Menú

Keith A. Erekson: Lo que los Santos de los Últimos Días no entienden acerca de los profetas vivientes

Keith A. Erekson, director de divulgación histórica y asociaciones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla con los estudiantes de Ensign College durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Keith A. Erekson, director de divulgación histórica y asociaciones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, segundo desde la izquierda, y su esposa, Carolyn Erekson, a la izquierda, con el presidente de Ensign College, Bruce C. Kus Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Alumnos de Ensign College durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022. Crédito: Ensign College
El presidente de Ensign College, Bruce C. Kusch, habla durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022. Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Keith A. Erekson, a la derecha, y su esposa, Carolyn Erekson, sentados en el estrado del Salón de Asambleas antes de su discurso en el devocional de Ensign College el 1 de febrero de 2022. Crédito: Ensign College
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de feb Crédito: Ensign College
Se muestra una foto del vestíbulo de la Biblioteca de Historia de la Iglesia durante el discurso devocional de Keith Erekson para Ensign College el 1 de febrero de 2022. La pared tiene inscritas palabras de Doctrina y Convenios 21:1: “He aquí, se llevará Crédito: Ensign College
Los alumnos y el personal de Ensign College se reúnen en el Salón de Asambleas antes de un devocional el 1 de febrero de 2022. Crédito: Ensign College

Durante su tiempo trabajando con la historia de la Iglesia, Keith A. Erekson, director de divulgación histórica y asociaciones para La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ha escuchado miles de preguntas de personas que luchan con inquietudes y dudas acerca de la Iglesia. Van desde los múltiples relatos de la Primera Visión hasta la poligamia, la prohibición de la participación de hombres Santos de los Últimos Días de raza negra en el sacerdocio y las ordenanzas del templo, hasta presenciar la exclusión o el insulto de amigos por identificarse como LGBT.

“Tal vez sea un poco de todo esto y algo más”, dijo él.

Muchas de estas preguntas “invocan la existencia y el papel de los profetas vivientes”, dijo Erekson en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas, el martes, 1 de febrero.

Erekson citó la historia del Antiguo Testamento en 2 Reyes 5 que habla sobre Naamán  buscando la curación del profeta Eliseo como un ejemplo de una relación que los Santos de los Últimos Días podrían tener hoy en día con los profetas vivientes.

Keith A. Erekson, director de divulgación histórica y asociaciones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, segundo desde la izquierda, y su esposa, Carolyn Erekson, a la izquierda, con el presidente de Ensign College, Bruce C. Kusch, y su esposa, la hermana Alynda Kusch, sentados en el estrado durante un devocional en el Salón de Asambleas de Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022.
Keith A. Erekson, director de divulgación histórica y asociaciones para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, segundo desde la izquierda, y su esposa, Carolyn Erekson, a la izquierda, con el presidente de Ensign College, Bruce C. Kusch, y su esposa, la hermana Alynda Kusch, sentados en el estrado durante un devocional en el Salón de Asambleas de Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022. | Crédito: Ensign College

Naamán, un exitoso comandante militar y guerrero, padecía una enfermedad de la piel. Se acercó a Eliseo, que tenía fama de curandero, según las costumbres de su tiempo: con una carta de recomendación de su rey, floritura de caballos y carros, y obsequios de oro, plata y ropa.

“También esperaba que Eliseo se comportara de la misma manera que otros curanderos en su cultura”, explicó Erekson, “llamando en voz alta, agitando su mano o representando alguna otra actuación ritual. Pero Eliseo desafió las expectativas de Naamán al rechazar los regalos y enviarle un simple mensaje de que se lavara siete veces en un río cercano”.

Naamán se enojó al instante y se fue enfurecido. Más tarde, sus sirvientes lo convencieron para que probara el tratamiento, el cual funcionó.

“Así que aquí hay algo para hacernos reflexionar: la ira instantánea de Naamán surgió cuando sus expectativas fueron desafiadas”, dijo Erekson. “Él protestó diciendo: ‘Pensé que para mí seguramente saldría’. Sí, Naamán necesitaba humillarse, pero la raíz del problema no era ni el profeta ni su receta; eran las expectativas que Naamán trajo al encuentro”.

Erekson preguntó a los alumnos qué expectativas podrían tener acerca de los profetas, cómo esas expectativas podrían verse influenciadas por su educación y cultura, y si están asumiendo cosas incorrectas. “Admitir los errores en nuestro propio pensamiento es a veces la parte más difícil al tratar de comprender la historia de la Iglesia porque se necesita humildad para cambiar nuestras expectativas y suposiciones después de que nos damos cuenta de que son incorrectas”.

