Menú

Élder Soares, la hermana Aburto y otros líderes prometen paz a nativos americanos perseverando en días difíciles

El élder Ulisses Soares habla en un devocional para miembros nativos americanos, el 26 de febrero de 2021, desde el pequeño teatro del Centro de Conferencias. Crédito: Captura de pantalla
Líderes de la Iglesia se reúnen el 26 de febrero de 2021 para la transmisión de un devocional para miembros nativos americanos en Arizona. De izquierda a derecha, el hermano Carlos Aburto, la hermana Reyna I. Aburto, la hermana Rosana Soares, el élder Uli Crédito: Captura de pantalla
Élder Kyle S. McKay, Setenta Autoridad General, habla a varias personas reunidas a distancia en un devocional para miembros nativos americanos, el 26 de febrero de 2021. Crédito: Captura de pantalla

Incluso en medio de la tristeza y las luchas causadas por la pandemia en curso y otros desafíos del día, los nativos americanos pueden encontrar “esperanza renovada en el Salvador y Su maravilloso evangelio”.

Ese fue el reconfortante mensaje que el élder Ulisses Soares, del Cuórum de los Doce Apóstoles, compartió el viernes, 26 de febrero en un devocional especial para los Santos de los Últimos Días nativos americanos en la región de Chinle, Arizona.

La Nación Navajo y otras tribus nativas en el suroeste de los Estados Unidos se han visto particularmente impactadas por la pandemia.

“Sé que muchos de nosotros en esta audiencia estamos sintiendo los preocupantes efectos económicos y de salud del COVID-19”, dijo el élder Soares en una transmisión en vivo desde el pequeño teatro del Centro de Conferencias “Somos conscientes de que muchas de nuestras queridas personas en la Nación Navajo resultaron positivas para el COVID-19 y, desafortunadamente, algunas han fallecido. Quizás algunos de ustedes en esta audiencia perdieron familiares durante esta pandemia. Lo sentimos mucho.

“Por lo que he escuchado de sus líderes locales … ustedes son muy resilientes y muy fieles mientras continúan siguiendo los impulsos cristianos de cuidar a los demás”.

El apóstol dijo que se sintió inspirado al saber que muchos miembros nativos americanos habían estado distribuyendo mensajes del evangelio, videos, testimonios e historias de conversión personal para ayudar a fortalecer la fe de los demás miembros en un momento en que las reuniones regulares de la Iglesia eran imposibles.

“Sé que estamos muy ansiosos por volver a la vida normal y continuar con nuestro discipulado, y lo haremos”, dijo. “Esta pandemia pasará como ha pasado cualquier otra prueba y desafío que hayamos enfrentado en nuestra vida. Y volveremos más fuertes en nuestra fe y en el deseo de vivir este maravilloso evangelio”.

La frase inicial de Nefi en el Libro de Mormón revela que él y su pueblo conocieron muchas aflicciones. Las dificultades continúan hoy. Siempre han sido parte de la experiencia humana.

El élder Soares invitó a su audiencia a seguir el ejemplo de Nefi y ver la decepción y el desánimo “a través de los ojos de la fe”.

“Quiero asegurarles que Cristo siempre está consciente de las adversidades que enfrentamos en la vida terrenal”, dijo. “Él comprende toda la amargura, la agonía y el dolor físico, así como los desafíos emocionales y espirituales que enfrentamos. Tiene un corazón lleno de misericordia y siempre está dispuesto a ayudarnos, porque Él mismo pasó por todo esto en la carne”.

El año pasado estuvo plagado de desafíos — incluyendo la pandemia, las dificultades económicas, las divisiones raciales y políticas y la violencia. Ha habido miedo e incertidumbre. Los valores eternos, para muchos, se han vuelto inciertos.

Élder Kyle S. McKay, Setenta Autoridad General, habla a varias personas reunidas a distancia en un devocional para miembros nativos americanos, el 26 de febrero de 2021.
Élder Kyle S. McKay, Setenta Autoridad General, habla a varias personas reunidas a distancia en un devocional para miembros nativos americanos, el 26 de febrero de 2021. | Crédito: Captura de pantalla

“El mundo está olvidando quién es Jesucristo y lo que hizo por nosotros”, dijo el élder Soares. “Creo que esto es parte de la razón por la que el mundo se está volviendo más confuso acerca de nuestra identidad divina. Además de eso, el adversario está aprovechando cada oportunidad para crear confusión en la mente de la gente a través de sus ataques a la fe, a nosotros y a nuestras familias a una velocidad exponencial”.

