Menú

Incendio forestal en Colorado: Misioneros y miembros de la Iglesia a salvo

The remains of a home destroyed by a pair of wildfires is draped by nearly a foot of snow after a winter storm rolled over the intermountain West, Saturday, Jan. 1, 2022, in Superior, Colo. Officials say that 991 homes were destroyed in Boulder County and 127 more were damaged in the Marshall Fire. (AP Photo/David Zalubowski) Crédito: : David Zalubowski, Associated Press
Homes burn as a wildfire rips through a development near Rock Creek Village, Thursday, Dec. 30, 2021, near Broomfield, Colo. An estimated 580 homes, a hotel and a shopping center have burned and tens of thousands of people were evacuated in wind-fueled wildfires outside Denver, officials said Thursday evening. (AP Photo/David Zalubowski) Crédito: : David Zalubowski, Associated Press
Aubrey Spindle, de 15 años, tomó esta foto del humo que llenaba el cielo en su vecindario del condado de Boulder, Colorado, el jueves, 30 de diciembre de 2021. Crédito: Aubrey Spindle
Una vista desde la ventana de Collin Spindle, de 17 años, cuando el incendio Marshall creció rápidamente el 30 de diciembre de 2021. Crédito: Collin Spindle
La familia Spindle, Tom y Shayla están en el centro, rodeados por Bradly, Collin, Aubrey, Camden y Melody. Crédito: Tom Spindle
Esta es una foto que Tom Spindle le envió a su familia cuando estaban a salvo. Hay cenizas en su rostro y lleva la chaqueta de su esposa, lo único que pudo agarrar a tiempo antes de que salieran corriendo de la casa el 30 de diciembre de 2021. Crédito: Tom Spindle
Flames explode as wildfires burned near a small shopping center Thursday, Dec. 30, 2021, near Broomfield, Colo. Homes surrounding the Flatiron Crossing mall were being evacuated as wildfires raced through the grasslands as high winds raked the intermountain West. (AP Photo/David Zalubowski) Crédito: : David Zalubowski, Associated Press

Cerca de 500 miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se encontraban entre las 35.000 personas que se estima que tuvieron que evacuar sus hogares cuando un incendio forestal de rápido movimiento arrasó el condado de Boulder, Colorado, el jueves 30 de diciembre de 2021. Las autoridades de Colorado dicen que el incendio de 2.509 hectáreas destruyó 991 edificios, y hasta el sábado por la noche, tres personas seguían desaparecidas mientras caían 10 pulgadas de nieve sobre el paisaje carbonizado.

Todos los misioneros y miembros de la Iglesia fueron contabilizados y a salvo, y todos los edificios de la Iglesia estaban intactos, aunque al menos 11 casas pertenecientes a miembros fueron destruidas. Otras familias todavía estaban esperando confirmación sobre sus hogares, con casi 500 Santos de los Últimos Días entre los que se vieron obligados a evacuar, según las autoridades de la Iglesia en el área,

El élder S. Gifford Nielsen, Setenta Autoridad General y presidente del Área Norteamérica Central de la Iglesia, habló con Church News en nombre de la Presidencia del Área.

“Seguimos evaluando esta trágica y fluida situación. Nuestros corazones están enternecidos en este momento pensando en aquellos cuyas vidas han sido impactadas. Estamos ofreciendo nuestras oraciones por ellos y estamos listos para ayudar a medida que aprendamos más”, dijo el élder Nielsen. “Estamos muy agradecidos por la bondadosa respuesta de los líderes locales y miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días junto con los socorristas, otros amigos, vecinos y agencias locales en el área afectada que se han acercado para mostrar un amor semejante al de Cristo de una manera sin precedentes”.

El presidente Quinn P. Remund, de la Estaca Boulder, Colorado, dijo: “Nuestros corazones están apenados al saber que algunos miembros de la estaca perdieron sus hogares junto con muchos de nuestros vecinos de la comunidad. Estamos profundamente agradecidos de que todos nuestros miembros estén sanos y salvos. A lo largo de este trágico evento, los miembros se mantuvieron positivos y decididos, mientras buscaban ayudar a otros a su alrededor, incluso cuando ellos mismos han sido afectados directamente”.

Corriendo a un lugar seguridad

Aubrey Spindle, de 15 años, tomó esta foto del humo que llenaba el cielo en su vecindario del condado de Boulder, Colorado, el jueves, 30 de diciembre de 2021.
Aubrey Spindle, de 15 años, tomó esta foto del humo que llenaba el cielo en su vecindario del condado de Boulder, Colorado, el jueves, 30 de diciembre de 2021. | Crédito: Aubrey Spindle

La familia Spindle, en el Barrio Boulder, pensó que las nubes oscuras eran una tormenta, pero cuando se dieron cuenta de que era humo, el fuego se estaba moviendo rápidamente por su vecindario en la ciudad de Superior. Tom y Shayla Spindle y los cuatro niños agarraron zapatos y abrigos, abrieron la puerta principal y vieron humo y brasas.

Así que patearon el mosquitero de una ventana en un dormitorio en la parte de atrás, saltaron una cerca y se metieron en el carro. Pero ni siquiera podían ver el camino a través del humo y parecían atrapados.

“Fue una oración constante, sin parar”, dijo Tom Spindle a Church News.

Fueron a la parte trasera de la propiedad y corrieron, tropezando al caminar por un terreno desnivelado y treparon una cerca de alambre de púas para escapar de las llamas en movimiento, mientras se sostenían el uno al otro para mantenerse erguidos durante los fuertes vientos. Las autoridades dicen que las ráfagas de viento alcanzaron los 161 kilómetros por hora.

