Menú

Un centenario espera participar en la rededicación del templo de Mesa — 94 años después de asistir a la dedicación de 1927

Oakley J Ray, de 101 años, cree que es el niño que lleva una camisa blanca y un overol, de pie cerca del frente detrás de un pequeño arbusto con forma de palmera, el día en que se dedicó el Templo de Arizona, el 23 de octubre de 1927. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
Oakley J Ray, un residente de Mesa, Arizona de 101 años, sentado en su casa en el otoño de 2021, asistió a la dedicación del Templo de Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
Una foto más de cerca en la que Oakley J Ray, de 101 años, cree que es el niño con una camisa blanca y un overol, de pie detrás de un pequeño arbusto con forma de palmera cerca del frente el día en que se dedicó el Templo de Arizona, en octubre 23 de 1927 Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
En un círculo rojo, Oakley J Ray se une a su padre, Sims Ray, y a otros cuatro hermanos para una foto antes de partir para la dedicación del Templo de Arizona en Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
Oakley J Ray en Independence, Misuri, en septiembre de 1940, al comienzo de su servicio como misionero de tiempo completo en la Misión de los Estados Centrales. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
Una foto de la recepción de la boda de Janet Andersen y Oakley J Ray, quienes se casaron en el Templo de Arizona el 30 de mayo de 1944. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
La hermana Janet Ray y el élder Oakley Ray como misioneros en 1997 en Martin’s Cove, Wyoming. Crédito: Cortesía de Carol Soelberg
Una vista aérea del Templo de Mesa Arizona en 1950. Sus terrenos de 8 hectáreas se utilizaron para cultivar plantas como árboles cítricos, que se muestran aquí, en el extremo sur de la propiedad. Durante la Depresión, se cultivó alfalfa y maíz. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Los líderes y miembros de la Iglesia reunidos para las ceremonias de dedicación del templo de Mesa, del 23 al 27 de octubre de 1927. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
El Templo de Mesa, Arizona. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News
El Templo de Mesa, Arizona. Crédito: Kristin Murphy, Deseret News
El templo de Mesa Arizona recientemente renovado, en abril de 2021. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Hace años, Oakley J. Ray caminaba por el pasillo del antiguo Centro de Visitantes del Templo de Mesa, Arizona, mirando fotografías históricas de la construcción del templo y de las reuniones para su dedicación del 23 de octubre de 1927. Se detuvo en una foto que mostraba a un gran grupo de Santos de los Últimos Días — algunos sentados, muchos de pie — en los terrenos más allá de la esquina noroeste del templo y observó con atención a un niño que vestía una camisa blanca y un overol, de pie detrás de un pequeño arbusto con forma de palmera cerca del frente de la multitud fotografiada.

“Ese niño de ahí soy yo”, recuerda haber dicho después de reconocerse en la foto.

Ray, que ahora tiene 101 años, puede recordar haber asistido a la dedicación de 1927 de lo que entonces se llamaba el Templo de Arizona, aunque no recuerda los detalles específicos del evento — ya que ocurrió hace más de 94 años. Sin embargo, sí recuerda haber ido a la dedicación con sus padres y hermanos desde su pequeña granja en Gilbert, Arizona.

En un círculo rojo, Oakley J Ray se une a su padre, Sims Ray, y a otros cuatro hermanos para una foto antes de partir para la dedicación del Templo de Arizona en Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927.
En un círculo rojo, Oakley J Ray se une a su padre, Sims Ray, y a otros cuatro hermanos para una foto antes de partir para la dedicación del Templo de Arizona en Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927. | Crédito: Cortesía de Carol Soelberg

Ese día de la dedicación está grabado en copias a color de fotos que Ray y su posteridad han conservado — la gran reunión de líderes y miembros de la Iglesia justo enfrente del Templo de Arizona, así como él, su padre y sus hermanos juntos para tomarse una foto antes de dirigirse a la dedicación.

Y, sí, en esa segunda foto, el joven Oakley está al frente en el centro con su padre, Sims Ray, y sus cuatro hermanos — vistiendo una camisa blanca, un overol y una gran sonrisa.