El dolor y los desafíos de la vida terrenal son una certeza para todos —incluyendo aquellos que mantienen sus vidas en línea con el Salvador y Sus mandamientos, agregó. Es parte de la vida y del progreso eterno de uno. Hay oposición en todas las cosas.

El Señor le dijo una vez a José Smith que si nunca tuviéramos lo amargo, no podríamos conocer lo dulce.

“Sé que incluso estando familiarizados con estos importantes principios, todavía es difícil entender por qué suceden estas cosas, ¿no es así? Y supongo que no lo entenderemos perfectamente hasta que crucemos al otro lado del velo. Cuando lleguemos allí, creo que nuestros ojos se abrirán a muchas cosas que no podemos ver ahora”.

El élder Soares señaló la importancia de los cuidadores durante la recuperación de una enfermedad. El Señor es nuestro máximo “cuidador espiritual”.

“Debemos entregarnos a Él. Al hacerlo, renunciamos a todo lo que está causando nuestro dolor y le entregamos todo a Él”.

El apóstol relató el dolor y el aislamiento de José Smith mientras estaba encerrado en la cárcel de Liberty en 1839. El profeta probablemente se sintió abandonado, rechazado y juzgado mal — causando sentimientos de disminución de la autoestima. El adversario probablemente trató de aprovechar ese momento para incitar a José a olvidar su potencial divino como hijo de Dios.

“Creo que todos nosotros, en menor o mayor intensidad, ya hemos experimentado ese tipo de sentimientos, especialmente cuando nos sentimos discriminados por cualquier motivo”, dijo el élder Soares. “Si este es el caso de alguno de nosotros, recordemos las enseñanzas del Salvador: ‘Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará’” (Mateo 16: 24-25).

Para algunos que luchan con esos sentimientos, “tomar su cruz” y seguir al Salvador significa esforzarse por dejar de lado los sentimientos negativos y volverse al Señor en busca de libertad y paz.

“Desafortunadamente, si nos aferramos a estos sentimientos y emociones negativas, es posible que nos encontremos viviendo sin la influencia del Espíritu del Señor en nuestras vidas”, dijo. “No podemos arrepentirnos por otras personas, pero podemos perdonarlas negándonos a ser rehenes de quienes nos han hecho daño”.

El élder Soares agregó que ha aprendido por experiencias personales y familiares, que la sanidad llega en el tiempo del Señor y a su manera.

“El Señor cuidó de nosotros y nuestros corazones fueron sanados cuando nos entregamos al Señor. Decidimos renunciar a nuestro dolor y entregarlo todo al Salvador Jesucristo. Él dio su vida no solo por nuestros pecados, sino por todos los sufrimientos y agonías que enfrentamos en esta vida mortal. Por lo tanto, espera que nos volvamos a Él y nos entreguemos a Él”.

Como ha enseñado el presidente Russell M. Nelson, el gozo proviene de Jesucristo y Su evangelio.

El élder Soares concluyó sus comentarios con su testimonio de Cristo, el Sanador.

“Él dará descanso a nuestras almas y aligerará nuestras cargas”.

El lenguaje del Padre

El élder Kyle S. McKay, Setenta Autoridad General, expresó su gratitud por poder pasar la noche del viernes “entre personas a quienes el Señor ha hecho grandes promesas y por quienes el Señor ha expresado gran amor e interés”.

El élder McKay enseñó la importancia de que los niños nativos americanos aprendan los lenguajes de sus padres. Él también ha extraído fuerza, estabilidad y dirección del lenguaje de sus propios padres, quienes procedían de los fértiles valles y las escarpadas tierras altas de Escocia.

“Mi nombre es MacKay”, dijo él. “En el lenguaje de mis padres, el nombre significa ‘hijo de fuego’. Nuestro lema tribal o de clan es manu forti, que en el lenguaje de mis padres significa ‘con mano fuerte’. Fue un grito de guerra, destinado a inspirar a mis padres a luchar con una fuerza demoledora en defensa de la familia y la libertad. El lema de nuestro clan, bi trein, significa ‘sé fiel’ porque la fuerza es más fuerte cuando se ejerce en defensa de la verdad. Oro para que el lenguaje y las lecciones de mis padres se conserven para siempre”.

