Menú

El presidente Nelson y líderes de la Iglesia testifican del Salvador en la Pascua

El domingo de Pascua por la mañana, el presidente Russell M. Nelson compartió cómo sus pensamientos han permanecido en algunas de las últimas palabras del Salvador durante su ministerio terrenal: “Padre, perdónalos; porque no saben lo que hacen” (Lucas 23:34).

Jesucristo, mientras estaba en la cruz, le pidió a su Padre que perdonara a quienes lo atormentaban.

“Él practicó lo que había predicado. Nos enseñó a amar a nuestros enemigos, a hacer el bien a los que nos aborrecen e incluso a orar por aquellos que nos ultrajan”, compartió el presidente Nelson. “Cada Pascua de Resurrección, nos regocijamos en la resurrección del Salvador Jesucristo, el epítome del perdón”.

Él invita: “Mis queridos amigos, los invito a considerar con espíritu de oración si hay alguien a quien deberían perdonar o alguien de quien deberían buscar el perdón”.

Lea más: Mensaje de Pascua de la Primera Presidencia 2022 — ‘Ha resucitado’

Muchos otros líderes de la Iglesia también compartieron sus testimonios del Salvador y Su resurrección en publicaciones de redes sociales el domingo de Pascua, 17 de abril de 2022.

El presidente M. Russell Ballard, presidente en funciones del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió cómo la resurrección brinda esperanza.

“La resurrección de nuestro Salvador, Jesucristo, nos da a mí y a todos los que creen en Su nombre esperanza eterna a pesar de los desafíos que afrontamos en la vida”, escribió.

El élder Jeffrey R. Holland, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió un video sobre una perspectiva de los relatos bíblicos de Pascua de Juan y Mateo que encontró recientemente — sobre cómo la gente corrió y se apresuró a compartir la noticia de que Jesucristo ha resucitado.

“En este fin de semana de #Pascua, vale la pena correr para decirle al mundo que Jesucristo ha resucitado”, escribió.

Lea más: El mensaje del élder Holland para los Santos de los Últimos Días en Pascua, y todos los días del año

El élder Dieter F. Uchtdorf, del Cuórum de los Doce Apóstoles, señaló cómo la Pascua cambió la vida de todos los hijos de Dios.

“Mi corazón se aflige por la dolorosa soledad y los miedos abrumadores que quizás estén experimentando en este momento. Sin embargo, gracias al sacrificio de nuestro amado Redentor, la muerte no tiene aguijón, el sepulcro no tiene victoria, los errores se rectificarán y Satanás no tiene poder duradero”.

El élder David A. Bednar, del Cuórum de los Doce Apóstoles, publicó: “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá” (Juan 11:25).

El élder Quentin L. Cook, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió las bendiciones de seguir el ejemplo del Salvador.

“Jesucristo dio Su vida como una Expiación vicaria, venciendo la muerte y brindando redención a toda la humanidad. Les prometo que el seguir Su luz y ejemplo nos brindará más gozo, felicidad y paz en esta vida que cualquier otra cosa”.

El élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, también compartió su testimonio de la resurrección del Salvador en un video breve (en inglés).

“Sin la Resurrección de Jesucristo, no tendríamos esperanza — pero con ella, tenemos toda esperanza. ¡Que tengan una maravillosa #Pascua!”

En Arizona, después de un devocional con el elenco del Desfile de Pascua de Mesa, el élder Ronald A. Rasband, del Cuórum de los Doce Apóstoles, caminaba por la puerta de la capilla, miró dos veces y preguntó: “¿Eres Jesús?” a un miembro del reparto.

“¡En realidad fue un gran momento para mí! ¿Qué sentirías si vieras al Salvador? ¿Actuarías diferente?”

Traducción de la publicación:

Tuvimos un maravilloso devocional con el elenco antes del Desfile de Pascua de Mesa. Cuando nos fuimos, caminando por la puerta de la capilla, hice una doble toma y di un paso atrás, entrando de nuevo, para preguntar: “¿Eres Jesús?”

“¡En realidad fue un gran momento para mí! ¿Qué sentirías si vieras al Salvador? ¿Actuarías diferente?”

El asombro y la alegría me consumieron al verlo en medio de la multitud en la entrada. Se destacó de una manera tranquila y gentil. Creo que fue elegido bien.

El desfile describió magníficamente la vida y los milagros del Salvador y, por supuesto, Su muerte y Resurrección.

Estuve llorando gran parte de eso, imaginando los hechos reales representados.

¡Somos muy bendecidos de tener el evangelio y saber de Él y el plan de felicidad! ¡Espero que cada uno de ustedes tenga un tierno momento de gratitud en oración este fin de semana!

¡Los amo! Feliz Pascua!

El élder Gerrit W. Gong, del Cuórum de los Doce Apóstoles, señaló la promesa de la Pascua de que “en todas nuestras generaciones, Jesucristo sana a los quebrantados de corazón; libera a los cautivos; pone en libertad a los quebrantados”.

El élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, señaló que, en la Pascua, las personas “recordamos el sacrificio y el amor del Salvador y los dones que Él nos da. Sin embargo, recordar todo lo que Él ha hecho no debe limitarse solo a este día; debemos ‘recordarle siempre’”.

La presidenta Jean B. Bingham, presidenta general de la Sociedad de Socorro, compartió la invitación a “mirar hacia la luz”.