Sobre la foto del día de la dedicación afuera del templo, “No hay ninguna duda, ese era yo”, dijo Ray en una entrevista reciente con Church News.

Pocos pueden decir que asistieron a la dedicación de un templo y que esperan asistir a la rededicación del mismo templo renovado décadas más tarde. Pero Ray se encuentra entre el puñado de centenarios Santos de los Últimos Días del área de Phoenix que pueden calificar para tal afirmación.

De hecho, Ray estaba preparado para regresar a la misma ubicación aproximada en los terrenos del templo justo antes del inicio de la casa abierta del Templo de Mesa, Arizona, antes de la rededicación del templo el 12 de diciembre. Había acordado reunirse allí con Church News para una sesión de fotos y una breve entrevista para hablar sobre una vida de recuerdos, particularmente de una vida centrada en el templo.

Oakley J Ray, un residente de Mesa, Arizona de 101 años, sentado en su casa en el otoño de 2021, asistió a la dedicación del Templo de Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927.
Oakley J Ray, un residente de Mesa, Arizona de 101 años, sentado en su casa en el otoño de 2021, asistió a la dedicación del Templo de Mesa, Arizona, el 23 de octubre de 1927. | Crédito: Cortesía de Carol Soelberg

Pero el día anterior, Ray se cayó en su casa y se quebró la pierna, lo que requirió una cirugía para reajustar el hueso con una varilla estabilizadora y luego la hospitalización con precauciones contra la pandemia de COVID-19 que limitan las visitas.

Después de una breve estadía en un centro de rehabilitación local, está de regreso en su casa de Mesa — y espera regresar al templo el 12 de diciembre, cuando el presidente Dallin H. Oaks, primer consejero de la Primera Presidencia, rededique el Templo de Mesa, Arizona.

“Tengo toda la esperanza de estar allí — no creo que tenga ningún problema si me invitan a estar en la dedicación”, dijo.

Ray es miembro del — para él, irónicamente llamado — Barrio Centennial de la Estaca Mesa Arizona Norte. El obispo Jeffrey Richards ha conocido a Ray — a quien llama “maravilloso” y “divertido” — desde que el primero era un joven scout y el segundo era el Scoutmaster.

“Él es el mismo hoy que en ese entonces”, se rió el obispo Richards, “pero no perseguiría tanto a los scouts ahora”.

El obispo de Ray agregó: “Si alguna vez necesitaras un modelo a seguir, él sería el indicado”.

Oakley J. Ray nació el 27 de julio de 1920 en Gilbert, es hijo de Sims F. Ray y Nellie Ellsworth Ray. La familia vivía en una pequeña granja en la que la alfalfa y el algodón eran los cultivos comerciales, junto con la leche de 15 a 20 vacas que se vendía a una cremería en las cercanías de Tempe. El traslado a una granja de Mesa se produjo justo antes de la Gran Depresión, que obligó a la familia a vivir varios años en Wickenburg — a más de 96 kilómetros al noroeste — donde Sims Ray pudo conseguir trabajo en proyectos de construcción de carreteras.

Oakley J Ray en Independence, Misuri, en septiembre de 1940, al comienzo de su servicio como misionero de tiempo completo en la Misión de los Estados Centrales.
Oakley J Ray en Independence, Misuri, en septiembre de 1940, al comienzo de su servicio como misionero de tiempo completo en la Misión de los Estados Centrales. | Crédito: Cortesía de Carol Soelberg

En Wickenburg, Oakley Ray aprendió el deporte del baloncesto, sobresaliendo en la escuela Mesa High una vez que la familia regresó al valle y luego ganó una beca de baloncesto para el Arizona State Teachers College — que más tarde se llamaría, la Universidad Arizona State.

“Aprender a jugar baloncesto me ayudó a no tener que pagar un centavo por mi educación”, dijo. “Con el nivel de vida que teníamos en casa, probablemente nunca hubiera ido a la universidad”.