Una “lengua”, declaró el élder McKay, eclipsa a todas las demás: el lenguaje del Padre — Él, que es el Padre de todos. Durante su misión de tiempo completo hace más de cuatro décadas, aprendió a reconocer el lenguaje del Padre mientras le hablaba en su mente y corazón. El joven misionero descubrió que era el lenguaje más importante que jamás aprendería.

“Y desde ese momento hasta ahora, me he esforzado por llegar a dominar el lenguaje del Espíritu, que es el idioma del Padre”.

El élder McKay testificó que los nativos americanos son un pueblo del convenio del Señor.

“Son conocidos de Dios y serán hechos poderosos en Cristo”, dijo. “El Libro de Mormón fue escrito para ustedes y a ustedes. Ustedes son los hijos de Lehi, por linaje o herencia o ambos.

“Siempre deben ser miembros orgullosos de las tribus Navajo, Apache o Hopi, o cualquier tribu a la que pertenezcan, así como yo soy un miembro orgulloso del clan Mackay. Pero les recuerdo que las mayores bendiciones que ustedes y yo recibiremos nos llegan porque todos somos miembros de una tribu de Israel; somos los hijos de Abraham”.

Cristo es el remedio para la adicción, el abuso.

Al comienzo de sus comentarios, la hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, se presentó como una nicaragüense de la tribu Nicarao — una rama de un grupo más grande de indígenas del norte.

“Somos primos”, dijo ella, “y más que eso, todos somos hermanos y hermanas en el evangelio de Jesucristo”.

El año pasado, reconoció la hermana Aburto, ha sido difícil. El mundo “se ha puesto patas arriba” y algunos han perdido a sus seres queridos a causa de la pandemia. “Sin embargo, sé que nuestro Padre Celestial y nuestro Señor Jesucristo nos están sosteniendo durante este tiempo difícil. También nos están enseñando para que podamos ser más fuertes y más sabios. Nos capacitan para hacer cosas que no podemos hacer por nosotros mismos”.

Como ha enseñado el presidente Russell M. Nelson, todos pueden aprovechar el poder de Dios, a través de sus convenios, para recibir la fortaleza necesaria para hacer una diferencia en la vida de quienes los rodean.

Las barreras pueden impedir que algunos miembros de las comunidades nativas americanas alcancen su potencial divino. Hay problemas con las adicciones y el abuso, y el adversario puede tentar a algunos a creer que son impotentes contra tales males.

“Sin embargo, eso no es cierto”, dijo la hermana Aburto. “Las adicciones y el abuso pueden ser detenidos y pueden ser prevenidos. Cada uno de nosotros puede hacer la diferencia. Se necesita a todos — especialmente a los adultos, quienes debemos actuar en nombre de los jóvenes y los niños y protegerlos. El abuso de cualquier tipo es contrario a las enseñanzas de Jesucristo, así como a las leyes del hombre”.

Hable con “la nueva generación” sobre las tentaciones que pueden atraparlos en la adicción o el abuso, aconsejó ella.

“Rompamos el ciclo del daño construyendo lugares de seguridad”, dijo. “Hagamos de [nuestros] hogares verdaderos santuarios de fe, donde el Espíritu del Señor pueda habitar”. “Liberemos el poder de las familias”, como nos ha invitado a hacer el presidente Russell M. Nelson”.

La hermana Aburto testificó que Jesucristo llora por todos los que han sido abusados. El Señor conoce su dolor.

“Él quiere que sepan que son de un valor infinito para Él”, dijo. “Él les sanará —no por algo que hayan hecho, sino porque han sido heridos por otros. Él envía ángeles para que les rodeen”.

La hermana Aburto dijo que alguien que ha sido abusado podría sentir vergüenza, culpa, indignidad y separación de Dios. Pero no duden en orar y pedir el amor inclusivo de Dios.

