Menú

La hermana Aburto invita a la unidad de fe, amor y fuerza entre las comunidades religiosas

La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, habla vía Zoom desde Puerto Rico el viernes, 29 de octubre de 2021. Crédito: Captura de pantalla
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, habla vía Zoom desde Puerto Rico el viernes, 29 de octubre de 2021. Crédito: Captura de pantalla
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, habla vía Zoom desde Puerto Rico el viernes, 29 de octubre de 2021. Crédito: Captura de pantalla
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, participa en la Caminata Contra el Hambre CROP en noviembre de 2020 en Utah. Ella y otros miembros de las presidencias generales de la Iglesia crearon conci Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, consuela a un sobreviviente del volcán en Escuintla, Guatemala, el miércoles, 29 de agosto del 2018. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayuda a repartir kits de máscaras en la tienda de segunda mano de Deseret Industries en Am Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News
20150311 Sister Reyna I. Aburto, second counselor in the Relief Society general presidency, gives a hug to a Church member who is living in temporary housing following a volcano eruption in Guatemala, Wednesday, August 29, 2018. Intellectual Reserve, Inc. Crédito: Intellectual Reserve, Inc.
Hermana Lisa L. Harkness, al centro, y la hermana Reyna I. Aburto, al centro, a la derecha, ayudan en un centro de socorro de la Cruz Roja en Colombia, cerca de la frontera con Venezuela, durante un viaje al Área Sudamérica Noroeste de la Iglesia, en novi Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

La hermana Reyna I. Aburto participó en un panel de discusión sobre el rol social de las religiones y las comunidades de fe el viernes, 29 de octubre.

Mientras se encontraba en una asignación en Puerto Rico, la hermana Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, participó por videoconferencia y compartió experiencias personales sobre el rol que la religión ha tenido en su vida.

Más recientemente, en su llamamiento en la Sociedad de Socorro, la hermana Aburto ha visto los esfuerzos de los miembros de la Iglesia en todo el mundo.

“Hemos participado en proyectos que incluyen el suministro sostenible de alimentos, agua potable, respuesta ante catástrofes, inmunización, atención maternal y neonatal, apoyo a refugiados, cuidado de la vista, sillas de ruedas y proyectos comunitarios, tanto a nivel internacional como local”, dijo. 

Esos proyectos han incluido el trabajo individual de muchos miembros de la Iglesia y también donaciones financieras.

Hablando específicamente sobre las donaciones a través de Latter-day Saint Charities (en inglés), la hermana Aburto dijo que, desde su fundación en 1985, “esa ayuda equivale a más de 2 mil millones de dólares estadounidenses” en 195 países y territorios.

La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayuda a repartir kits de máscaras en la tienda de segunda mano de Deseret Industries en American Fork, el martes, 21 de abril de 2020. Unos 10.000 voluntarios utilizarán los kits para fabricar un millón de máscaras clínicas para proteger a los trabajadores de la salud durante la pandemia de coronavirus.
La hermana Reyna Isabel Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ayuda a repartir kits de máscaras en la tienda de segunda mano de Deseret Industries en American Fork, el martes, 21 de abril de 2020. Unos 10.000 voluntarios utilizarán los kits para fabricar un millón de máscaras clínicas para proteger a los trabajadores de la salud durante la pandemia de coronavirus. | Crédito: Jeffrey D. Allred, Deseret News

Otros proyectos recientes incluyen esfuerzos para ayudar a los afectados por COVID-19, la asistencia a refugiados en 50 países y las donaciones de alimentos en varios países.

“Todo esto es posible gracias a nuestra estrecha colaboración con gobiernos y organizaciones religiosas y caritativas”, dijo. “De manera constante, hacemos a un lado nuestras diferencias en cuanto a doctrinas y prácticas religiosas para unir fuerzas en el servicio a los necesitados”.

Después del panel de discusión de la hermana Aburto como parte del primer Foro sobre Libertad Religiosa del Cono Sur, el élder D. Todd Christofferson, del Cuórum de los Doce Apóstoles, pronunció el discurso de clausura del evento de dos días.

Él habló sobre el importante rol que desempeña la libertad religiosa en el tipo de servicio que describió la hermana Aburto.

La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, habla vía Zoom desde Puerto Rico el viernes, 29 de octubre de 2021.
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera de la presidencia general de la Sociedad de Socorro, habla vía Zoom desde Puerto Rico el viernes, 29 de octubre de 2021. | Crédito: Captura de pantalla

“Estos actos de bondad y caridad son una parte integral de nuestra fe”, dijo. “La libertad religiosa nos permite servir de maneras que son consistentes con la fe que nos motivó a servir en primer lugar”.

La cantidad de tiempo donado por los miembros de la Iglesia y otros voluntarios que participan en la labor humanitaria organizada por Latter-day Saint Charities es enorme, dijo la hermana Aburto.

“Nuestros proyectos son en gran parte llevados a cabo por medio de millones de horas de trabajo voluntario ofrecido por cientos de miles de personas, que pueden poner manos a la obra de inmediato, cuando se les necesita”.

Hablando de su propia experiencia como una niña de 9 años en Nicaragua, dijo que su familia recibió ayuda de muchas personas después de un terremoto.

“Durante meses, recibimos ayuda de distintas organizaciones, en su mayoría religiosas, lo que nos permitió empezar de nuevo y lograr cierta estabilidad”, dijo.

La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera en la presidencia general de la Sociedad de Socorro, abraza a miembro de la Iglesia que vive en un alojamiento temporal luego de una erupción de volcán en Guatemala, el miércoles, 29 de agosto de 2018.
La hermana Reyna I. Aburto, segunda consejera en la presidencia general de la Sociedad de Socorro, abraza a miembro de la Iglesia que vive en un alojamiento temporal luego de una erupción de volcán en Guatemala, el miércoles, 29 de agosto de 2018. | Crédito: Intellectual Reserve, Inc.

El sentimiento que tuvo después de recibir la ayuda en ese entonces, y en otros momentos de su vida, la ha impulsado a ayudar a otros a superar sus dificultades.

“Sé en carne propia el sentimiento de gratitud, esperanza y amor que uno siente al recibir ayuda de manera desinteresada”, dijo. “Es difícil explicar con palabras el sentimiento que brinda el hecho de saber que de alguna manera estoy poniendo un grano de arena a fin de ayudar a personas menos afortunadas que yo y de retribuir algo de la asistencia que yo he recibido”.

Esos esfuerzos no se hacen solos, dijo para terminar. Cuando se hacen en grupo, proporcionan un propósito.

“Pertenecer a una comunidad en la que tratamos de ayudarnos unos a otros de manera espiritual y temporal nos brinda un sentido de identidad y de propósito que nos permite olvidarnos de nosotros mismos para centrarnos en las necesidades de los demás y buscar el bien común”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.