Menú

Conozca a 7 de las mujeres inspiradoras en ‘Santos, tomo III’

Esta imagen de compilación muestra a siete de las mujeres en “Santos, tomo III: Valeroso, Noble e Independiente, 1893–1955”. Ellas son, de izquierda a derecha, Ida Smith, Toshiko Yanagida, Jeanne Charrier, Clara Daniels, Nan Hunter, Evelyn Hodges y Helga Crédito: Fotos proporcionadas por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
“Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los Últimos Días, tomo III, Valerosa, noble e independiente 1893 -1955” se publicará el viernes, 22 de abril de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Toshiko Yanagida jugó un papel decisivo en el establecimiento de una rama de la Iglesia en su ciudad en Japón. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Toshiko Yanagida jugó un papel decisivo en el establecimiento de una rama de la Iglesia en su ciudad en Japón. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Helga Meiszus Meyer creció en Prusia Oriental y era una adolescente cuando Adolf Hitler y los nazis subieron al poder, y perdió a varios familiares cercanos en la Segunda Guerra Mundial. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Indep Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
El esposo de Ida Smith, Hyrum, fue llamado a ser el presidente de la Misión Europea y se mudaron con su familia a Liverpool, Inglaterra. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Jeanne Charrier se unió a la Iglesia cuando tenía 25 años en Valence, Francia, y decidió quedarse en Francia en lugar de mudarse a los Estados Unidos. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Evelyn Hodges trabajó para el Departamento de Servicios Sociales de la Sociedad de Socorro en Salt Lake City durante la Gran Depresión. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Clara Daniels, de Sudáfrica, sirvió como presidenta de la Sociedad de Socorro de la rama Love. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Nan Hunter fue una de las primeras maestras de Seminario matutino en California y se sentía inadecuada para enseñar el Libro de Mormón. Su experiencia está en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
“Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los Últimos Días, tomo III, Valerosa, noble e independiente 1893 -1955” se publicará el viernes, 22 de abril de 2022. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Una forma en que “Santos: La historia de la Iglesia de Jesucristo en los últimos días” difiere de las historias anteriores de la Iglesia es que se centra en las vidas y las historias de los miembros comunes de la Iglesia. El tercer tomo de la serie “Santos: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”, comienza después de la finalización del Templo de Salt Lake y termina con la dedicación por el presidente David O. McKay del Templo de Suiza, el primero en Europa. Mientras retrata las guerras mundiales, los cambios tecnológicos y el crecimiento de la Iglesia sin precedentes, “Santos, tomo III” destaca a muchas mujeres Santos de los Últimos Días y sus notables contribuciones. Éstas son algunos de ellas:

Toshiko Yanagida            

Toshiko Yanagida jugó un papel decisivo en el establecimiento de una rama de la Iglesia en su ciudad en Japón. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Toshiko Yanagida jugó un papel decisivo en el establecimiento de una rama de la Iglesia en su ciudad en Japón. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Un aborto espontáneo y una operación que puso en peligro su vida alimentaron el deseo de Toshiko Yanagida de encontrar una iglesia a la que asistir. Por sugerencia de su padre, visitó una rama Santo de los Últimos Días a dos horas de su casa en Japón. Le encantó lo que encontró allí y comenzó a asistir todos los domingos y a las reuniones entre semana que pudo.

Su esposo, Tokichi, pronto se molestó con ella por pasar tanto tiempo fuera de casa y le dijo que tenía que elegir entre la Iglesia y su familia. Toshiko oró por ayuda y experimentó milagros en su familia. Ella jugó un papel decisivo en el establecimiento de una rama en su ciudad y fue llamada a ser su primera presidenta de la Sociedad de Socorro.

Helga Meiszus Meyer

Helga Meiszus Meyer creció en Prusia Oriental y era una adolescente cuando Adolf Hitler y los nazis subieron al poder, y perdió a varios familiares cercanos en la Segunda Guerra Mundial. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Helga Meiszus Meyer creció en Prusia Oriental y era una adolescente cuando Adolf Hitler y los nazis subieron al poder, y perdió a varios familiares cercanos en la Segunda Guerra Mundial. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Cuando era estudiante en Tilsit, Alemania, Helga Meiszus fue ridiculizada por su maestra porque era Santo de los Últimos Días. Aunque perdió amigos y fue acosada por sus compañeros de clase, Helga se mantuvo fiel a sus creencias. Ella era una adolescente cuando Adolf Hitler y los nazis subieron al poder y perdió a varios familiares cercanos en la Segunda Guerra Mundial.

En lugar de dejar que su dolor la consumiera, Helga aceptó un llamamiento para servir como misionera en la Misión de Alemania Oriental cuando la guerra llegaba a su fin. El servicio misional en tiempos de guerra no fue fácil; a menudo tuvo frío, hambre y en peligro físico. Helga sacó fuerzas de amados himnos y escrituras, recordándolos en medio de la angustia y la oposición.

Lea más: El tercer tomo de ‘Santos’ comparte historias globales de esperanza, fe a través de pandemias, guerras y desafíos

Ida Smith

El esposo de Ida Smith, Hyrum, fue llamado a ser el presidente de la Misión Europea y se mudaron con su familia a Liverpool, Inglaterra. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
El esposo de Ida Smith, Hyrum, fue llamado a ser el presidente de la Misión Europea y se mudaron con su familia a Liverpool, Inglaterra. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Cuando su esposo, Hyrum, fue llamado a ser el presidente de la Misión Europea, Ida Smith y sus cuatro hijos pequeños se fueron con él a vivir a Liverpool, Inglaterra. Un día vio un aviso escrito que pedía mujeres voluntarias para coser y tejer ropa de invierno para los soldados que luchaban en la Primera Guerra Mundial. Ida quería ayudar, pero pensó: “¿Qué puedo hacer? Nunca he tejido una puntada en mi vida”.