“Gracias a Él, testifico que en medio de nuestras tormentas, hay una luz brillante que muestra el camino. Jesús declaró: ‘Soy la luz que brilla en las tinieblas’ (Doctrina y Convenios 6:21). Se nos garantiza seguridad cuando ponemos la mira en Su luz y mantenemos la integridad de nuestros convenios del templo”, escribió.

La hermana Sharon Eubank, primera consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, preguntó cómo habría sido esa mañana de Pascua en la tumba.

“Jesucristo resucitó. Nosotros también resucitaremos. La certeza de la resurrección hace una gran diferencia para mí en la forma en que veo el mundo y las cosas que elijo hacer”, escribió. “Las mujeres que han hecho convenios pueden unirse a María Magdalena como testigos”.

Traducción de la publicación:

¿Alguna vez has imaginado esa mañana de Pascua, justo antes del amanecer, cuando Jesús entró en la tumba? En el capítulo 20 de Juan se describe cómo se dobló el pañuelo que había estado alrededor de Su cabeza y se colocó de un lado. Cuando el cuerpo estuvo listo para Él, me imagino que el espíritu de Jesús entró en él. Y luego, la piedra pesada fue removida y Jesús salió caminando de la tumba, “las primicias de los que durmieron”. Los límites de la muerte y el infierno dejaron de tener poder en esta tierra. Ahora había un ejemplo vivo y físico de esas promesas bíblicas de que los muertos resucitarían.

Por supuesto, era difícil de comprender mentalmente. María Magdalena, llena de dolor en el jardín, no podía creerlo al principio, pero cuando Jesús pronunció su nombre y ella extendió la mano para abrazarlo, ella lo reconoció. Ella sabía lo que significaba la resurrección. María Magdalena fue la primera testigo mortal en testificar: Ha resucitado.

Si nosotros como cristianos no creemos que Jesús resucitó y nos brinda la resurrección a todos nosotros, entonces vivimos en un mundo muerto. Las cosas mueren y no reviven. Niños muertos, sueños muertos, relaciones muertas. María es la primera en una nube de testigos en decir con confianza que la muerte que define nuestro tiempo en la mortalidad y se siente tan permanente es en realidad solo temporal.

Jesucristo resucitó. Nosotros también resucitaremos. La certeza de la resurrección hace una gran diferencia para mí en la forma en que veo el mundo y las cosas que elijo hacer. Las mujeres que han hecho convenios pueden unirse a María Magdalena como testigos. Hay vida después de la muerte, y el tipo de vida que obtenemos después de la muerte depende de las decisiones que tomemos ahora.

Obra de arte: "Él no está aquí", utilizada con permiso del artista, Walter Rane.

La presidenta general de la Primaria, Camille N. Johnson, compartió cómo el Salvador es una fuente de gozo.

“El gozo es nuestro gracias a un amoroso Padre Celestial y Su Amado Hijo, Jesucristo”, escribió. “Testifico del gozo que se recibe, incluso en circunstancias difíciles, cuando hacemos del Salvador el centro de nuestra vida”.

Traducción de la publicación:

¿Cuál es la fuente de alegría en la tierra? En este domingo de Pascua, mis pensamientos se dirigen a nuestro Salvador Jesucristo, quien es la fuente de gozo permanente. La vida no estaba destinada a ser fácil. ¡Pero gracias a nuestro Salvador Jesucristo, puede ser gozoso!

Hay poder en tener gozo, en cantar alabanzas a Su nombre y en ofrecer oraciones de gratitud a nuestro Padre Celestial. Nos animan nuestros testimonios individuales y colectivos de que estamos unidos al Salvador por medio de convenios y ordenanzas. ¡Jesucristo es la fuente de nuestro gozo!

Por supuesto, los fieles no están exentos de la adversidad, pero podemos encontrar gozo en nuestra tribulación cuando centramos nuestra vida en Jesucristo. Como enseñó nuestro profeta, el presidente Russell M. Nelson: “el gozo que sentimos tiene poco que ver con las circunstancias de nuestra vida, y tiene todo que ver con el enfoque de nuestra vida. Si centramos nuestra vida en el Plan de Salvación de Dios, el cual nos acaba de enseñar el presidente Thomas S. Monson, y en Jesucristo y Su Evangelio, podemos sentir gozo independientemente de lo que esté sucediendo —o no esté sucediendo— en nuestra vida. El gozo proviene de Él,” (conferencia general, octubre de 2016).

Los hombres y las mujeres están destinados a tener gozo, y el gozo es posible porque el Salvador, el Mesías, nos ha redimido y liberado. El gozo es nuestro gracias a un amoroso Padre Celestial y Su Amado Hijo, Jesucristo. Testifico del gozo que se recibe, incluso en circunstancias difíciles, cuando hacemos del Salvador el centro de nuestra vida.

La hermana Amy A. Wright, segunda consejera de la presidencia general de la Primaria, simplemente compartió un pasaje de las Escrituras: “‘¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón?’ — 1 Corintios 15:55”.

Varias líderes, incluida la presidenta de las Mujeres Jóvenes, Bonnie H. Cordon; la hermana Michelle D. Craig, primera consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes; La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, y la hermana Susan H. Porter, primera consejera de la presidencia general de la Primaria, compartieron sus testimonios en las publicaciones de Pascua a principios de la semana. Mire sus publicaciones aquí (en inglés).

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.