Menú

La Navidad es una época para ‘restar importancia a las diferencias’, dice el presidente Oaks

Por qué se hizo el anuncio del niño Jesús a tres grupos diferentes, “los muy humildes, los muy santos y los muy sabios”

La vida del Salvador Jesucristo “fue y es la mejor vida jamás vivida”, declaró el presidente Dallin H. Oaks durante el devocional de Navidad de la Primera Presidencia el domingo, 4 de diciembre.

“Millones han dado su vida y, lo que es más importante, millones han modelado su vida según el Señor Dios de Israel, Jehová, Jesucristo, nuestro Salvador”, dijo el presidente Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia.

A lo largo de la historia, los profetas han declarado las verdades de Su expiación, Su misión, Sus enseñanzas y Su mandato de amar y servir a Dios y a los demás. “Repetidas a través de los tiempos, estas declaraciones son el mensaje más importante de toda la eternidad”, dijo él.

“Para aquellos que siguen a Cristo, estas declaraciones no deben ser revisadas. Deben ser renovadas en cada una de nuestras vidas”.

Al concluir una velada enfocada en recibir el don de Cristo, compartir Su luz y buscarlo en tiempos de incertidumbre, el presidente Oaks habló del anuncio del nacimiento de Cristo e invitó a todos a sumarse al testimonio de este evento sagrado amándose unos a otros.

“La Navidad es un tiempo para recordar que todos somos hijos de un Padre Celestial, que dio a su Hijo Unigénito para que todos fueran redimidos de la muerte, y quien ha ofrecido las bendiciones de salvación y exaltación a toda la humanidad en las mismas condiciones”, dijo él.

‘Los más humildes’

El anuncio divino del nacimiento del niño Jesús incluye “un propósito y un símbolo importante”, enseñó el presidente Oaks. Los relatos del Nuevo Testamento revelan que los anuncios se hicieron a tres grupos, cada uno con características diferentes.

“Los que recibieron el anuncio celestial del nacimiento fueron los muy humildes, los muy santos y los muy sabios”, dijo él.

Primero, a los pastores en las colinas cercanas a Belén, un ángel y un coro celestial proclamaron, “nuevas de gran gozo, que serán para todo el pueblo… un Salvador, que es Cristo el Señor” (Lucas 2:10-11).

“Los pastores probablemente fueron elegidos para recibir estas buenas nuevas porque eran mansos y humildes”, dijo el presidente Oaks. “Por lo tanto, fueron excepcionalmente receptivos al mensaje del cielo, que verificaron visitando al recién nacido. Entonces, informan las Escrituras, ‘dieron a conocer lo que se les había dicho acerca del niño’” (Lucas 2:17).

‘Los más santos’

El segundo anuncio del nacimiento del Mesías fue en el templo de Jerusalén a Simeón y Ana, “dos santos obreros cuyas vidas piadosas los calificaron para recibir el testimonio del Espíritu Santo”, dijo el presidente Oaks.

“Cuando María y José llevaron al niño Jesús al templo para el sacrificio prescrito para los primogénitos, Simeón y Ana dieron testimonio de que Él era el Mesías”.

Lucas registra que Simeón tomó al niño en sus brazos y bendijo a Dios por permitirle ver “tu salvación”, una “luz para revelación a los gentiles y gloria de tu pueblo Israel”. Y Ana, “una profetisa”, “llegando en la misma hora, daba gracias al Señor, y hablaba del niño a todos los que esperaban la redención en Jerusalén” (véase Lucas 2:22-38).

‘Los más sabios’

Un tercer grupo también se enteró de Su nacimiento: los reyes magos. “Unos magos vinieron del oriente a Jerusalén, diciendo: ¿Dónde está el Rey de los judíos que ha nacido? porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarlo” (Mateo 2:1-2).

“A partir de su pregunta, no podemos dudar de que fueron guiados por el Señor para Sus propósitos sagrados. … Estos magos eran de otra tierra y cultura, por lo que un testimonio para ellos era un recordatorio de que el Mesías había nacido para todas las personas”, dijo el presidente Oaks.

“¿No es interesante que el milagroso acontecimiento del nacimiento de Cristo y algo del significado de ese acontecimiento se diera a conocer solo a los más humildes, a los más santos y a los más sabios?”

El fallecido élder James E. Talmage, del Cuórum de los Doce Apóstoles, escribió en “Jesús el Cristo”: “Ciertamente Dios levantó testigos de sí mismo para hacer frente a toda clase y condición de hombres: el testimonio de los ángeles para los pobres y los afligidos; el testimonio de los sabios para el rey altivo y los sacerdotes orgullosos de Judea”.

