Menú

Cómo aprovechar al máximo la Biblioteca de Historia de la Iglesia

La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Un quiosco de historia familiar en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, es fotografiado el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
El élder Nelson Spencer ayuda a Brenda y John Barry con el papeleo mientras donan algunas antiguas bendiciones patriarcales de la familia a la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Las estanterías de libros de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, son fotografiadas el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Christine Cox, gerente del área de atención al público de la Biblioteca de Historia de la Iglesia, habla sobre la exposición Fundamentos de la fe en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La exposición Fundamentos de la fe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia es fotografiada en Salt Lake City el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una primera edición del Libro de Mormón (1830) se exhibe como parte de la exposición Fundamentos de la fe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una seccion del manuscrito del Libro de Mormón de la imprenta se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una sección de José Smith Historia (1832) se exhibe como parte de la exposición Fundamentos de la fe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
El dibujo a mano original del presidente Gordon B. Hinckley de un pequeño templo se exhibe como parte de la exposición Fundamentos de la fe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La exposición del presidente Joseph F. Smith en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La exposición del presidente Joseph F. Smith en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Los escritos del presidente Joseph F. Smith se exhiben en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una Biblia que perteneció al presidente Joseph F. Smith se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Un escritorio con tapa enrollable propiedad de James E. Talmage se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Un escritorio con tapa enrollable propiedad de James E. Talmage se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Un escritorio con tapa enrollable propiedad de James E. Talmage se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Un escritorio con tapa enrollable propiedad de James E. Talmage se exhibe en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
El élder Bryant Pulley, misionero de servicio, se sienta y lee un libro en la sala de lectura de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Christine Cox, gerente del área de atención al público de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una pequeña estatua del ángel Moroni en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
El salón de clase de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Los libros en los estantes del salón de clase de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, son fotografiados el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
Una sección de libros de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, es fotografiada el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News
La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. Crédito: Scott G Winterton, Deseret News

El 6 de abril de 1830, se dio una revelación en la organización de la Iglesia en la que el Señor le mandó al profeta José Smith, “He aquí, se llevará entre vosotros una historia” (Doctrina y Convenios 21:1).

Desde entonces, los registros de la Iglesia han sido recopilados y archivados. Gracias a la tecnología digital disponible en la actualidad y al trabajo de archivistas e  historiadores, la mayoría de estos registros están disponibles al público a través de la Biblioteca de Historia de la Iglesia.

Ubicada al este del Centro de Conferencias en Salt Lake City, la Biblioteca de Historia de la Iglesia es una fuente de información y recursos para todo tipo de usuarios. Ya sea que estén completando la biografía de un antepasado que fue uno de los primeros miembros de la Iglesia, mirando hacia atrás en las historias enviadas de su estaca para una celebración del aniversario N°50, viendo las exposiciones Fundamentos de la Fe y la Visión de la Redención de los Muertos de Joseph F. Smith, viendo una presentación sobre la traducción del Libro de Mormón o buscando un artículo de Church News publicado antes de 1988, es probable que haya algún registro valioso e interesante disponible para ellos.

Siempre y cuando sepan cómo encontrarlo.

Con tanta información disponible, los usuarios pueden sentirse abrumados y confundidos en cuanto a dónde deben empezar.

Los empleados de la Biblioteca de Historia de la Iglesia, Christine Cox y Jay Burrup, hablaron con Church News sobre lo que ofrece la biblioteca y cómo las personas pueden hacer de la Biblioteca de Historia de la Iglesia un recurso valioso en sus esfuerzos de investigación. Estas son algunas de sus sugerencias.

‘Pregúntenos’

La respuesta breve para saber por dónde empezar es el formulario “Pregúntenos” en ChurchHistoryLibrary.org [sólo en inglés]

“Si están perdidos, la respuesta corta es ‘Pregúntenos’”, dijo Cox, gerente de servicios de consulta y visitantes. “Los revisamos todas las mañanas y resolvemos cómo responderlos”.

