Menú

Obispo Gérald Caussé: El poder sustentador de la fe en tiempos de crisis

El entonces élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla con hermanas misioneras que ofrecen servicio a las víctimas del huracán Harvey en Houston, Texas. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Dos de los niños de la Familia Vermillion parados en la calle inundada de su vecindario en Cypress, Texas, después de que un tornado dañó su casa. Crédito: Cortesía de Bethany Vermillion
El entonces élder M. Russell Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles, habla con misioneros que ofrecen servicio a las víctimas del huracán Harvey en Houston, Texas. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
The LDS Houston Texas Temple is surrounded by water after Tropical Storm Harvey in Houston on Wednesday, Aug. 30, 2017. Crédito: Jeffrey D. Allred
2010-22 018 2010-21 Bishop Gérald Caussé Devotional October 13, 2020 Photo by Madeline Mortensen/BYU Copyright Brigham Young University 2020 All Rights Reserved2010-22 018 October 13, 2020 Photography by Madeline Mortensen/BYU Copyright Brigham Young University 2020 All Rights Reserved2010-22 018 2010-16 Sunset Student Studying Photo by Madeline Mortensen/BYU Photo Copyright Brigham Young University 2020 All Rights Reserved Crédito: Madeline Mortensen/BYU
Presiding Bishop Gérald Caussé and Bishop W. Christopher Waddell of the Presiding Bishopric tour Church-owned Beehive Clothing plant in Salt Lake City, Utah, where surgical gowns are being sewn during the COVID-19 pandemic on Friday, May 15, 2020. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Presiding Bishop Gérald Caussé watches an employee at Beehive Clothing in Salt Lake City sew a surgical gown on Friday, May 15, 2020. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Nota del Editor: Esta historia aparece en la edición de marzo de la revista Deseret Magazine (en inglés) y fue traducida por el equipo de traducción de Church News.

Trate de imaginar 9 millones de kilos de alimentos como frijoles, pasta, queso, papas — todo empacado en paletas gigantescas.

Es difícil imaginar algo tan vasto, incluso para una persona como yo, que se dedicó a la distribución de alimentos. Pero allí estaba todo en almacenes, instalaciones de almacenamiento y camiones, movilizándose para ayudar a las personas durante los primeros meses de la pandemia de COVID-19.

A medida que continuaron las necesidades, también lo hizo la respuesta global de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, que abarcó 155 países y finalmente se convirtió en el mayor esfuerzo humanitario individual en la historia de la Iglesia. En total, la iglesia ha distribuido más de 68 millones de kilos de alimentos y productos básicos a las personas necesitadas durante la pandemia.

En el centro de la verdadera religión está el enfoque de cuidar a los demás, vestir a los desnudos, alimentar a los hambrientos y curar a los enfermos. Pero para las personas de fe la respuesta no debe quedar ahí.

El obispo presidente Gérald Caussé observa a un empleado de Beehive Clothing en Salt Lake City coser una bata quirúrgica el viernes 15 de mayo de 2020.
El obispo presidente Gérald Caussé observa a un empleado de Beehive Clothing en Salt Lake City coser una bata quirúrgica el viernes 15 de mayo de 2020. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

El destacado columnista del New York Times, David Brooks, documentó recientemente una serie de tendencias preocupantes en los Estados Unidos: los accidentes automovilísticos están aumentando debido a la conducción irresponsable; los reportes de altercados en aviones, en ciudades y hasta en escuelas van en aumento; las sobredosis de drogas y el abuso de sustancias están aumentando. Según Brooks, todo esto sucede a medida que las donaciones caritativas y la participación en organizaciones cívicas y religiosas siguen disminuyendo.

Él concluyó: “También debe haber algún problema espiritual o moral en el centro de esto”. Es de vital importancia ayudar a las comunidades a prepararse para las crisis y brindar asistencia temporal cuando ocurren desastres. Pero las personas de fe también entienden que no podemos vivir solo de pan y, en tiempos de necesidad, necesitamos sustento tanto espiritual como temporal.

En 2017, el huracán Harvey cobró la vida de 107 personas y causó daños a la propiedad estimados en $125 mil millones de dólares. Los niveles de agua subieron tanto en ciertas áreas que se necesitaron botes para rescatar a los residentes. Con las líneas de emergencia atascadas, un grupo de Santos de los Últimos Días y vecinos se reunieron en una capilla cercana con sus botes para comenzar a recoger a los residentes angustiados de Houston. Para el segundo día de los esfuerzos, unos 57 botes y más de 800 voluntarios estaban trabajando en el despacho improvisado.

Pero eso fue solo el comienzo del trabajo.

Cuando llegué con otros líderes de la iglesia, los niveles del agua habían disminuido y se estaban realizando esfuerzos de limpieza. Antes de que comenzara la limpieza un domingo por la mañana, rendimos culto juntos en la misma capilla que había servido como despacho improvisado del barco. La capilla estaba llena. Y también lo estaban docenas de capillas en Texas y Louisiana. Un total de unos 16 000 voluntarios Santos de los Últimos Días se reunieron en la región para participar en la limpieza de propiedades para evitar el moho y daños aún mayores. A las casas inundadas se les tuvo que quitar todo lo que estaba mojado, incluyendo alfombras, electrodomésticos, paneles de yeso y materiales de aislamiento. En la época, este tipo de trabajo podría llegar a costar hasta $20 mil dólares por hogar.