Sirvió como misionero en la Misión de los Estados Centrales desde septiembre de 1940 hasta agosto de 1942, tiempo durante el cual Estados Unidos entró en la Segunda Guerra Mundial. En servicio inactivo durante un año, continuó jugando baloncesto en ASTC y conoció a Janet Andersen en marzo de 1943. Se casaron en el Templo de Arizona el 30 de mayo de 1944, después de haber recibido su comisión de oficial en la Marina de EE. UU., y durante una pausa en su entrenamiento.

Ray sirvió como oficial de desembarco, en el Estes de EE. UU., un buque insignia de la fuerza anfibia. La acción en el teatro de operaciones del Pacífico para el puesto de mando flotante incluyó la participación en Iwo Jima y Okinawa antes de que Ray finalmente fuera dado de baja.

Una foto de la recepción de la boda de Janet Andersen y Oakley J Ray, quienes se casaron en el Templo de Arizona el 30 de mayo de 1944.
Una foto de la recepción de la boda de Janet Andersen y Oakley J Ray, quienes se casaron en el Templo de Arizona el 30 de mayo de 1944. | Crédito: Cortesía de Carol Soelberg

Recibió una certificación de contador público y luego un título en derecho de la Universidad de Arizona antes de comenzar una empresa de construcción de viviendas en 1954 — Ray Quality Homes, con “Una casa para su lote” como lema. Se retiró en 1987.

Su servicio en la Iglesia en los llamamientos de barrio y estaca incluyó el de obispo del Barrio 1 de Mesa, donde prestó servicio en la primera rededicación del Templo de Mesa, Arizona en 1975 por el presidente Spencer W. Kimball, hijo nativo de Arizona.

Oakley y Janet Ray criaron a dos hijos y ocho hijas, y dos hijas más que fallecieron en la infancia. Todos los 10 hijos se casaron en el mismo templo de Mesa que sus padres.

Una de las fotos familiares favoritas de Ray fue tomada cuando su última hija se casó. “Frente al templo, tomamos una foto de todos nuestros hijos con sus cónyuges — todos se habían casado allí en el templo por el tiempo y por toda la eternidad. Y dije, ‘Ahora puedo ir a una misión’ — y ese fue el mejor momento de nuestras vidas”.

Luego, los Ray sirvieron en cinco misiones — en Inglaterra, Nigeria, Florida, Texas y en Martin’s Cove, Wyoming. Después de casi 70 años de matrimonio, Janet Ray falleció en 2013 — y su esposo subrayó las bendiciones de una ordenanza de sellamiento.

“Siempre fue nuestro vínculo con nuestra vida antes de la mortalidad y la vida después”, dijo.

El templo sirve como “la conexión entre yo y el más allá”, continuó. “Sin el templo, no tendría ninguna conexión entre yo, la vida antes y la vida después”.

La hermana Janet Ray y el élder Oakley Ray como misioneros en 1997 en Martin’s Cove, Wyoming.
La hermana Janet Ray y el élder Oakley Ray como misioneros en 1997 en Martin’s Cove, Wyoming. | Crédito: Cortesía de Carol Soelberg

El año pasado, Ray celebró su cumpleaños N.°100, rodeado por 400 personas de su posteridad.

Él permanece mentalmente saludable y físicamente independiente, a pesar de la reciente lesión en la pierna. “El único problema mental es recordar mis contraseñas”, bromeó.

Ray se ríe cuando se le pregunta si estará preparado para otra posible renovación y rededicación del templo de Mesa dentro de cuatro o cinco décadas. “Sigo diciéndole al Señor que estoy listo — ‘¿Qué quieres que haga?’”

¿Y qué diría Oakley J Ray si pudiera retroceder el tiempo y decirle algo a su yo de 7 años, parado frente al Templo de Arizona el 23 de octubre de 1927?

“Le diría que estaba comenzando bien — y lo feliz que sigue siendo hoy”.

El Templo de Mesa Arizona se muestra en Mesa, Arizona, el miércoles, 11 de agosto de 2021.
El Templo de Mesa Arizona se muestra en Mesa, Arizona, el miércoles, 11 de agosto de 2021. | Crédito: Kristin Murphy, Deseret News
BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.