Se muestra una foto del vestíbulo de la Biblioteca de Historia de la Iglesia durante el discurso devocional de Keith Erekson para Ensign College el 1 de febrero de 2022. La pared tiene inscritas palabras de Doctrina y Convenios 21:1: “He aquí, se llevará un registro entre vosotros …”
Se muestra una foto del vestíbulo de la Biblioteca de Historia de la Iglesia durante el discurso devocional de Keith Erekson para Ensign College el 1 de febrero de 2022. La pared tiene inscritas palabras de Doctrina y Convenios 21:1: “He aquí, se llevará un registro entre vosotros …” | Crédito: Ensign College

Muchos simplifican a los profetas vivientes a un simple binario de estar inspirados o no inspirados. Sin embargo, la instrucción dada por el Señor el día en que la Iglesia fue organizada, la cual se encuentra en Doctrina y Convenios 21:1-2, enseña tres cosas que se deben esperar de los profetas: “He aquí, se llevará entre vosotros una historia; y en ella serás llamado vidente, traductor, profeta, apóstol de Jesucristo, élder de la iglesia por la voluntad de Dios el Padre, y la gracia de tu Señor Jesucristo, habiendo sido inspirado por el Espíritu Santo. ….”

“Los profetas cultivan relaciones con cada uno de los tres miembros de la Trinidad y comprender estas relaciones ayuda a disipar los malentendidos comunes de su trabajo”, dijo Erekson.

Podcast de Church News, episodio 43: Keith A. Erekson sobre cómo disipar los mitos y rumores de los últimos días (en inglés)

‘Por la voluntad de Dios el Padre’

Muchas culturas tienen modelos de profetas. Para algunos, un profeta es una esfinge, un acertijo o un adivino que habla en acertijos anónimos. Para otros, un profeta es una “voz solitaria que habla en contra de todo mal y opresión” y denuncia todo mal. Otro modelo es el de un experto en noticias por cable que echa la culpa de las tragedias a los pecados de un grupo enemigo, ofreciendo duras condenas.

Algunos Santos de los Últimos Días llegan a esperar que los profetas actúen como estos modelos. “Entonces, si los profetas hablan con demasiada claridad a favor de la vacunación, o si no se posicionan a favor o en contra de la indignación del día en Internet, o si ofrecen bondad en lugar de criticar a los refugiados, algunos se irán enojados como Naamán”, dijo Erekson.

Otra expectativa poco útil es la desconfianza en una persona que está influenciada por la cultura. Cada ser humano está conformado por el idioma, las costumbres, el conocimiento y las experiencias de los individuos, las familias y las sociedades, lo que hace imposible que alguien — incluyendo los profetas — no se vea influenciado por la cultura.

“De hecho, Nefi explicó que Dios habla a los profetas — y a todos nosotros — ‘de acuerdo con el idioma de ellos, para que entiendan’ — en otras palabras, nuestras culturas” (2 Nefi 31:3).

Erekson dijo que los profetas interactúan con sus culturas, como José Smith usando piedras videntes, Joseph F. Smith reflexionando sobre la vida después de la muerte durante los estragos de la Primera Guerra Mundial, o el presidente Russell M. Nelson aconsejando a los Santos de los Últimos Días que abandonen actitudes y acciones de prejuicio en una sociedad construida sobre la discriminación.

Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de febrero de 2022.
Keith Erekson, director de investigaciones históricas y divulgación para la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, habla en un devocional de Ensign College que se llevó a cabo en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo el 1 de febrero de 2022. | Crédito: Ensign College

“Los profetas participan en sus culturas al igual que ustedes y yo, y la forma en que todos progresamos es siguiendo a Dios en nuestras culturas”.

Otra expectativa es que, para seguir al profeta, uno debe imitar cada acto, como criar palomas porque el presidente Thomas S. Monson lo hizo. “Los profetas no nos instan a seguirlos o imitarlos, sino a seguir e imitar al Salvador”, dijo Erekson.

“Dicho de otra manera, ¡los profetas no nos enseñan a seguirlos, sino a ‘escucharlo a Él’”

Algunos esperan que los profetas reciban revelación “solo al arrodillarse y pedirla”, dijo Erekson. Si bien muchas experiencias reveladoras suceden de esa manera, los profetas también reciben revelación con otras personas a través de los consejos. Hoy en día, la Iglesia se administra a través de consejos compuestos por miembros de la Primera Presidencia, el Cuórum de los Doce Apóstoles, los Setenta, el Obispado Presidente y organizaciones generales.

“Si esperamos que la revelación llegue solo a individuos, entonces perderemos muchos de los tratos modernos de Dios con los profetas vivientes”.

Lea más: Aprenda más sobre los consejos en la serie ‘Desde la Sede de la Iglesia’

‘La gracia de su Señor Jesucristo’

¿Por qué los profetas necesitan la gracia de Cristo? “Por las mismas razones por las que usted y yo dependemos de Su gracia — para perdonar nuestros pecados, socorrer nuestras enfermedades, mitigar nuestras deficiencias, expandir nuestras capacidades, convertir las debilidades en fortalezas”, dijo Erekson.

