Menú

Sarah Jane Weaver: Lo que aprendí sobre la salvación, el servicio y la autosuficiencia mientras servía en la Sociedad de Socorro

Las mujeres de un barrio de Sandy, Utah, se reúnen para una reunión social de la Sociedad de Socorro. En una columna del 11 de noviembre de 2021, la editora de Church News, Sarah Jane Weaver, reflexiona sobre las lecciones que ha aprendido sobre la Socied
El sello de la Sociedad de Socorro con su lema “La caridad nunca deja de ser”. Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Plastic containers for food isolated on white Crédito: Africa Studio – stock.adobe.com

Hace un año en una tranquila tarde de otoño, me senté junto a la cama de mi querida amiga, Darlene Lamb. Tenía 87 años y su hija me dijo que no le quedaba mucho tiempo de vida. Tomé su mano y le expresé mi amor. En respuesta, me miró a los ojos e insistió en que me llevara a casa todos los recipientes de plástico que había usado para llevar comidas a su casa en los meses anteriores.

Todavía sonrío cuando pienso en ese momento — un momento en que el cielo rozó la tierra. El dolor de Darlene la había consumido toda durante muchas semanas. Durante su vida, había enterrado a dos hijos. La primera vez que hablamos después de que me sostuvieron para servir durante una temporada en la Sociedad de Socorro de nuestro barrio, ella me había hablado de su deseo de soportar todo y luego seguir adelante.

Sin embargo, su propia naturaleza la obligó — en un simple gesto final — a pensar en mí y en mis recipientes de plástico.

Mi pensamiento se dirigió a Darlene el domingo pasado cuando me relevaron y mi temporada de servicio como presidenta de la Sociedad de Socorro llegó a su fin — tres años después de que me llamaron.

En ese tiempo ayudé con los funerales de muchos miembros queridos del barrio, incluyendo cuatro hermanas de la Sociedad de Socorro.

Los recipientes de plástico para alimentos le recuerdan a Sarah Jane Weaver a su amiga Darlene y su acto final de servicio — su momento de mirar hacia afuera cuando tenía todas las ganas de mirar hacia arriba.
Los recipientes de plástico para alimentos le recuerdan a Sarah Jane Weaver a su amiga Darlene y su acto final de servicio — su momento de mirar hacia afuera cuando tenía todas las ganas de mirar hacia arriba. | Crédito: Africa Studio – stock.adobe.com

Helen Hancey fue asignada como mi compañera de ministración hace casi 20 años. Ella fue constante y amable. Educadora de profesión, fue rápida en compartir sus talentos como costurera y más rápida en interesarse por los talentos de los demás. Su funeral se llevó a cabo el mismo día que el funeral de un joven que había crecido en nuestro barrio. A ella le hubiera encantado ver el apoyo fluir ese día tanto para su familia como para la otra familia.

Maryanne Clyde también había enterrado a un hijo. Con mi compañera de ministración, me senté en su sala de estar después de que su médico y su familia la alentaron a dejar de conducir. Estaba decidida a seguir siendo autosuficiente. Preocupada por cómo llegaría al templo, ella y mi compañera de ministración hablaron sobre las aplicaciones telefónicas que pueden facilitar el transporte. Murió poco tiempo después de tomarse unas vacaciones con su familia y sufrir una breve enfermedad.

Mi amiga Jeanie Ludlow también murió repentinamente después de que problemas de salud limitaron sus interacciones con los miembros del barrio. Durante nuestra última visita juntas, ella me pidió que no me acercara demasiado para que no me enfermara. Le encantaban los espectáculos teatrales y las cenas de barrio y los manteles perfectamente planchados — todos los cuales eran manifestaciones de su amor por Jesucristo. Y al igual que con Darlene, Helen y Maryanne, nuestras horas juntas fueron mucho más sobre mí que sobre ella.

Es difícil imaginar ahora que hace tres años pensaba que estaba demasiado ocupada para aceptar un llamamiento en la Sociedad de Socorro de nuestro barrio, que dudaba de la capacidad del Señor para ampliar mis pequeños y humildes esfuerzos en lo que respecta a Su reino.

