Menú

‘Sigan adelante para bendecir a las personas del mundo’, invita el élder Paul V. Johnson a los estudiantes de BYU

Los jóvenes adultos, que nacieron no hace mucho tiempo, ‘ahora están listos para corregir errores, hacer la obra de Dios, predicar la verdad y hacer una diferencia en el mundo’

El predicador bautista inglés Frank W. Boreham hizo una observación sobre el año 1809.

Una de las Guerras Napoleónicas, la Guerra de la Quinta Coalición, asolaba Europa Central y los Países Bajos. Se libraron grandes batallas que captaron la atención mundial. ¿Y quiénes fueron los grandes héroes de 1809?

Los bebés. En el año 1809 nacieron personajes legendarios como Oliver Wendell Holmes, Abraham Lincoln, Alfred Tennyson, Frederic Chopin y Elizabeth Barrett Browning.

“¿[Cuál] de las batallas de 1809 importó más que los bebés de 1809?” Boreham escribió. “Nos imaginamos que Dios solo puede dirigir Su mundo con grandes batallones... cuando todo el tiempo lo está haciendo con hermosos bebés. ... Cuando se quiere corregir un error, o se quiere hacer una obra, o predicar una verdad, o abrir un continente, Dios envía un bebé al mundo para hacerlo”.

El élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. | Brooklynn Kelson, BYU Photo

Después de citar lo anterior, el élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, les dijo a los estudiantes de BYU reunidos para un devocional, “Ustedes son esos hermosos bebés que nacieron no hace mucho y ahora están listos para corregir errores, hacer la obra de Dios, predicar la verdad y hacer una diferencia en el mundo”.

Hablando en el Marriott Center en el campus de BYU en Provo, Utah, el 13 de marzo, el élder Johnson preguntó, “Entonces, ustedes, los hermosos bebés de hace algunos años, ¿cómo seguirán adelante para bendecir a la gente del mundo?”.

Varias personas en la audiencia se convertirán en líderes en ciencia, medicina, educación, gobierno, artes y otros campos. La mayoría no serán famosos ni prominentes, “pero tendrán amplias oportunidades de hacer una diferencia en el mundo y ser instrumentos que el Señor puede usar en Su obra”, dijo el élder Johnson.

El mayor impacto que podemos tener proviene de seguir adelante con fe, como guardar los convenios, someterse a la voluntad del Señor y dejar que Dios prevalezca, dijo el élder Johnson.

Los estudiantes escuchan mientras el élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. | Brooklynn Kelson, BYU Photo

Innumerables personas que hacen precisamente eso han cambiado el curso de la historia, dijo. Por ejemplo, un pequeño grupo de personas salvó a los nefitas durante un tiempo precario de guerra. “No sabemos el nombre de ninguno de estos individuos que salvaron a la nación, pero los conocemos como las madres de los jóvenes guerreros que enseñaron a sus hijos tan bien que sus hijos recibieron una intervención y protección milagrosas cuando lucharon”, dijo el élder Johnson.

“Piense en los fieles miembros comunes y corrientes de la Iglesia que guardan sus convenios, siguen la dirección del Señor, aman a los demás y bendicen innumerables vidas. Individualmente no son muy conocidos en el mundo, pero su influencia es inmensa. Este grupo lleva la mayor parte del trabajo pesado en la parte mortal de la vasta obra del Señor”.

Nuestros antepasados se encuentran entre esas personas fieles y sin nombre que cambian el curso de la historia y bendicen innumerables vidas. El élder Johnson habló de los padres de su madre, ambos inmigrantes suizos de los Estados Unidos y conversos de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Su abuela, Amalie, escribió que el nacimiento de su tercera hija, Winifred, fue un golpe terrible. Winifred eventualmente sería la madre del élder Johnson. Amalie explicó, “Fue un golpe terrible para nosotros porque queríamos criar al menos seis hombres para que fueran misioneros y pagaran lo que los misioneros habían hecho por nosotros”.

El élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. En la pantalla del proyector detrás de él hay una foto de su abuela Amalie Hollenweger Amacher. | Brooklynn Kelson, BYU Photo

Lo que Amalie no podía saber era que Winifred tendría ocho hijos propios — seis de ellos hombres — 55 nietos y 190 bisnietos. Siete hijos, 35 nietos y 12 bisnietos servirían como misioneros. “Mis abuelos querían misioneros y acabaron teniendo muchos a través de mi madre”, explicó el élder Johnson. “Mi madre fue uno de los hermosos bebés que Dios envió para ayudar a bendecir al mundo”.