“Reconozcan y lamenten su pérdida. Compartan su carga con los demás. Busquen una bendición del sacerdocio. Lean y mediten sobre su bendición patriarcal. Obtengan asesoramiento profesional para que les ayude. Su experiencia de abuso no les define. Son mucho más grandes que esa experiencia. Confíen en la capacidad de Jesús para sanarlos a través de Su expiación redentora”.

La Expiación de Jesucristo puede proporcionar sanidad y paz, dijo, “porque todos necesitamos Su sanación reconfortante. Testifico que con Dios nada es imposible y que Jesucristo siente una empatía perfecta por nosotros”.

A través de Cristo, los corazones quebrantados pueden ser sanados. La angustia puede convertirse en paz.

El prometido recogimiento de Israel está sucediendo en las vidas individuales

El élder Todd S. Larkin, Setenta de Área, dirigió el devocional y también compartió comentarios. Su esposa, la hermana Laura Larkin, también habló.

El élder Larkin testificó que la dispersión y el recogimiento de Israel es la historia de todos los que, como enseña el presidente Nelson, “permiten que Dios prevalezca en sus vidas”.

“Todos los presentes en este devocional esta noche —independientemente de nuestra herencia o ascendencia— estamos aquí porque Dios prevaleció en la vida de alguien de su familia y hoy Él está prevaleciendo en cada una de sus vidas. Todos ustedes son el Israel esparcido”.

Ahora es el tiempo de que todos se unan y continúen con el recogimiento de Israel, “para que el florecimiento de los hijos de Lehi continúe y se expanda exponencialmente. Y así pueda llegar el día glorioso en el que marcaremos el comienzo del regreso de nuestro Señor y Salvador, Jesucristo”.

La hermana Larkin habló del impacto que tuvieron los misioneros en la vida de su familia. El evangelio, dijo, ayudó a sus abuelos, Raymond y Lydia Cornelius, a comprender su identidad y propósito. “[Los misioneros] les enseñaron que hay un Dios en el cielo que los ama y que son Sus hijos. … Les enseñaron acerca de Jesucristo y Su expiación”.

Las vidas de los nuevos conversos cambiaron para siempre. Vivieron en la misma casa. Todavía tenían el mismo trabajo. Seguían ganando la misma cantidad de dinero.

“Pero ahora estaban felices”, dijo la hermana Larkin, reprimiendo la emoción.

Como ha enseñado el presidente Nelson, el gozo tiene poco que ver con las circunstancias de nuestra vida — y tiene todo que ver con el enfoque de nuestra vida. “Si centramos nuestra vida en el Plan de Salvación de Dios, y en Jesucristo y Su Evangelio, podemos sentir gozo independientemente de lo que esté sucediendo — o no esté sucediendo— en nuestras vida”.

Los propios antepasados nativos americanos de la hermana Larkin (Oneida) conocían bien el dolor del rechazo y la humillación. Pero encontraron fortaleza y resolución a través de su testimonio de Cristo.

Las promesas del Libro de Mormón pronunciadas por Samuel el Lamanita —que Su pueblo llegará al verdadero conocimiento del Evangelio— se están cumpliendo.

“Somos contados entre Sus ovejas. Estamos dejando que Dios prevalezca en nuestras vidas. Israel está siendo recogido”, dijo ella.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Vea cómo los JAS se han reunido en todo el mundo, desde Camboya hasta África.

El entonces élder Rendell N. Mabey bautizó al fiel pionero Billy Johnson en el océano en 1978. Ahora, un bisnieto y un nieto sirven juntos en la Misión Accra Ghana.

Hablando ante más de 100 personas reunidas en el auditorio del Museo de Historia de la Iglesia, el élder Kyle S. McKay, Setenta Autoridad General, exploró varios acontecimientos históricos clave de la historia de la Iglesia para mostrar un patrón de revelación continua en la restauración del Evangelio.

La guía de estudio de esta semana incluye escritos del profeta Isaías registrados por Nefi.

La Conferencia de BYU para Mujeres ha anunciado sus oradores principales de 2024. Se invita a las mujeres jóvenes y a sus líderes a unirse a un evento el miércoles por la noche.

La gira del Coro del Tabernáculo por Filipinas comienza con jóvenes interpretando danzas tradicionales. Esta es la segunda parada de la gira “Esperanza” y la primera vez que el coro visita Filipinas.