Menú

Abordar la pornografía: Cómo la indexación y la historia familiar pueden ayudar

La indexación — junto con reuniones de grupo del Programa para la recuperación de adicciones, la terapia profesional, la oración y el estudio de las escrituras — ha ayudado a muchos santos de los últimos días a permanecer constantes en su esfuerzo para de Crédito: Intellectual Reserve, Inc.
Hayden Paul se casó con su prometida, Savannah Stowell, el 24 de enero de 2020. La indexación le ayudó a Paul a dejar de usar la pornografía. Crédito: Cortesía de Hayden Paul
Hunter Wood, de 22 años, de Tulsa, Oklahoma, dijo que la indexación le ayudó a dejar de usar la pornografía. Crédito: Cortesía de Hunter Wood
En un video de FamilySearch que se produjo en 2014, Stephen Jezek habla sobre cómo la indexación ayudó a traer el Espíritu a su vida y a abandonar sus adicciones. Crédito: Captura de pantalla de ChurchofJesusChrist.org

Nota del editor: Esta es la segunda parte de una serie de artículos acerca de las bendiciones de sanación de la historia familiar, basada en el discurso del élder Dale G. Renlund de la conferencia general de abril de 2018, titulado “La obra del templo y de historia familiar: Sellamiento y sanación”. Si usted o un ser querido tiene dificultades con la pornografía, por favor visite addressingpornography.ChurchofJesusChrist.org o hable con un terapeuta profesional.

Hayden Paul vio pornografía por primera vez a los 15 años. Se sintió sorprendido y asustado. A medida que pasaron los días y las semanas, la imagen atormentaba su mente y “poco a poco se convirtió en el anzuelo enganchado que realmente es”, dijo él 

“Para cuando tenía 17, era muy prevalente en mi vida. Casi todos los días veía pornografía. Y al mismo tiempo, me sentía completamente solo. … El remordimiento parecía apilarse sobre mí hasta que sentía que no me podía mover”, dijo Paul, originario de Sandy, Utah, que ahora tiene 23 años. 

Hayden Paul se casó con su prometida, Savannah Stowell, el 24 de enero de 2020. La indexación le ayudó a Paul a dejar de usar la pornografía.
Hayden Paul se casó con su prometida, Savannah Stowell, el 24 de enero de 2020. La indexación le ayudó a Paul a dejar de usar la pornografía. | Crédito: Cortesía de Hayden Paul

Las dificultades de Paul con la pornografía mejoraron antes de que él sirviera una misión de tiempo completo para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Budapest, Hungría. Estuvo libre de la pornografía por dos años. 

Pero alrededor de tres meses después de regresar a casa, la pornografía regresó lentamente a su vida. Esta vez, él tomó medidas inmediatas y llamó a su obispo. Él siguió trabajando con líderes del sacerdocio y sintió un mejoramiento, pero “realmente nunca sentí la fortaleza adicional para superarlo por completo”, dijo Paul. 

Eso fue hasta que se mudó y se reunió con un presidente de estaca que lo animó a probar algo nuevo: la indexación.

“Comencé a hacerlo todos los días, por lo menos un nombre al día, y a veces llegaba a tres o cuatro nombres. A veces hacía 10 nombres”, dijo él. 

“Realmente cambió mi vida”, continuó. “Estaba usando esta herramienta que destruía mi alma para ahora edificar no solo mi alma sino las almas de otras personas, al darles la oportunidad de aceptar el evangelio”.

Una de las bendiciones de sanación de la obra de historia familiar y del templo es “más protección ante las tentaciones y la creciente influencia del adversario”, dijo el élder Dale G. Renlund del Cuórum de los Doce Apóstoles durante la conferencia general de abril de 2018

El élder Renlund también ha prometido, “encontrarán no solo protección contra las tentaciones y los males de este mundo, sino también tendrán poder personal, poder para cambiar, poder para arrepentirse, poder para aprender, poder para ser santificados y poder para volver el corazón de toda su familia y sanar lo que necesite ser sanado” (Día de descubrimiento familiar de RootsTech 2016).