Superando sus dudas, ella movilizó a sus hermanas de la Sociedad de Socorro de Liverpool para confeccionar ropa de abrigo. Ida misma aprendió a tejer y viajó por Gran Bretaña organizando Sociedades de Socorro y alentándolas a hacer y donar ropa.

Jeanne Charrier

Jeanne Charrier se unió a la Iglesia cuando tenía 25 años en Valence, Francia, y decidió quedarse en Francia en lugar de mudarse a los Estados Unidos. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Jeanne Charrier se unió a la Iglesia cuando tenía 25 años en Valence, Francia, y decidió quedarse en Francia en lugar de mudarse a los Estados Unidos. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Jeanne Charrier se unió a la Iglesia cuando tenía 25 años en Valence, Francia. En lugar de mudarse a los Estados Unidos, que tenía congregaciones más grandes y acceso a los templos, Jeanne decidió quedarse en su tierra natal y servir a la gente de allí.

Ella tenía una mente curiosa y erudita y poco tiempo después de ser bautizada publicó artículos en la revista francesa de la Iglesia, L’Étoile. Como joven adulta soltera, Jeanne asistió a la dedicación del Templo en Suiza y fue una de las primeras santas francesas en recibir las ordenanzas de iniciatoria y de investidura.

Evelyn Hodge

Evelyn Hodges trabajó para el Departamento de Servicios Sociales de la Sociedad de Socorro en Salt Lake City durante la Gran Depresión. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Evelyn Hodges trabajó para el Departamento de Servicios Sociales de la Sociedad de Socorro en Salt Lake City durante la Gran Depresión. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Como joven graduada de la universidad, Evelyn Hodges aceptó un puesto no remunerado como trabajadora social para el Departamento de Servicios Sociales de la Sociedad de Socorro en Salt Lake City. Eventualmente, Evelyn consiguió un puesto remunerado de tiempo completo trabajando con personas y familias necesitadas que fueron remitidas a la Sociedad de Socorro por los obispos locales. Trabajó durante la Gran Depresión, y la gente a menudo se encontraba en circunstancias desesperadas. Evelyn creó planes de ayuda para sus clientes y administró la distribución de ayuda del gobierno y de la Iglesia. Desarrolló una gran compasión por los demás al escuchar sus luchas e hizo lo que pudo para aligerar sus cargas. A veces ella aceptaba más trabajo del que podía manejar y, a menudo, trabajaba por la noche y los fines de semana.

Acerca de la Depresión, Evelyn escribió: “Si podemos salir de esta lucha con una comprensión más profunda de las necesidades de los seres humanos y podemos desarrollar un orden social que satisfaga más de cerca estas necesidades y prevenga que tales desastres se repitan, la sociedad será mejor por haber pasado por este”.

Clara Daniels

Clara Daniels, de Sudáfrica, sirvió como presidenta de la Sociedad de Socorro de la rama Love. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Clara Daniels, de Sudáfrica, sirvió como presidenta de la Sociedad de Socorro de la rama Love. Sus experiencias están en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Clara Daniels vivió durante una época de tensión racial en Sudáfrica. Los Daniels eran una familia con ascendencia negra y del sudeste asiático. A pesar de ser miembros de la Rama Mowbray en Ciudad del Cabo, no siempre se sentían bienvenidos en la Iglesia debido al color de su piel. Así que Clara y su esposo, William, decidieron organizar “reuniones de campo” semanales en su hogar donde pudieran estudiar el Evangelio y compartir sus testimonios.

Muchos otros se unieron a ellos a lo largo de los años, y los líderes de la Iglesia organizaron a este grupo de santos fieles como una congregación llamada la Rama Love. Clara fue llamada para ser la presidenta de la Sociedad de Socorro de la rama. Aunque intimidada por el llamamiento, ella era una mujer de profunda fe y testimonio, y le dijo a la rama: “El Señor me ayudará en mi trabajo, como el mismo Señor ayudó a la primera hermana que inició la Sociedad de Socorro”.

Nan Hunter

Nan Hunter fue una de las primeras maestras de Seminario matutino en California y se sentía inadecuada para enseñar el Libro de Mormón. Su experiencia está en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”.
Nan Hunter fue una de las primeras maestras de Seminario matutino en California y se sentía inadecuada para enseñar el Libro de Mormón. Su experiencia está en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente, 1893–1955”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Nan Hunter era una madre ocupada que vivía en el sur de California cuando la llamaron para enseñar Seminario matutino, el primer programa de este tipo. Nan se sintió inadecuada cuando escuchó que el curso de estudio era el Libro de Mormón.

“De ninguna manera podría enseñar eso, dijo ella. Ni siquiera he terminado de leerlo porque siempre me quedo atascada en Isaías”. Con el tiempo, Nan fue bendecida con un testimonio poderoso del libro y se convirtió en una maestra y misionera eficaz.

Hay más información sobre estas mujeres inspiradoras y más extraordinarias Santos de los Últimos Días en “Santos, tomo III: Valerosa, Noble e Independiente”, que ahora está disponible en la Biblioteca del Evangelio en 14 idiomas — cebuano, chino, inglés, francés, alemán, italiano, japonés, coreano, portugués, ruso, samoano, español, tagalo y tongano.  

— Leslie Sherman Edgington es editora de los primeros tres tomos de “Santos”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.