Menú

La hermana Craven explica cómo destacarse como discípulo de Cristo durante devocional de BYU

La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. Crédito: Nate Edwards, BYU
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. Crédito: Nate Edwards, BYU
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. Crédito: Nate Edwards, BYU
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. Crédito: Nate Edwards, BYU

Mientras la hermana Rebecca L. Craven y su esposo almorzaban en Centroamérica este verano, notaron una pequeña familia cerca y sospecharon que eran miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Después de que terminaron de almorzar, la hermana Craven y su esposo se acercaron a la familia y confirmaron que eran Santos de los Últimos Días.

“¿Qué los delató? Varias cosas en realidad”, explicó la hermana Craven, segunda consejera de la presidencia general de las Mujeres Jóvenes, durante su discurso a los estudiantes de BYU (en inglés), el martes, 19 de octubre. “Fue su comportamiento exterior y sus gestos. La forma en que estaban vestidos. La Fanta de naranja que bebieron en el almuerzo. El lenguaje que usaron — o tal vez fue la falta de lenguaje vulgar, que es tan prevalente en el mundo actual. Era su semblante. Era el espíritu que exudaban. Era obvio. ¡Y no pudieron evitar derramar la luz del Evangelio por toda la cafetería!”

“¿Qué los hizo destacar? ¡Fue la dignidad y el comportamiento de su discipulado!”

La dignidad y el comportamiento en el discipulado comienza con una comprensión de la identidad: “Literal y específicamente, somos hijos e hijas de padres celestiales”.

“Conocer nuestra identidad nos fortalece frente a nuestra cultura de comparar, quejarnos y criticar”.

La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021.
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. | Crédito: Nate Edwards, BYU

Esta comprensión dicta pensamientos y acciones diarias. “La forma en que nos etiquetamos a nosotros mismos a menudo dicta cómo tratamos y respondemos a los demás”, dijo la hermana Craven.

Cuando era joven, una persona que no estaba de acuerdo con la multitud o con los caminos del mundo podría llamarse “cuadrado”, que es una palabra apropiada para describir a un verdadero discípulo de Jesucristo, ya que “una definición de cuadrado es ser exactos, correctos y directos”.

“Cualquiera que sea el término que usen para destacarse y ser diferentes, el Señor necesita que seamos reconocibles como Sus discípulos”, enseñó.

Luego compartió ejemplos de cómo se ve la dignidad y el comportamiento en un verdadero discípulo de Jesucristo.

Lenguaje del discipulado

“¿Refleja nuestro lenguaje Su imagen en nuestro semblante verbal?” preguntó a los estudiantes.

Las malas palabras exhiben una ausencia de disciplina y carácter, y el Señor se decepciona cuando aquellos que dicen ser Sus discípulos usan un lenguaje lascivo, vulgar o sexualmente explícito.

La hermana Craven advirtió contra el uso del nombre del Señor de una manera irreverente o vana, o “pronunciar Su nombre sin un propósito, que en mi mente incluye palabras sustitutas o acrónimos que son ‘semejantes a eso’”.

“La dignidad en el habla no son solo las palabras que usamos”, señaló. “También es de lo que hablamos”.

La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021.
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. | Crédito: Nate Edwards, BYU

Al igual que hay una abundancia de fuerzas en el mundo que trabajan para derribar a la gente, sugirió que los discípulos de Cristo actúen como la “fuerza contraria a este tipo de deterioro”.

“Estamos en el negocio espiritual de edificar”, dijo. “Construyendo carácter. Edificándonos los unos a los otros. Construyendo una sociedad de Sion con el deseo de amar a Dios y a nuestro prójimo”.

Los comentarios sarcásticos a menudo pueden infligir heridas invisibles. “Quizás esto se deba a que tales comentarios generalmente giran en torno a elementos verdaderos. … Lo que puede parecer cómico para una persona puede resultar vergonzoso o degradante para otra”.

También señaló que un tono elevado puede aumentar rápidamente la tensión y alejar al Espíritu, y recordó un momento en que sus hijos rompieron una esfera/globo de nieve favorita. Aunque la instancia fue hace más de 30 años, “las miradas de sus caritas todavía me persiguen, así como los sentimientos de vergüenza que me sobrecogieron debido a mi comportamiento impulsivo, y la retirada inmediata del Espíritu”.

Integridad en el discipulado

Los discípulos de Jesucristo se esfuerzan continuamente por ser irreprochables. “Cuando comprometemos nuestra integridad de alguna manera, la luz se atenuará”, dijo la hermana Craven.

“Es descorazonador cuando los miembros de la Iglesia que han hecho convenios ponen a un lado su integridad en un esfuerzo por encajar en un entorno empresarial o social, como en la vestimenta, el lenguaje, la Palabra de Sabiduría o la honestidad”.

Hizo eco de las palabras del autor Robert Louis Stevenson, quien dijo, “La verdad no es solo exponer los hechos, sino transmitir una impresión verdadera”.

En el mundo digital, puede ser especialmente fácil tergiversar los hechos o incluso a nosotros mismos, enseñó. “Ser honestos no solo en lo que decimos y hacemos, sino en las percepciones que transmitimos, aumenta nuestra sensibilidad al Espíritu”.

La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021.
La hermana Rebecca L. Craven enseña sobre la dignidad y el comportamiento de un discípulo de Jesucristo durante un devocional de BYU el 19 de octubre de 2021. | Crédito: Nate Edwards, BYU

La hermana Craven ha escuchado a personas decir que ocasionalmente bajan sus estándares para ser identificables o empáticos con otra persona.

“Ciertamente, el Salvador se inclinó para mirar a los ojos de otra persona, pero nunca se quedó allí. Él nunca cambió Sus normas o principios en un esfuerzo por ser un amigo agradable”, dijo. “Él siempre los tomó de la mano y los llevó hasta donde estaba Él de pie. Los levantó y los dejó mejor que lo que estaban antes”.

¿Alguna vez has puesto un pie en “But’rs Club”? [El Club del “Pero”], preguntó.

Los miembros del But’rs Club hacen excepciones o dicen “pero” a la promesa de ser “un testigo de Dios, en todo momento, en todas las cosas y en todo lugar” (Mosíah 18).

La hermana Craven invitó a los oyentes a considerar los hábitos de los cuales se pueden deshacer “que permitirán que su luz brille de tal manera que usted sea inconfundiblemente un testigo de Dios en todo momento, en todas las cosas y en todo lugar”.

“Siempre hay una manera correcta de hacer lo correcto”, dijo, y prometió que el esforzarse por el refinamiento en dignidad y conducta como discípulos de Jesucristo traerá “abundancia del Espíritu, revelación personal y mayor amor por Dios y por nuestros vecinos”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

El centro de reuniones de Brayton está dando paso a un templo cuyo tamaño ha sido reconstruido y reubicado en Anchorage, Alaska.

La Primera Presidencia ha llamado a prestar servicio a los siguientes nuevos presidentes y directoras de obreras del templo. Comenzarán su servicio en septiembre o cuando se dediquen los templos.

“En un mundo con muchos muros, debemos seguir construyendo puentes”, dijo el élder Dieter F. Uchtdorf mientras se encontraba en la frontera entre Estados Unidos y México antes de la dedicación del Templo de McAllen, Texas.

El presidente de estaca considera que la nueva rama es un hito importante para las islas situadas frente a la costa de África.

Infórmese sobre cómo ver el devocional, cuánto durará y cómo prepararse.

“Crean que Dios conoce sus desafíos y enviará milagros”, dice Sarah Jane Weaver, editora ejecutiva de Church News, durante un devocional de BYU-Hawái.