Lamento ahora que mi visión hubiera sido tan corta.

Descubrí que la Sociedad de Socorro fue establecida por el Señor para organizar, enseñar e inspirar a Sus hijas a prepararlas para las bendiciones de la vida eterna, una obra de suma importancia que ayuda en la salvación de todos los hijos de Dios.

Aprendí que, al ministrar, nos cuidamos unos a otros y, en el proceso, nos volvemos un poco más como Él.

Aprendí que hombres y mujeres en la Iglesia del Señor trabajan juntamente para bendecir a los hijos de Dios. Para mí era importante consultar con la presidencia del cuórum de élderes sobre la ministración. Para mí fue poderoso que las consejeras de la Sociedad de Socorro tuvieran la responsabilidad de apoyar la obra del templo y de historia familiar y la obra misional en el barrio — la esencia misma de la obra y la gloria del Señor. Para mí fue una lección de humildad que, con el presidente del cuórum de élderes — y a menudo con el apoyo del consejo de barrio y siempre con la guía de un obispo amoroso — el Señor encuentra formas de atender las necesidades emocionales, físicas y espirituales de Sus hijos.

Mi amiga Carol Matheson también sirvió muchos años en la Sociedad de Socorro hace más de dos décadas. Ella se paró en mi puerta cuando me mudé por primera vez al barrio y cuando tuve mis propios retos. Justo antes de que me llamaran a servir en la Sociedad de Socorro, enterró a su esposo y luego se enfrentó a sus propios desafíos con su salud. Recuerdo estar agradecida por el trabajo rotativo de la Iglesia que me permitía servirla como ella me había servido una vez.

El sello de la Sociedad de Socorro con su lema “La caridad nunca deja de ser”.
El sello de la Sociedad de Socorro con su lema “La caridad nunca deja de ser”. | Crédito: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Entonces, un día llegó una tarjeta a mi casa. Ella había hecho la tarjeta a mano. Se había dado cuenta de que estaba cansada — terriblemente cansada. Leí su nota todos los días durante las semanas siguientes. Ofreció aliento, fortaleza, seguridad y testimonio. Pensé que esta era mi temporada para servirla — pero al igual que en el caso de Darlene, Helen, Maryanne y Jeannie — ella todavía me estaba sirviendo a mí.

Es el milagro de la Sociedad de Socorro — una obra y un reflejo del discipulado, una restauración de un modelo antiguo y el medio por el cual podemos trabajar hombro a hombro con los hijos del Señor para lograr Su obra más importante de salvación.

Cerca del final de sus casi tres décadas de servicio en 1966, la presidenta general de la Sociedad de Socorro, Belle Spafford, expresó sus sentimientos sobre la Sociedad de Socorro. En ese entonces — a organización tenía 300.000 miembros — ahora cuenta con 7 millones de miembros. Con una visión extraordinaria, la presidenta Spafford dijo: “La Sociedad de Socorro se mantendrá cada vez más firme y fuerte, como un faro y una estrella guiando a las mujeres de todas las naciones. Continuará elevándose hasta que se convierta en un poderoso baluarte contra las fuerzas del mal que engullirá a las mujeres y amenazará sus hogares y seres queridos. Traerá paz al alma y amor a los corazones y vidas de un sinfín de hijas de Nuestro Padre. … Que las mujeres de hoy y de mañana aprecien a la Sociedad de Socorro, hagan avanzar su obra y se amen unas a otras “(“Historia de la Sociedad de Socorro 1842–1966”, pág. 140). 

A veces hago una pausa cuando tomo un recipiente de plástico. Me recuerdan a mi amiga Darlene y su acto final de servicio — su momento de mirar hacia afuera cuando tenía todas las ganas de mirar hacia arriba. Para mí, los recipientes de plástico siempre serán el dulce símbolo de la Sociedad de Socorro, al igual que los manteles planchados, las aplicaciones telefónicas que pueden facilitar el transporte, las visitas constantes de una hermana ministrante y una nota escrita a mano. Cada uno representa servir y ser servido, el ejemplificar el verdadero discipulado de Jesucristo y llegar a ser más como Él, de mirar hacia arriba y hacia afuera y sentir Su paz.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.