El Templo de Houston, Texas, está rodeado de agua después de la tormenta tropical Harvey en Houston el miércoles 30 de agosto de 2017.
El Templo de Houston, Texas, está rodeado de agua después de la tormenta tropical Harvey en Houston el miércoles 30 de agosto de 2017. | Crédito: Jeffrey D. Allred

Todos estábamos ansiosos por trabajar en nombre de los residentes que ya habían perdido tanto. Pero ese domingo por la mañana, primero oramos, cantamos himnos y adoramos. Luego, después del último “amén”, salimos y nos pusimos manos a la obra. En total, estos voluntarios pudieron desmantelar más de 16 mil hogares, proporcionando una mano de obra estimada en $320 millones de dólares.

Lo que sucedió en Houston y sus alrededores me recordó la respuesta espiritual y temporal después de otra inundación devastadora que ocurrió hace poco más de 45 años cuando un defecto en la represa Teton de Idaho provocó un colapso. Dos tercios de los ciudadanos que vivían en Rexburg quedaron repentinamente sin hogar debido a la inundación que siguió. Ricks College, ahora Brigham Young University-Idaho, terminó suministrando 400 mil comidas con la ayuda de la Iglesia. Afortunadamente, la escuela no estaba en sesión en ese momento, y los dormitorios universitarios se convirtieron en viviendas temporales para familias desplazadas.

Poco después del desastre, la gente de Rexburg comenzó a celebrar servicios religiosos nuevamente, a pesar de que no podían congregarse en las iglesias que se habían inundado. Cuando el gobernador de Idaho visitó Rexburg, les dijo a los ciudadanos: “En el estado de Idaho hemos sobrevivido a un desastre masivo. Y la supervivencia se ha logrado, en mi opinión, por la fuerza espiritual de la gente de este valle”.

El obispo presidente Gérald Caussé y el obispo W. Christopher Waddell del obispado presidente recorren la planta Beehive Clothing, propiedad de la Iglesia, en Salt Lake City, Utah, donde se cosen batas quirúrgicas durante la pandemia de COVID-19 el viernes 15 de mayo de 2020.
El obispo presidente Gérald Caussé y el obispo W. Christopher Waddell del obispado presidente recorren la planta Beehive Clothing, propiedad de la Iglesia, en Salt Lake City, Utah, donde se cosen batas quirúrgicas durante la pandemia de COVID-19 el viernes 15 de mayo de 2020. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En momentos de emergencia, tanto grandes como pequeños, la comida y el refugio son críticos, pero también lo es el poder sustentador que proviene de la fe en Dios.

Seguimos enfrentando los efectos de una pandemia mundial. Mantener la salud, la vida y los medios de subsistencia es, con razón, nuestro enfoque. Pero también debemos reconocer, como sugiere Brooks, el papel que juega la fe en el logro de esos objetivos. Los investigadores han encontrado consistentemente que la confianza en Dios y las prácticas religiosas o espirituales tienden a mejorar los resultados médicos de los pacientes en una variedad de contextos.

Afortunadamente, hay signos alentadores de que la fe está aumentando para algunos durante esta pandemia. Un estudio del Pew Research Center publicado el año pasado encontró que casi 3 de cada 10 estadounidenses (28%) dicen que su propia fe se fortaleció durante la pandemia, y solo el 4% dice que ahora es más débil. La fuerza espiritual renovada es necesaria para reconstruir vidas, familias y comunidades mucho después de que los esfuerzos de asistencia temporal hayan disminuido.

Mientras el mundo aún se estaba recuperando de una de las peores depresiones económicas de la historia moderna, el presidente de los Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, enfatizó el papel de la vitalidad espiritual en la reconstrucción de la nación: de la religión, un avivamiento que arrasaría los hogares de la nación y agitaría los corazones de hombres y mujeres de todas las religiones para reafirmar su creencia en Dios y su dedicación a su voluntad para ellos y para su mundo”.

Concluyó con una verdad que sigue siendo tan relevante en medio de una pandemia como lo fue durante los tiempos difíciles de la época de Roosevelt: “Dudo que haya algún problema, social, político o económico, que no se desvaneciera ante el fuego de tal despertar espiritual.”

Millones de kilos de alimentos alimentaron a personas hambrientas. Y todavía queda mucho más por proporcionar en términos de alimentos y suministros para satisfacer las necesidades de un mundo que sufre. Pero las Escrituras también nos enseñan acerca de un “pan de vida” espiritual, del cual todos anhelamos probar. Para las personas de fe, luchar contra los impactos de una pandemia también significará brindar lo mejor de este pan para ayudar a sanar a un mundo necesitado.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.