludó en la puerta principal y, al estar sentado en la capilla, se sintió lleno de “una sensación de haber vuelto a casa”.

El día que cumplió los 18 años, Ahmad se unió a la Iglesia, siguiendo a su madre y a algunos de sus hermanos. Su padrastro se bautizó al año siguiente. 

Después de asistir al Ricks College in Rexburg, Idaho, y de servir en la Misión Puerto Rico San Juan de 1982 a 1984, conoció a Jayne Joslin durante un viaje al templo de los jóvenes adultos solteros. 

Ella creció en Nueva Jersey, en una familia con tres hijas. Conoció La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días mientras estudiaba educación especial en el Glassboro State College, actualmente la Universidad Rowan.

El élder Ahmad S. Corbitt, Setenta Autoridad General, y su esposa, la hermana Jayne Corbitt, posan para fotografías en el edificio de las Oficinas de la Iglesia en Salt Lake City el lunes 3 de abril de 2023. | Scott G Winterton, Deseret News

Su hermana mayor se había unido a la Iglesia 10 años antes, y se había mudado a California después de bautizarse. “Era un gran ejemplo”, dijo ella.  

Jayne y una de sus amistades comenzaron a reunirse con los misioneros y se unieron a la Iglesia cuatro meses después; más tarde, ella se fue a vivir con su hermana a California.

“Y entonces, decidí salir a una misión desde allí, y volví al este, a la Misión Washington DC”, dijo. Su madre, quien se uniría a la Iglesia más adelante, todavía vivía en Nueva Jersey, y Jayne fue allí después de su relevo.

Fue en ese viaje al Templo de Washington D. C. que se hicieron amigos — pasaron varias horas juntos en el auto. 

La pareja se casó el 24 de agosto de 1985 en ese mismo templo y tiene seis hijos, todos criados en Nueva Jersey. 

Con respecto a su esposo y el nuevo llamamiento dice que, “He visto 40 años de preparación”.

Su otra hermana nunca se unió a la Iglesia. Sin embargo, ella y la hermana mayor se están preparando para hacer la obra vicaria por su tercera hermana y ser selladas como familia. Este sellamiento será el primero que realizará el élder Corbitt.   

El élder Corbitt se graduó en la Universidad Richard Stockton de Nueva Jersey y en la Facultad de Derecho de la Universidad Rutgers. Sirvió como sumo consejero, consejero de dos presidencias de estaca, presidente de estaca y presidente de la Misión República Dominicana Santo Domingo Este.

Seguir al profeta

El élder Corbitt trabajó como abogado litigante, en relaciones públicas y gubernamentales, como director de la Oficina de Asuntos Públicos e Internacionales de la Iglesia en Nueva York y como Especialista Misional de Área ayudando a otros líderes de misión.

Mientras trabajó para la Iglesia, también se le asignó ayudar a organizar lo que se convertiría en “Sed uno” (en inglés), la celebración patrocinada por la Primera Presidencia y que se llevó a cabo en junio de 2018 para conmemorar el 40 aniversario de la revelación de 1978 la cual permitió que hombres de todas las razas fueran ordenados al sacerdocio.

“Se convirtió en esta increíble celebración de unidad y armonía liderada por la visión y el espíritu proféticos y el Señor simplemente la bendijo, y ayudó a unificar la Iglesia de maneras importantes”, dijo el élder Corbitt.

El presidente Russell M. Nelson de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días camina hacia una conferencia de prensa con Leon Russell, presidente nacional de la junta directiva de la NAACP, en el edificio de administración de la Iglesia en Salt Lake City el jueves 17 de mayo de 2018 . | Ravell Call, Deseret News

El élder Corbitt también ayudó a que los líderes de la Iglesia se reunieran con los de la organización NAACP (National Association for the Advancement of Colored People) en mayo de 2018 (en inglés). En aquel momento, los líderes pidieron “a las personas de esta nación y, de hecho, del mundo entero, que demostraran mayor civismo, armonía racial y ética y respeto mutuo”.     

El élder Corbitt dijo: “Lo que comenzó es un maravilloso reflejo del tipo de hermandad y unidad que la Primera Presidencia desea para todos los hijos de Dios”.    

El élder Corbitt ha comprobado cómo el seguir al Profeta ha resultado en grandes bendiciones; y también vio las consecuencias de ignorar las palabras y advertencias del Profeta cuando, un par de años después, las tensiones raciales llevaron a la violencia,.   

“Si nosotros, como el pueblo del convenio, seguimos su consejo [el consejo de ser pacificadores que dio el presidente Nelson en la sesión del domingo por la mañana de la conferencia general], podemos guiar a la nación y al mundo en cómo ser hermanos y hermanas y así cumplir esa visión profética que el Señor acaba de declarar al mundo, por medio de su portavoz, el presidente Russell M. Nelson”, dijo el élder Corbitt. 

Acerca del élder Ahmad S. Corbitt 

Familia: Nació en Filadelfia, Pensilvania, el 16 de agosto de 1962; hijo de James Earl Corbitt y Amelia Corbitt; su madre después se casó con Henry Branford Campbell. Contrajo matrimonio con Jayne Joslin el 24 de agosto de 1985, en el Templo de Washington D.C. Tienen seis hijos.

Educación: Recibió una licenciatura en sociología de la Universidad Richard Stockton de Nueva Jersey y se graduó de la Facultad de Derecho de la Universidad Rutgers.

Empleo: Trabajó como abogado litigante, en relaciones públicas y gubernamentales, como director de la Oficina de Asuntos Públicos e Internacionales de la Iglesia en Nueva York y como Especialista Misional de Área ayudando a otros líderes de misión.

Servicio en la Iglesia: Fue presidente de estaca y consejero, sumo consejero, presidente de la Misión República Dominicana Santo Domingo Este (de 2014 a 2017), misionero de tiempo completo en la Misión Puerto Rico San Juan (de 1982 a 1984). Estaba sirviendo como primero consejero de presidencia general de los Hombres Jóvenes cuando recibió su llamamiento.

HISTORIAS RELACIONADAS
Conozca a las 5 nuevas autoridades generales de la Iglesia
Conozca a la nueva presidencia general de las Mujeres Jóvenes
Conozca al nuevo consejero de la presidencia general de Hombres Jóvenes
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.