Lea más sobre cómo la historia familiar puede ayudar a combatir sentimientos de ansiedad y depresión

La indexación —junto con reuniones de grupo del Programa para la recuperación de adicciones, la terapia profesional, la oración y el estudio de las Escrituras, y otros recursos — ha ayudado a Paul y a otros santos de los últimos días a permanecer constantes en su esfuerzo para dejar de usar la pornografía.

Un compromiso diario

Para Hunter Wood, 22, de Tulsa, Oklahoma, la pornografía “ha sido algo con lo que he batallado desde que me acuerdo”, dijo él.

Tras intentar sin éxito alguno vencer el hábito solo, habló con sus padres y el obispo y recibió ayuda profesional. Wood asistió a reuniones de apoyo de grupo en su ciudad natal después de su misión de tiempo completo en Ogden, Utah. 

Cuando se mudó a Provo para asistir a la Universidad Brigham Young, Wood conoció a un mentor en su barrio quien lo animó a hacer historia familiar. 

Hunter Wood, de 22 años, de Tulsa, Oklahoma, dijo que la indexación le ayudó a dejar de usar la pornografía.
Hunter Wood, de 22 años, de Tulsa, Oklahoma, dijo que la indexación le ayudó a dejar de usar la pornografía. | Crédito: Cortesía de Hunter Wood

“Me dio el desafío de hacerlo todos los días”, dijo Wood. “Y yo tenía que mandarle un mensaje de un pulgar hacia arriba si había indexado, y si no lo hacía, tenía que enviarle un pulgar hacia abajo. Así que, me hacía responsabilizarme un poco”.

Aun al indexar tan solo un nombre al día, Wood dijo que él notaba la diferencia. Él ha seguido indexando todos los días y “las cosas han mejorado mucho a cómo estaban antes”, dijo él. 

Romper el hábito de ver pornografía ha requerido sacrificio, dijo Wood, tal como establecer filtros y límites para su uso de la tecnología. Ha seguido asistiendo a los grupos de apoyo. 

“No se puede lograr sin fe en el Señor Jesucristo, porque Él es quien nos puede liberar. Pero tampoco lo podemos lograr sin obras que muestren nuestra fe”, dijo Wood. 

“Es absolutamente posible reformarse, pero tenemos que usar los recursos que nos ha dado el Padre Celestial — incluso la historia familiar”.

‘Redimir a los muertos me ha redimido a mí’

Stephen Jezek, que nació y se crio dentro de una familia santo de los últimos días en Carlsbad, California, luchó contra una adicción a la pornografía, a las drogas y al alcohol por muchos años hasta que por último perdió su membresía en la Iglesia. Tras llegar a su límite, Jezek se dirigió hacia el Señor para encontrar fortaleza espiritual. 

La oración, el estudio de las escrituras y seguir el programa de 12 pasos ayudaron a Jezek a dejar de usar drogas y tomar alcohol. Pero la batalla con la pornografía y otras adicciones persistieron. Una vez más, Jezek le rogó al Señor que lo ayudara.

Poco después, Jezek habló con un buen amigo quien le dijo que él había estado haciendo indexación. El día siguiente, su hermano mencionó la indexación. Así que, Jezek decidió comenzar a indexar. Jezek dijo que él sintió el Espíritu casi de inmediato. 

Un compromiso a la indexación y la obediencia a los mandamientos le llevaron a Jezek a bautizarse de nuevo. Jezek comparte su historia en un video que lanzó FamilySearch en 2014. 

En un video de FamilySearch que se produjo en 2014, Stephen Jezek habla sobre cómo la indexación ayudó a traer el Espíritu a su vida y a abandonar sus adicciones.
En un video de FamilySearch que se produjo en 2014, Stephen Jezek habla sobre cómo la indexación ayudó a traer el Espíritu a su vida y a abandonar sus adicciones. | Crédito: Captura de pantalla de ChurchofJesusChrist.org

“Simplemente no tengo ganas de hacer nada malo cuando estoy indexando”, dijo Jezek en el video. “Pero no solo es para luchar contra las adicciones, ya sea la pornografía o la Palabra de Sabiduría o cualquier otra cosa. La indexación, para mí, me proporcionó la disponibilidad del Espíritu casi a voluntad. … 

“Redimir a los muertos me ha redimido a mí, y puede funcionar para cualquier persona”.

