Menú

Una fundación nacional rinde homenaje a una mujer Santo de los Últimos Días como ‘pionera’ del trabajo social

Shirley Cox trabajó en el campo del trabajo social durante casi 60 años, incluyendo 25 años enseñando en BYU, y es madre de cuatro hijos. En la actualidad, esta mujer de 83 años es una misionera de servicio

Una miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días será homenajeada con un prestigioso premio “pionero” por sus décadas de servicio como líder, investigadora, maestra, mentora y defensora en el campo del trabajo social.

Shirley E. Cox será reconocida como una “pionera recién elegida” por la Fundación de la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales en su programa y almuerzo anual de 2023 en Washington D.C. el 14 de octubre.

La mujer de 83 años ha trabajado en el campo del trabajo social a nivel local, estatal, nacional e internacional durante casi 60 años y “fue pionera en preservar y expandir NASW en tiempos difíciles de la década de 1970”, entre otros logros, según su biografía en un comunicado de prensa (todos en inglés).

Cox se sorprendió al recibir el homenaje y le restó importancia al premio, pero dijo que espera que signifique haber hecho la diferencia en muchas vidas.

“Sigo pensando que quizás se hayan equivocado de persona”, dijo con una sonrisa. “Ojalá signifique que lo que hice, todavía exista e incluso haya crecido y haya contribuido. ... Es una de esas cosas en las que piensas: ‘Simplemente trabaja, envía tus proyectos y haz lo que tengas que hacer’”.

¿Quién es Shirley Cox?

Cox nació en Portland, Oregón, y se crió en el área de Idaho Falls, Idaho, como hija de un padre dentista y una madre maestra de escuela primaria. Asistió a la Universidad Brigham Young, donde obtuvo una licenciatura en inglés y sociología en 1962. También recibió títulos de posgrado de la Universidad de Howard (1967) y la Universidad de Utah (1986). Fue profesora en la Escuela de Trabajo Social de BYU de 1995 a 2015 antes de optar por jubilarse.

Cox ha recibido numerosos premios a lo largo de su larga carrera, entre ellos el de Trabajadora Social del Año (1991) y Educadora en Trabajo Social del Año (1992).

Es madre de cuatro hijos y es miembro de NASW desde 1965.

Después de retirarse de BYU en 2015, Cox sirvió en misiones en Brasil, Texas y California. Actualmente sirve en una misión en el Departamento de Historia de la Iglesia en la Biblioteca de Historia de la Iglesia en Salt Lake City. Comenzó esta misión en 2020 y planea continuar sirviendo en el futuro previsible.

Shirley E. Cox, miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, será homenajeada en octubre de 2023 por la Fundación de la Asociación Nacional de Trabajadores Sociales por décadas de contribuciones a su campo. | Trent Toone, Church News

De profesora de inglés a trabajadora social en un día

La manera en que Cox se involucró en el trabajo social es una historia única.

Mientras recibía su educación universitaria, Cox quería ser “la mejor profesora de inglés del mundo”. Había conseguido su primer trabajo como profesora de inglés en la escuela preparatoria cuando recibió una llamada telefónica frenética de la profesora a la que iba a sustituir.

La mujer le explicó entre sollozos que su marido acababa de resultar gravemente herido en un accidente. Le rogó a Cox que renunciara a su contrato de enseñanza para que la mujer pudiera recuperar su trabajo.

Cox no estaba segura de poder hacerlo. Su esposo se estaba preparando para la facultad de derecho y ella estaba embarazada del primer hijo de la pareja.

“No sé por qué no me negué”, dijo. “Tenía que resolverlo”.

Cox estaba caminando por la librería de BYU cuando vio a uno de sus profesores. Ella le explicó su situación y él le preguntó qué tan pronto necesitaba un trabajo. “Ahora mismo estaría bien”, dijo.

El profesor hizo una llamada telefónica, lo que le permitió conseguir un nuevo trabajo en trabajo social con el doble de salario. El nuevo empleador le dijo a Cox que ya tenía una buena base de lo que necesitaba saber gracias a las clases del profesor y que podía aprender el resto en el trabajo.

No hace falta decir que la otra profesora estaba encantada de haber recuperado su antiguo trabajo.

“Ese es el milagro de cómo me involucré con el trabajo social”, dijo Cox.

Bendiciones y milagros

Servir a los demás a lo largo de su carrera y, en años más recientes, como misionera, ha fortalecido la fe de Cox y su testimonio del evangelio.

“Antes pensaba que tenía un buen testimonio”, dijo Cox. “Los milagros ocurren una y otra vez. A mi edad y sin ser capaz de hacer varias cosas a la vez, recordar nombres o fechas rápidamente, debería ser un desastre. Pero tengo ayuda todos los días. Sé que Él está conmigo. Sé que Él ha bendecido a mis hijos”.

HISTORIA RELACIONADA
El poder de asociarse con Jesucristo para la salud mental
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.