Burrup, un archivista que trabaja en el servicio de consulta, es una de entre ocho y diez personas en el equipo de consulta que se ocupa de las preguntas enviadas a través del formulario en línea “Pregúntenos”. “Los leemos, miramos quién será el más calificado para responderlos, de acuerdo con nuestra experiencia en ciertas áreas y disponibilidad”, dijo.

Catálogo de Historia de la Iglesia

Este es el comienzo de la respuesta larga.

Incluso antes de poner un pie en la Biblioteca de Historia de la Iglesia para comenzar la investigación, Cox y Burrup sugieren mirar lo que está disponible en línea. Y gracias a los proyectos del Departamento de Historia de la Iglesia como Los documentos de José Smith y “Santos”, se ha digitalizado y se ha hecho accesible más información que nunca.

“Una de las cosas que hacemos primero es que les pedimos que revisen el catálogo”, dijo Cox.

| Crédito: Captura de pantalla churchofjesuschrist.org

El Catálogo de Historia de la Iglesia, que se encuentra en catalog.ChurchofJesusChrist.org, es un recurso en línea de registros de la Iglesia digitalizados que incluyen diarios, fotografías, grabaciones de audio y más.

“Animamos a todos a que averigüen dónde está el catálogo y se familiaricen con él. Y luego, si necesitan ayuda para navegar por él, estamos aquí para ayudarlos”, dijo.

Cualquiera puede buscar en el catálogo. Las personas que inician sesión con su cuenta de la Iglesia tienen acceso a más funciones. Las búsquedas se pueden reducir por artículos digitales y no digitales, año de publicación o creación, tipo de registro, género, tema, autor o creador, idioma y lugar.

No siempre es más fácil buscar en el catálogo, dijo Cox. “Lo estamos mejorando constantemente e intentamos que sea mucho más fácil para el usuario y para el usuario distante. Y especialmente para las personas que no son locales. Eso siempre es una preocupación”.

“Para ayudar a nuestros participantes, hemos compilado lo que llamamos colecciones de recursos”, dijo Burrup. Hay 19 colecciones de recursos disponibles que cubren temas como los registros de la Sociedad de Socorro, los primeros miembros de raza negra de la Iglesia, los primeros registros de bautismo y confirmación, la conferencia general y las misiones y los misioneros.

Las colecciones de recursos se encuentran en el sitio web de la Biblioteca de Historia de la Iglesia desplazándose hacia abajo hasta el encabezado de Servicios de la Biblioteca y haciendo clic en “Recursos de la historia de la iglesia”. Luego, bajo el título Colecciones destacadas, haga clic en “Empezar con las colecciones de recursos”.

“Continuamente estamos haciendo más a medida que llegan las preguntas”, dijo Cox. Estas preguntas les ayudan a evaluar qué están investigando las personas y cómo pueden proporcionar una colección de recursos para ayudarles a saber qué registros clave están disponibles o qué pasos deben tomar.

Las estanterías de libros de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, son fotografiadas el lunes, 18 de octubre de 2021.
Las estanterías de libros de la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, son fotografiadas el lunes, 18 de octubre de 2021. | Crédito: Scott G Winterton, Deseret News

Programar una cita

La Biblioteca de Historia de la Iglesia, como todos los edificios de la Manzana del Templo y la sede de la Iglesia, cerró en marzo de 2020 debido a las precauciones de COVID-19. Cuando estos edificios comenzaron a abrirse nuevamente el verano pasado, la Biblioteca de Historia de la Iglesia cambió la forma en que operaba. En lugar de permitir visitas sin cita previa, requerían que cualquier persona que entrara al edificio hiciera una cita, y se le ponía en contacto con un consultor.

“Queríamos maximizar el tiempo y la eficiencia de los investigadores”, dijo Cox.