“Hemos vivido en Alabama durante 12 años a través de tornados y hemos ayudado con la limpieza; pero nunca había sentido un viento como este. Fue difícil ponerse de pie. Fue intenso”, dijo Tom Spindle.

Ángeles en camionetas

Los Spindle llegaron a un lugar seguro al llegar a otra carretera donde dos hombres en camionetas abrieron sus puertas para permitirles subir. Shayla Spindle había perdido y encontrado un zapato, Tom Spindle llevaba un abrigo que ni siquiera era suyo. Su obispo llamó mientras estaban en la camioneta para ver cómo estaban. Los miembros del barrio se estaban llamando unos a otros para ver si todos estaban a salvo.

Esta es una foto que Tom Spindle le envió a su familia cuando estaban a salvo. Hay cenizas en su rostro y lleva la chaqueta de su esposa, lo único que pudo agarrar a tiempo antes de que salieran corriendo de la casa el 30 de diciembre de 2021.
Esta es una foto que Tom Spindle le envió a su familia cuando estaban a salvo. Hay cenizas en su rostro y lleva la chaqueta de su esposa, lo único que pudo agarrar a tiempo antes de que salieran corriendo de la casa el 30 de diciembre de 2021. | Crédito: Tom Spindle

Sus ángeles guardianes llevaron a la familia a la casa de la hermana de Shayla a unos 30 minutos en Thornton, Colorado, donde permanecieron mientras intentan averiguar qué hacer. Pronto descubrieron que su casa se había quemado hasta los cimientos. Solo queda la base de cemento.

Los Spindles acababan de mudarse un par de semanas antes, el 18 de diciembre. Shayla Spindle se había mudado allí primero para trabajar con sus dos hijos menores, mientras que Tom Spindle se quedó en Alabama con sus dos adolescentes hasta que Collin, de 17 años, terminó la secundaria en diciembre. En este momento tienen un hijo mayor en la misión Toronto Canadá. Todos están agradecidos de que los padres de Tom, que estuvieron con ellos en Navidad, ya hubieran regresado a casa.

“El fuego llegó tan rápido que habría sido devastador. Mi madre no hubiera podido correr por su salud, así que es una bendición”, dijo.

Abrumado por la generosidad

Tom Spindle dijo que están sobrecogidos por la generosidad de las personas que rápidamente se unieron para encontrarles cepillos de dientes, ropa, alimentos y artículos de primera necesidad. Otros trajeron juguetes, al saber que los niños habían perdido todos sus nuevos regalos de Navidad y todas las demás posesiones. Los miembros de la familia también comenzaron a recaudar fondos para ellos.

“Nos sentimos amados y bendecidos más allá de lo que merecemos”, dijo Tom Spindle. “Queremos que la gente sepa lo agradecidos que estamos y que estamos bien. Son cosas difíciles, pero estaremos bien. Nuestra fe está completamente intacta y fortalecida; nuestra familia está intacta y fortalecida”.

La familia Spindle, Tom y Shayla están en el centro, rodeados por Bradly, Collin, Aubrey, Camden y Melody.
La familia Spindle, Tom y Shayla están en el centro, rodeados por Bradly, Collin, Aubrey, Camden y Melody. | Crédito: Tom Spindle

Ese mismo sentimiento de gratitud fue expresado por el élder Frederick K. Balli Jr., un Setenta de Área. “Es maravilloso ver la preocupación de los miembros de la Iglesia y de la comunidad. Creo que todos están ansiosos por ayudar y todavía estamos tratando de entender lo que podríamos hacer que podría ser útil. Si tuviera que resumirlo, sería reconocer lo preocupados que están los demás, y la fe y las oraciones ofrecidas en nombre de todos afectados por el fuego, y simplemente la voluntad de ayudar”.

El presidente Remund dijo que, en los dos barrios afectados de la Estaca Boulder, los consejos de barrio actuaron rápida y eficazmente bajo la dirección de sus obispos para asegurar que los miembros evacuados tuvieran un lugar seguro donde quedarse — a pesar de que el 75% de los líderes del consejo de barrio fueron evacuados ellos mismos. Aunque se encontraban repartidos en grandes distancias en casas de amigos y familiares o en hoteles, los líderes trabajaron juntos de forma remota para ministrar a los miembros del barrio y asegurarse de que todos estuvieran seguros.

“Un obispo señaló que inmediatamente después de la evacuación, él y algunos otros miembros se reunieron en un edificio de oficinas fuera de la zona de evacuación”, dijo el presidente Remund. “Algunos miembros de su cuórum de presbíteros estaban allí, sin saber qué hacer. El obispo los reunió, señaló que el sacerdocio Aarónico es el principal responsable de las necesidades temporales de la Iglesia y les pidió que sacaran sus teléfonos celulares para comenzar a llamar a los miembros del barrio”.

“Se pusieron a trabajar con su obispo verificando uno por uno con tantos miembros como pudieron para asegurarse de que estuvieran bien y a salvo. Estamos agradecidos de que nuestros maravillosos jóvenes participaran en los esfuerzos de socorro e hicieran una diferencia significativa”.

El presidente de estaca agregó que los dos barrios han pasado por muchas cosas durante el año pasado — primero la pandemia, luego un incidente con un tirador quien hizo muchos disparos en un supermercado de Boulder en marzo pasado, causando la trágica pérdida de 10 vidas y sacudiendo a toda la comunidad.

“Los miembros de estos barrios ahora están lidiando con un incendio forestal invernal sin precedentes”, dijo el presidente Remund. “A pesar de todo, han respondido con un espíritu de fe, perseverancia y un enfoque de servicio a los demás”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.