El poder de la indexación

El presidente Jordan Clements, presidente de la Estaca Murray Utah YSA, recuerda sentirse inspirado por este video hace varios años. Desde entonces, el presidente Clements dijo que ha observado a muchos miembros utilizar la obra del templo y de historia familiar — en especial la indexación — para ayudarles a superar sus problemas con la pornografía.

“La pornografía es la herramienta principal de Satanás para frustrar el plan de Dios para las familias eternas”, dijo el presidente Clements. La obra del templo y de historia familiar es una de las contraestrategias del Señor.

“A medida que participamos en el acto similar al de Cristo de redimir a otra alma humana por medio de la obra del templo y de historia familiar, el Señor nos bendice con una conversión más intensa hacia Él y una medida abundante del Espíritu Santo que se convierte en un escudo protector contra el mal”, dijo él.

Paul y Wood enumeraron unas cuantas razones más por las que la indexación ha tenido un impacto tan grande en su proceso de reformarse.

Primero, la obediencia trae bendiciones. “El Padre Celestial nos ha pedido que hagamos historia familiar”, dijo Wood. “Si hacemos lo que el Padre Celestial nos pide, Él nos va a bendecir. Él nos va a fortalecer”.

Segundo, la historia familiar es una obra de salvación. “Cada vez que hacemos la obra de salvación, llegamos a ser más como el Salvador”, continuó Wood. “Así que, tendremos más poder al igual que el Salvador para vencer las tentaciones. Él es el ejemplo perfecto de vencer la tentación”.

Tercero, es un acto de servicio. Ver la pornografía se trata de algo “totalmente egocéntrico”, pero la obra de historia familiar es algo completamente altruista, dijo Paul. “Es una de las cosas más desinteresadas que puede hacer uno.”

“Las personas del otro lado del velo nos quieren ayudar”, dijo Wood. “Creo que al ayudarlos a ellos, les permite ayudarnos a nosotros de mejor manera; nos permite estar más cerca a ellas, entenderlas y conocerlas. Y creo que ellas nos pueden dar fortaleza espiritual”.

Una perspectiva clínica sobre la historia familiar y la adicción

Pati Miller, una terapeuta clínica de salud mental para los Servicios para la familia en Sugarhouse, Utah, dijo que su clientela principal son aquellas personas que tienen dificultades con la pornografía — tanto hombres como mujeres.

Una de las maneras en las que ayuda a sus clientes es implementar la historia familiar. Por ejemplo, varios clientes han solicitado la bendición patriarcal de un antepasado y han leído las bendiciones que le fueron prometidas. Ella y sus clientes hablan sobre cómo esas bendiciones se podrían aplicar a ellos. 

“Ha sido muy, muy eficaz”, dijo ella. Muchas veces sus clientes no se sienten dignos de orar. No se sienten dignos de las bendiciones que les fueron prometidas. “Es una forma de lograr que sus propias bendiciones patriarcales sean más significativas”, y de ayudarles a “aprovechar esas bendiciones”. 

Es absolutamente posible reformarse, pero tenemos que usar los recursos que nos ha dado el Padre Celestial incluso la historia familiar.

Dan Gray es un santo de los últimos días y cofundador de LifeStar, un programa que capacita a terapeutas en todo el mundo para evaluar y tratar los comportamientos sexuales compulsivos y las adicciones. 

Al trabajar con clientes a lo largo de los años, Gray dijo que ver la historia familiar y la dinámica de familia ha ayudado a sus clientes a comprender sus adiciones. “Es muy revelador y útil para estos clientes entender que pueden estar lidiando con algunos componentes genéticos de susceptibilidad a rasgos adictivos”. 

Puede que también encuentren historias de cuando sus antepasados superaron dificultades y desafíos en sus vidas — y esto les da valor. “Estos clientes se han dado cuenta de que también han heredado esas características de determinación, de la capacidad de autodisciplina, de un corazón humilde para someterse a Cristo y a la Expiación, a los principios del evangelio”, dijo él. 

Con humildad y fe en el Salvador, “Él hará que las cosas débiles sean fuertes para nosotros, y eso lo he presenciado en mi propia familia”, dijo Gray, citando Éter 12:27.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.