“El consultor interactuaba con [el participante] para averiguar qué era lo que querían usar, hasta artículos específicos, para ver si estaban abiertos o si estaban restringidos o si se requerían permisos especiales”. Entonces, cuando los participantes venían para hacer su investigación, “entraban, se sentaban, sus materiales estaban listos para utilizarse y podían usar su tiempo de manera muy, muy eficiente”.

Este sistema ha demostrado ser tan efectivo que incluso cuando las restricciones disminuyeron y el edificio volvió a permitir visitas sin cita previa, el personal aún alienta a los usuarios a programar una cita y ponerse en contacto con un consultor.

“Es muy triste cuando alguien viene aquí y todo lo que quiere ver está restringido y tiene que pasar por un permiso especial. Y entonces se siente que se despedició un poco el viaje”, dijo Cox.

La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021.
La Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City, el lunes, 18 de octubre de 2021. | Crédito: Scott G Winterton, Deseret News

‘Sagrado, privado y confidencial’

Después de navegar por el Catálogo de Historia de la Iglesia y encontrar una etiqueta roja de “Acceso digital limitado” en algunos resultados de búsqueda, un usuario podría preguntarse por qué estos registros requieren un permiso especial antes de acceder a ellos.

Esto puede explicarse por el hecho de que la Biblioteca de Historia de la Iglesia técnicamente no es una biblioteca.

“Una cosa que creo que no mucha gente entiende es que somos un archivo corporativo”, explicó Cox. “Guardamos los registros oficiales de la Iglesia. La mayoría de las empresas no ponen a disposición sus registros privados. Así que ahí es donde nos encontramos con algunos de los problemas de acceso”.

Si alguien se pregunta por qué un registro de la Iglesia en particular no está disponible públicamente, debe preguntar si se trata de un registro corporativo destinado a ser solo para uso interno, o si fue creado para ser de acceso público.

“Tenemos tres categorías principales llamadas sagrado, privado y confidencial. Esas son las categorías en las que debemos tener cuidado con la información que sale al público”, dijo Burrup. Sagrado se refiere a la especificidad de las ordenanzas del templo. Privado se refiere a cualquier cosa relacionada con las leyes de privacidad. Confidencial se refiere a todo lo que nunca tuvo la intención de hacerse público.

Otros artículos están restringidos debido a limitaciones más físicas.

“Si se está cayendo a pedazos o desmoronándose, no permitiremos que las personas entren y sostengan el original, pero lo digitalizaremos”, dijo Burrup. “O las colecciones que tenemos que están siendo catalogadas actualmente, no permitimos que las personas ingresen a ellas antes de que estén completamente catalogadas”.

Sin embargo, la gran mayoría de los registros de la Biblioteca de Historia de la Iglesia están abiertos al público, señaló Burrup. Se ha estimado que el 80% de la colección está disponible para todos.

“Estamos poniendo a disposición del público todo lo posible”, dijo Burrup. “Estamos en la era digital en la que podemos redactar electrónicamente información en medio de un documento que es privado, sagrado o confidencial. Podemos hacer que más documentos e información estén disponibles porque podemos redactar, algo que no teníamos cuando filmábamos y cuando se veía un original”.

| Crédito: Captura de pantalla churchofjesuschrist.org

Proyectos como Los documentos de José Smith y “Santos” también han ayudado a eliminar las restricciones.

“Mucho de lo que solía estar restringido o protegido de la historia sobre los comienzos de la Iglesia ahora ha sido publicado por Los documentos de José Smith, como el Consejo de los Cincuenta minutos”, dijo Burrup.

Cox agregó que “debido a que estamos escribiendo las historias y estamos sacando información que es poco conocida o que no ha estado disponible fácilmente — porque parte de ella ha sido enterrada en algunos de estos otros registros — están tratando de decir ‘¿Cuánto podemos hacer disponible?’ realmente estamos tratando de hacer más y más para que la información importante esté disponible”.

La Biblioteca de Historia de la Iglesia está abierta de lunes a viernes de 10 a.m. a 5 p.m. MST (horario de Salt lake City, Utah) y sábados de 10 a.m. a 3 p.m.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.