Menú

La Iglesia hace una evaluación inicial de la furia del huracán Ida; misioneros a salvo

Un trabajador de servicios públicos fotografía las olas que chocan con un malecón en el puerto deportivo de la ciudad cuando las bandas exteriores del huracán Ida llegan, el domingo, 29 de agosto de 2021 en Bay Saint Louis, Misisipi (Foto AP / Steve Helbe Crédito: Steve Helber, Associated Press
El personal de rescate ayuda a los residentes de la subdivisión Spring Meadow a salir de sus casas inundadas en un bote después del paso del huracán Ida, el lunes, 30 de agosto de 2021 en LaPlace, Luisiana. Crédito: Foto AP / Steve Helber

Se informó que los misioneros que sirven en las regiones azotadas por el huracán Ida estaban a salvo el lunes, 30 de agosto, incluso cuando el sacerdocio local y las Sociedades de Socorro estaban recopilando evaluaciones tempranas del impacto de la tormenta en los Santos de los Últimos Días y las propiedades de la Iglesia.

“Todos los misioneros están a salvo”, informó Julia Fellows, directora de comunicación del Área Norteamérica Sudeste. “Fueron trasladados a un terreno más alto antes de la tormenta”.

Mientras tanto, las evaluaciones de los daños en las propiedades de la Iglesia y de los miembros estaban en marcha, el lunes, en las áreas de Luisiana afectadas por el huracán Ida.

El huracán Ida tocó tierra el domingo, 29 de agosto como una de las tormentas más poderosas que han azotado a Estados Unidos, dejando sin electricidad a toda Nueva Orleans, haciendo volar los techos de los edificios e invirtiendo el flujo del río Misisipi cuando se precipitó sobre la costa de Luisiana en uno de los corredores industriales más importantes del país, según Associated Press.

El huracán fue responsable de al menos una muerte, después de que una persona fuera encontrada muerta tras el informe de la caída de un árbol sobre una casa en un suburbio de Baton Rouge.

El corte de energía en Nueva Orleans aumentó la vulnerabilidad de la ciudad a las inundaciones y dejó a cientos de miles de personas sin aire acondicionado ni refrigeración en medio del sofocante calor del verano.

Ida — una tormenta de categoría 4 — azotó en la misma fecha en que el huracán Katrina devastó Luisiana y Misisipi 16 años antes, tocando tierra a unos 72 kilómetros al oeste de donde Katrina de categoría 3 tocó tierra por primera vez, informó Associated Press.

El personal de rescate ayuda a los residentes de la subdivisión Spring Meadow a salir de sus casas inundadas en un bote después del paso del huracán Ida, el lunes, 30 de agosto de 2021 en LaPlace, Luisiana.
El personal de rescate ayuda a los residentes de la subdivisión Spring Meadow a salir de sus casas inundadas en un bote después del paso del huracán Ida, el lunes, 30 de agosto de 2021 en LaPlace, Luisiana. | Crédito: Foto AP / Steve Helber

Los vientos de Ida de 240 km/h lo igualaron con el quinto huracán más fuerte que ha tocado tierra firme en Estados Unidos. Cayó horas después a una tormenta de categoría 1 con vientos máximos de 152 km/h mientras se arrastraba tierra adentro y su ojo a unos 72 kilómetros al noroeste de Nueva Orleans.

Las autoridades dijeron que la rápida intensificación de Ida de unas pocas tormentas eléctricas a un huracán masivo en solo tres días no dejó tiempo para organizar una evacuación obligatoria de los 390.000 residentes de Nueva Orleans. La alcaldesa LaToya Cantrell instó a los residentes que permanecían en la ciudad el domingo a “refugiarse”, según Associated Press.

El gobernador de Luisiana, John Bel Edwards, advirtió a su estado que se preparara para semanas de recuperación.

“Mucha, mucha gente va a ser sometida a pruebas de formas que hoy sólo podemos imaginar”, dijo el gobernador en una conferencia de prensa.

Para los Santos de los Últimos Días y vecinos que viven en el sureste de los Estados Unidos, el huracán Ida fue un recordatorio no deseado tanto de Katrina como de la devastadora temporada de huracanes del año pasado — la temporada de huracanes más activa de la historia en la región del Atlántico.

Los huracanes Laura, Sally, Delta, Zeta y Eta se cuentan entre las tormentas de 2020.

Se encontró fortaleza durante los desastres cuando los miembros se acercaron para ayudar a los demás. Aproximadamente el 75% de los miembros que viven a lo largo de la costa del Golfo de EE. UU, tuvieron la oportunidad de ayudar y recibir ayuda en un período de 90 días.

Este artículo se actualizará a medida que haya más información disponible.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.