El esfuerzo por criar a los niños en el amor y la rectitud a menudo está detrás de escena, no es glamoroso, sino heroico y vital para la obra del Señor, dijo.

“Ustedes, que tendrán la oportunidad de casarse y tener hijos, encontrarán que criar a sus propios hijos es un desafío, pero confío en que encontrarán formas eternamente significativas de ayudar a preparar a estos bebés que nacen en sus hogares para su importante labor”, dijo el élder Johnson.

El élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. | Brooklynn Kelson, BYU Photo

Cada generación enfrenta sus propios desafíos, y las generaciones de hoy no son diferentes. Dijo que, a pesar de esos desafíos, cada persona puede cumplir su destino divino y hacer la obra que el Señor quiere que haga.

“Podemos optar por caminar en la fe incluso en tiempos muy difíciles cuando parece difícil ver cómo van a salir las cosas, especialmente cuando las cosas no salen de acuerdo con nuestros pensamientos, planes y deseos”, dijo el élder Johnson. “Pero es la obra de Dios, y si lo seguimos, podremos bendecir a otros y recibir bendiciones en nuestra propia vida. Ponemos nuestros esfuerzos en el altar y permitimos que el Señor haga lo que quiera con ellos. Al hacerlo, Él nos cambia y nos ayuda a cumplir nuestra misión y nuestro destino”.

Someter nuestra voluntad a la de Dios es la prueba final y más difícil a la que nos enfrentaremos en la vida. El Salvador, que bebió la amarga copa que el Padre le dio, tuvo la tarea más desafiante de expiar los pecados del mundo. Sin embargo, estuvo dispuesto y, por eso, Su expiación bendice a cada persona y hace posible que regresen al Padre Celestial.

Había que corregir errores, hacer obras y predicar verdades. Y Dios envió un bebé al mundo para hacerlo, escribió Boreham. “Por eso, hace mucho, mucho tiempo, nació un niño en Belén”.

El élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. | Brooklynn Kelson, BYU Photo

Para concluir, el élder Johnson invitó a los estudiantes — bebés nacidos no hace mucho tiempo que ahora están listos para bendecir al mundo — a permanecer cerca del Señor para que, con Su ayuda, puedan desarrollar todo su potencial. “Sé que tienen los dones necesarios para hacer la diferencia, para bendecir a muchas personas y lograr cosas fundamentales para el Reino”, dijo. “Pero mi confianza en el futuro y en ustedes es gracias a Él.

“Gracias a Él, tendrán la inspiración, el poder y el camino para bendecir a otros y lograr cosas más allá de lo que les permitirían sus habilidades innatas. Gracias a Él, serán instrumentos poderosos que Él utilizará para dar forma al futuro. Gracias a Él, tendrán acceso a las bendiciones eternas que desean”.

Los estudiantes escuchan mientras el élder Paul V. Johnson, de la Presidencia de los Setenta, habla durante un devocional en el campus de BYU el 14 de marzo de 2023. | Brooklynn Kelson, BYU Photo
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Vea todo lo que sucederá en línea y en persona en RootsTech 2024, la conferencia de historia familiar más grande del mundo.

El concierto “Himig ng Pag-asa” del Coro y la Orquesta del Tabernáculo en el Mall of Asia Arena durante la gira por Filipinas contó con la participación de Lea Salonga, Ysabella Cuevas, Suzi Entrata-Abrera y Paolo Abrera. Los miembros de la audiencia lo llamaron una oportunidad “única en la vida”.

Las experiencias compartidas crean "la pertenencia a una comunidad global de hermanas de la Sociedad de Socorro", dijo la presidenta Camille N. Johnson.

Anuncios de nuevas estacas y reorganizadas en todo el mundo.

Lo que dicen las cantantes Lea Salonga e Ysabelle Cuevas y las personalidades de televisión Suzi Entrata-Abrera y Paolo Abrera sobre su presentación con el Coro del Tabernáculo en el MoA Arena esta semana. Además, cómo ver en vivo el concierto del miércoles.

El ministerio de nueve días del élder Neil L. Andersen en Filipinas incluyó un recorrido por el Templo de Alabang Filipinas con jóvenes, distribución de sillas de ruedas, celebraciones de donaciones de Ilumina el Mundo y reuniones con miembros y misioneros.