Menú

Élder Nielson alienta graduados de BYU-Idaho a ‘ser prudentes’ y rechazar etiquetas puestas

Graduates get to gather in the I-Center for the first time in two years for BYU-Idaho Commencement. Crédito: Michael Lewis, BYUI
Elder Brent H. Nielson, General Atuhority Seventy, addresses the congregation at the Fall Commencement Service. Crédito: James Turcotte, BYUI
President Henry J. Eyring shaking hands with BYU-I graduate at the agriculture and life science convocation. Crédito: Katelyn Brown, BYUI
Elder Brent H. Neilson, General Authority Seventy, shaking hands with Graduates at BYU-I's agriculture and life science convocation. Crédito: Katelyn Brown, BYUI
Graduate from the College of Language and Letters posing after convocation. Crédito: Francisco Fierro, BYUI
Graduates get to gather in the I-Center for the first time in two years for BYU-Idaho Commencement. Crédito: Michael Lewis, BYUI
Gradtuates at BYU-I;s fall commencement ceremony. Crédito: Katelyn Brown, BYUI
Graduates get to gather in the I-Center for the first time in two years for BYU-Idaho Commencement. Crédito: Michael Lewis, BYUI
Elder Brent H. Nielson, General Authority seventy addressing BYU-Idaho graduates during commencement. Crédito: Francisco Fierro, BYUI

Cuando el élder Brent H. Nielson se graduó de la Universidad Brigham Young como un baby boomer, su generación — estadounidenses nacidos entre 1946 y 1964 — fue descrita como parte de una cultura de drogas, una revolución sexual y un movimiento antigubernamental.

Afortunadamente, esas etiquetas no se quedaron, dijo el élder Nielson de la Presidencia de los Setenta durante la ceremonia de graduación de BYU–Idaho el miércoles, 15 de diciembre.

Los boomers Santos de los Últimos Días pudieron avanzar en la fe, manteniéndose cerca de Jesucristo, Su evangelio y Su Iglesia, dijo. Hoy en día, se considera que los baby boomers tienen una sólida ética de trabajo, son seguros de sí mismos, ingeniosos, orientados al trabajo en equipo y disciplinados.

Muchos de los graduados del semestre de otoño de BYU-Idaho — la “Generación Z” — están siendo etiquetados de la misma manera que su generación, señaló el élder Nielson. Los científicos sociales y los medios de comunicación están caracterizando a la Generación Z por una adicción a la tecnología; inseguridad financiera; sensibilidad extrema; falta de motivación o pereza; adicción a las drogas, el alcohol y el sexo; falta de valores morales; y los menos interesados en religión que todas las generaciones anteriores.

Pero, al igual que la generación del élder Nielson, los jóvenes adultos Santos de los Últimos Días de hoy pueden asegurarse de que las etiquetas de la sociedad no se queden.

Haciendo eco de la amonestación de Jacob en el Libro de Mormón, quien dijo: “¡Oh, sed prudentes! ¿Qué más puedo decir? (Jacob 6:12), el élder Nielson animó a los 2.937 graduados a “rechazen las etiquetas de la Generación Z y acojan el plan de Dios para ustedes”.

Hablando en el BYU-Idaho Center en el campus de Rexburg, Idaho, el discurso del élder Nielson fue parte de la primera ceremonia de graduación presencial desde diciembre de 2019.

Élder Brent H. Nielson, de la Presidencia de los Setenta, se dirige a la congregación en la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho.
Élder Brent H. Nielson, de la Presidencia de los Setenta, se dirige a la congregación en la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho. | Crédito: James Turcotte, BYUI

Ignorar el edificio grande y espacioso

El élder Nielson dijo que nunca ha habido una representación más vívida del edificio grande y espacioso de la visión de Lehi del árbol de la vida que las voces burlonas en el Internet hoy en día.

En sus 30 años como abogado litigante, el élder Nielson aprendió que el abogado contrario no tenía que probar nada. Simplemente tenía que sembrar la duda. Como un mago que sostiene una mano en el aire para distraer de lo que realmente está sucediendo con la otra mano, la esperanza era desviar la atención de la verdad.

“Como abogado litigante, aprendí rápidamente a identificar las tácticas que distraen a los demás de ver o reconocer la verdad”, recordó el élder Nielson.

Korihor, de quien los lectores aprenden en Alma 30 en el Libro de Mormón, fue un anticristo que tuvo éxito en alejar a las personas de Dios.

“Si Korihor viviera hoy, publicaría en TikTok y crearía podcasts que arrojaran dudas”, comentó el élder Nielson.

Korihor llama a las creencias de los miembros fieles de la Iglesia “insensatas tradiciones” y “el efecto de una mente desvariada” o un “trastorno mental”.