“Recordando a Simeón y Anna”, el presidente Oaks dijo, “debemos decidir ser parte del [segundo] grupo, los más santos, y agregar nuestro testimonio del sagrado nacimiento y su propósito en esta temporada navideña”.

La Navidad: Un tiempo para ‘restar importancia a las diferencias’

La Navidad despierta el deseo de ir más allá de los lazos normales de amor y amistad, dijo el presidente Oaks, señalando que la proclamación “en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres” no se limita a los seres queridos, sino que también incluye a amigos circunstanciales, a los extraños e incluso a los enemigos.

“La Navidad también es un tiempo para perdonar, un tiempo para sanar viejas heridas y restaurar relaciones que se han deteriorado.

“La Navidad es una época para eliminar la arrogancia y la provocación, para suprimir las críticas, para practicar la paciencia y restar importancia a las diferencias entre las personas. Debemos extender un compañerismo sincero a todas las personas. ns, los que son y los que no son de nuestra fe…

“Como seguidores de Cristo”, continuó el presidente Oaks, “debemos ser los más amables y considerados de todas las personas en cualquier lugar. Debemos enseñar a nuestros hijos a ser amables y considerados con todos. Debemos evitar los tipos de asociaciones y actividades que comprometen nuestra conducta o debilitan nuestra fe y adoración.

“Pero ese tipo de exclusividad no debe aislarnos de las numerosas asociaciones y actividades que involucran esfuerzos cooperativos en el amplio campo de los intereses comunes que incluyen a personas de todas las tendencias: creyentes y no creyentes”.

El fallecido presidente Thomas S. Monson, 16° presidente de la Iglesia, enseñó: “Los pastores de la antigüedad buscaban al niño Jesús. Pero nosotros buscamos a Jesús el Cristo, nuestro Hermano Mayor, nuestro Mediador con el Padre, nuestro Redentor, el Autor de nuestra salvación; Aquel que estaba en el principio con el Padre; Aquel que tomó sobre sí los pecados del mundo y voluntariamente murió para que pudiéramos vivir para siempre. Este es el Jesús que buscamos”.

Con el don del Espíritu Santo, cuya misión es testificar del Padre y del Hijo, “los Santos de los Últimos Días están especialmente calificados para celebrar el mensaje salvador de Jesucristo durante todo el año”, dijo el presidente Oaks.

Él concluyó leyendo Doctrina y Convenios 76:41-43: “[Él] vino al mundo, sí, Jesús, para ser crucificado por el mundo, y para llevar los pecados del mundo, y para santificarlo y limpiarlo de toda iniquidad;

“Para que por medio de él fuesen salvos todos aquellos a quienes el Padre había puesto en su poder y había hecho mediante él hizo; y él glorifica al Padre, y salva todas las obras de sus manos…”.

Citando el tercer Artículo de Fe, el presidente Oaks testificó: “Por lo tanto, en Su Iglesia restaurada declaramos ‘que, por la expiación de Cristo, todo el género humano puede salvarse, mediante la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio’”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Vea todo lo que sucederá en línea y en persona en RootsTech 2024, la conferencia de historia familiar más grande del mundo.

El concierto “Himig ng Pag-asa” del Coro y la Orquesta del Tabernáculo en el Mall of Asia Arena durante la gira por Filipinas contó con la participación de Lea Salonga, Ysabella Cuevas, Suzi Entrata-Abrera y Paolo Abrera. Los miembros de la audiencia lo llamaron una oportunidad “única en la vida”.

Las experiencias compartidas crean "la pertenencia a una comunidad global de hermanas de la Sociedad de Socorro", dijo la presidenta Camille N. Johnson.

Anuncios de nuevas estacas y reorganizadas en todo el mundo.

Lo que dicen las cantantes Lea Salonga e Ysabelle Cuevas y las personalidades de televisión Suzi Entrata-Abrera y Paolo Abrera sobre su presentación con el Coro del Tabernáculo en el MoA Arena esta semana. Además, cómo ver en vivo el concierto del miércoles.

El ministerio de nueve días del élder Neil L. Andersen en Filipinas incluyó un recorrido por el Templo de Alabang Filipinas con jóvenes, distribución de sillas de ruedas, celebraciones de donaciones de Ilumina el Mundo y reuniones con miembros y misioneros.