Los profetas cometen errores y entre ellos pueden no están de acuerdo. En casos extremos, sus diferentes perspectivas pueden conducir a disputas.

“La mayoría de las veces”, dijo Erekson, “las diferencias de opinión sirven para incorporar todas las perspectivas sobre temas a la discusión”.

Alumnos de Ensign College durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022.
Alumnos de Ensign College durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022. | Crédito: Ensign College

La única persona en vivir una vida libre de errores fue Jesucristo. Los profetas son conscientes de sus propias limitaciones, dijo Erekson, citando a Moisés, que se preocupaba por su ineptitud al hablar, Moroni, que sentía lo mismo por sus escritos, y José Smith, que publicó sus errores y reprimendas divinas.

“Tampoco debemos esperar que los profetas no sean engañados”, dijo Erekson. Él dio algunos ejemplos bíblicos y modernos de profetas siendo engañados. Por ejemplo, cuando José Smith perdió las 116 páginas del manuscrito del Libro de Mormón, “se le dijo simplemente: ‘No siempre puedes discernir a los malvados de los justos’ (Doctrina y Convenios 10:37). El mensaje no fue ‘Un día aprenderás a identificar a los malvados’. Simplemente, ‘no se puede'”.

Simplemente citar los muchos casos en que los profetas no estuvieron de acuerdo, cometieron errores o fueron engañados estaría incompleto, dijo Erekson, “sin entender que los profetas sirven ‘a través de la … gracia de [nuestro] Señor Jesucristo’. Su gracia es suficiente para llevarlos a la unanimidad, refinar sus almas y socorrerlas”.

Los profetas no saben todo sobre el futuro. “Si bien es cierto que Dios revela algunos de Sus secretos a los profetas, y que algunos profetas, incluyendo Moisés, Enoc y Nefi, recibieron grandes visiones, eso no significa que cada profeta sabe todo acerca de todo”, dijo Erekson. Las cosas que ellos saben no siempre son explicadas en detalle.

‘Siendo inspirados por el Espíritu Santo’

“Como el ‘portavoz’ del Señor, ellos no simplemente abren sus bocas y la palabra de Dios fluye”, dijo él. “A veces la revelación ha venido como una redacción dictada, pero los profetas también reciben inspiración, sentimientos e impresiones que deben poner en palabras y acciones. A veces exploran caminos que no funcionan”.

El presidente de Ensign College, Bruce C. Kusch, habla durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022.
El presidente de Ensign College, Bruce C. Kusch, habla durante un devocional en el Salón de Asambleas de la Manzana del Templo en Salt Lake City, el martes, 1 de febrero de 2022. | Crédito: Ensign College

Erekson luego abordó la idea de que el profeta nunca llevará a la Iglesia por mal camino — palabras que provienen de una declaración hecha por Wilford Woodruff anunciando el fin del matrimonio plural. Con el tiempo, “se han agregado suposiciones adicionales — que las prácticas de la Iglesia nunca deben cambiar y que seguir el consejo profético no debe causar sufrimiento”, dijo él.

“En su contexto original completo, la enseñanza de Wilford Woodruff enfatizó que el profeta no… ‘desviaría a los hijos de los hombres de los oráculos [o revelaciones] de Dios y de su deber’. Los profetas no nos alejarán de su verdadero testimonio de Jesucristo, de Sus revelaciones o del camino, por difícil que sea seguirlo.

“Debido a que los profetas actúan y predican por el Espíritu, tenemos el deber de buscar el Espíritu para comprender y recibir su mensaje”.

 Los profetas trabajan para ser inspirados por el Espíritu Santo porque no lo saben todo, y obtienen la luz y la verdad del Señor línea por línea.

Sostenidos por la Iglesia’

Los profetas deben ser “sostenidos por la confianza, fe y oraciones de la iglesia”, como instruye Doctrina y Convenios 107:22.
En la actualidad, los miembros de la Iglesia sostienen a los profetas “con confianza ganada a través de la compañía del Espíritu Santo, con fe en el Señor Jesucristo, y a través de la oración a Dios nuestro Padre”, dijo Erekson.

“Deberíamos esperar con razón que los profetas sean llamados por la voluntad de Dios y la gracia de Jesucristo y que reciban una guía continua a través de la inspiración del Espíritu Santo”, dijo Erekson. “Al hacerlo, podemos, al igual que Naamán, deshacernos de las expectativas y suposiciones incorrectas sobre los profetas que impiden nuestra capacidad de ser bendecidos y provocan un enojo divisivo”.

Vea el devocional completo de Ensign College aquí (en inglés).

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.