Estudiante graduada de la Facultad de Lengua y Letras posa para una foto después de la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho.
Estudiante graduada de la Facultad de Lengua y Letras posa para una foto después de la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho. | Crédito: Francisco Fierro, BYUI

“¿Pueden oírlo haciéndolos sentir que los ha engañado? Él está en ese edificio grande y espacioso burlándose de ustedes”, dijo el élder Nielson. “Tengan en cuenta que Korihor no ha probado nada. Simplemente se está burlando de las creencias de los miembros y sembrando duda. Y, sin embargo, hizo que muchos miembros se desviaran. Se distrajeron con el truco de magia porque su atención se desvió de la verdad, y quitaron la mano de la barra de hierro porque estaban avergonzados”.

Finalmente, Korihor conoció a Alma hijo, quien reconoció las tácticas de Korihor. Korihor exige una señal y se queda mudo. Mormón declara al final de Alma 30: “Y así vemos el fin de aquel que pervierte las vías del Señor; y así vemos que el diablo no amparará a sus hijos en el postrer día, sino que los arrastra aceleradamente al infierno”.

Hoy en día, hay muchos Korihores modernos en Internet que se deleitan al ver a la generación Z tropezar y caer en el camino, pero, como Korihor, no serán apoyados por el diablo en el último día, dijo el élder Nielson.

Citando el mandamiento del Salvador a Sus apóstoles de ser “prudentes como serpientes y sencillos como palomas”. (Mateo 10:16), el élder Nielson enfatizó la necesidad de ser prudentes. “Analicen cuidadosamente los métodos de engaño que se utilizan”.

Los graduados ahora tienen un título. Úsenlo. Sean inteligentes. No permitan que los que se burlan de usted desde el edificio grande y espacioso desvíen su atención de lo que saben que es verdad”, dijo el élder Nielson.

Aquellos de la generación Z que desean un gozo duradero deberán ignorar las etiquetas que se le colocan a su generación. “Deben permanecer fieles a Jesucristo y Su evangelio, incluso cuando no sea popular hacerlo”, dijo el élder Neilson.

‘Un legado de honor’

En sus comentarios a los graduados, el presidente de BYU–Idaho, Henry J. Eyring (en inglés), compartió cómo ha estado reflexionando sobre la característica del honor. Después de sus padres, nadie le ha enseñado más sobre los principios y prácticas del honor que el fallecido élder Robert D. Hales, del Cuórum de los Doce Apóstoles.

El élder Hales fue un colaborador cercano del padre del presidente Eyring. En un momento dado, el élder Hales era miembro del barrio del presidente de la universidad y de su esposa. Durante muchos años, el élder Hales sufrió varias enfermedades físicas, entre ellas enfermedades cardíacas y pulmonares.

La esposa del élder Hales, la hermana Mary Hales, recordó el presidente Eyring, era una enfermera fiel y una compañera esencial para su esposo. El lema de su familia, “Regresar con honor”, eran las palabras escritas en el avión de combate que el élder Hales pilotaba cuando joven.

El presidente Henry J. Eyring estrecha la mano a un estudiante de agricultura y ciencias de la vida, durante la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho.
El presidente Henry J. Eyring estrecha la mano a un estudiante de Agricultura y Ciencias de la Vida, durante la ceremonia de graduación de BYU-Idaho en Rexburg, Idaho. | Crédito: Katelyn Brown, BYUI

Más adelante en su vida, el élder Hales explicó que el lema “Regresar con honor” era un “recordatorio de nuestra determinación de volver a la base con honor, sólo después de haber hecho todo lo posible por completar con éxito todos los aspectos de nuestra misión”. (“El Sacerdocio Aarónico: Regresemos con honor”, ​​conferencia general de abril de 1990).

El presidente Eyring expresó su gratitud por las fuertes señales de honor en BYU-Idaho, no solo en el campus de Rexburg, sino también entre los estudiantes en línea de todo el mundo. “El honor es común entre los estudiantes, empleados, padres, exalumnos y donantes de BYU-Idaho. … Que podamos ser honorables, deseosos por aprender y cambiar, y prudentes”, dijo.

La universidad otorgó 2.308 títulos de licenciatura y 703 títulos de asociado. Mientras que 938 de los graduados eran estudiantes en línea, y 934 de los que se graduaron comenzaron su carrera universitaria como estudiantes de BYU-Pathway Worldwide.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.

Se donaron USD$10.4 millones de dólares a través de las máquinas de donativos ubicadas en 61 lugares en siete países.

La carta del 29 de febrero también da instrucciones de que sólo se lleve a cabo la reunión sacramental el Domingo de Pascua de Resurrección.

Los miembros de la presidencia general de la Sociedad de Socorro comparten su entusiasmo por el próximo evento que celebrará el aniversario — y el propósito — de la Sociedad de Socorro.

El Templo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días en Manhattan, Nueva York, cerrará el 2 de marzo de 2024 para una extensa renovación que se espera que demore tres años.

Estas nuevos presidentes y directoras de obreras de templo han sido llamadas a prestar servicio por la Primera Presidencia. Comenzarán su servicio en septiembre o cuando se dediquen los nuevos templos.

Vea todo lo que sucederá en línea y en persona en RootsTech 2024, la conferencia de historia familiar más grande del mundo.