Menú

Cómo las caminatas con carros de mano están conectando a los jóvenes en Argentina con su legado de pioneros

Las mujeres jóvenes de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Blaine Flinders
Los jóvenes de la Estaca Buenos Aires Argentina Adrogué participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2015. Crédito: Blaine Flinders
Los jóvenes de la Estaca Mar del Plata Argentina Sur participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2019. Crédito: Blaine Flinders
Los jóvenes de la Estaca Merlo Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Blaine Flinders
Las mujeres jóvenes de la Estaca Monte Grande Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Blaine Flinders
El élder Mervyn B. Arnold, segundo desde la izquierda, y el élder Bradley D. Foster, a la derecha, quien servía como Setenta Autoridad General, son fotografiados con jóvenes de la Estaca Rosario Norte Argentina durante una recreación de una caminata con c Crédito: Blaine Flinders
Los jóvenes de la Estaca Congreso Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2010. Crédito: Maria Chiapparino Abrea, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
Yesica Benavidez, segunda desde la derecha, y David Agüero, quinto desde la derecha, de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina son fotografiados con jóvenes en su grupo durante una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman Crédito: Yesica Benavidez
Jóvenes y líderes adultos de la Estaca Córdoba Sur Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2015. Crédito: Blaine Flinders
Jóvenes y líderes adultos de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Yesica Benavidez
Jóvenes de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Yesica Benavidez
Jóvenes de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. Crédito: Yesica Benavidez

En un caluroso día de octubre en una estancia cerca de Córdoba, Argentina, Yesica Benavidez y varias mujeres jóvenes tiraron de pesados ​​carros de mano a través del agua y el barro que les llegaba hasta las rodillas.

Estaban participando en una recreación de una caminata con carros de mano con la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina y esta actividad se conoció como “el trecho de las mujeres”. Durante la caminata de tres días, Benavidez y su esposo, David Agüero, sirvieron como “Ma” y “Pa”, o líderes, de una “familia” o grupo de jóvenes.

“Fue muy especial ver… a todas las mujeres jóvenes trabajar juntas y lograr una meta”, dijo Benavidez. “En ese momento, pude hacer crecer mi testimonio sobre el amor del Salvador. Él conoce a cada uno de nosotros y conoce nuestras necesidades”.

De 1856 a 1860, alrededor de 3.000 Santos de los Últimos Días tiraron de carros de mano por las llanuras estadounidenses — caminando en el calor y el frío, a través de ríos y sobre las montañas — para reunirse en el Valle del Lago Salado. Para ayudar a los jóvenes a aprender de las experiencias de los pioneros con los carros de mano, muchas estacas planean recreaciones de carros de mano.

La recreación de la caminata, una actividad que se realiza desde hace mucho tiempo en Estados Unidos, también se lleva a cabo en áreas internacionales de la Iglesia — lo que ayuda a los jóvenes de todo el mundo a apreciar el sacrificio de los primeros santos y comprender y compartir su legado pionero.

Los jóvenes de la Estaca Merlo Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016.
Los jóvenes de la Estaca Merlo Buenos Aires Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2016. | Crédito: Blaine Flinders

Las caminatas y otras actividades de varios días, como conferencias y campamentos para jóvenes, son una parte integral (en inglés) del programa Niños y Jóvenes publicado en enero de 2020.

Llevando las caminatas a Argentina

Blaine Flinders y su esposa, Ann Flinders, de la Estaca Kaysville Oeste Utah fueron llamados a servir como misioneros agrícolas (en inglés) en Argentina en 2010. Mientras estaban allí, propusieron usar la Estancia Kilgruman de 2.023 hectáreas, propiedad de la Iglesia, cerca de Córdoba, como un sitio para que los jóvenes recrearan la caminata de los pioneros.

Junto con un equipo de voluntarios, los Flinders desarrollaron un sistema para la caminata, localizaron material para construir carros de mano y ayudaron a traducir historias de pioneros al español. Durante muchos años, capacitaron a líderes de estaca en Argentina sobre cómo llevar a cabo una caminata.

Posteriormente trabajaron con estacas y distritos en México y Perú para organizar caminatas en sus propias áreas.

“Se necesita fuerza de voluntad y compromiso”, dijo Flinders sobre la planificación y ejecución de las caminatas. “Creo que se pueden hacer de alguna forma en cualquier parte del mundo. Es cuestión de que los líderes capten la visión y se sientan inspirados. El Señor les mostrará cómo pueden hacerlo”.

Varios miles de jóvenes Santos de los Últimos Días en Argentina y sus amigos han participado en caminatas con carros de mano en la Estancia Kilgruman en los últimos 10 años — y se esperan más en los próximos meses.

El élder Mervyn B. Arnold, segundo desde la izquierda, y el élder Bradley D. Foster, a la derecha, quien servía como Setenta Autoridad General, son fotografiados con jóvenes de la Estaca Rosario Norte Argentina durante una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman, cerca de Córdoba, Argentina, en 2012.
El élder Mervyn B. Arnold, segundo desde la izquierda, y el élder Bradley D. Foster, a la derecha, quien servía como Setenta Autoridad General, son fotografiados con jóvenes de la Estaca Rosario Norte Argentina durante una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman, cerca de Córdoba, Argentina, en 2012. | Crédito: Blaine Flinders

Preparándose para una caminata

La Estaca San Nicolás Argentina y la Estaca Pergamino Argentina son dos de las muchas estacas en Argentina que se preparan para una próxima caminata. Si bien la mayoría de las caminatas en Estados Unidos ocurren entre junio y agosto, la mayoría de las caminatas en Argentina tienen lugar entre octubre y abril.

El presidente de la Estaca San Nicolás Argentina, Alejandro L. Mazzeo, dijo que se están preparando para llevar a 150 líderes jóvenes y adultos a una caminata en la Estancia Kilgruman en enero. Esta será la quinta caminata de la estaca San Nicolás y la primera de la estaca Pergamino.

“Estamos muy felices y ansiosos preparándonos para esto”, dijo el presidente Mazzeo. “Queremos no solo preparar todo lo relacionado con la vestimenta [y los carros de mano], sino también la parte espiritual de la preparación para que puedan disfrutar de la actividad”.

El presidente Mazzeo conoce bien el impacto que tiene en los jóvenes el experimentar una caminata.

“Podrán ver, al menos en una pequeña porción, por lo que tuvieron que pasar los pioneros. Y con eso, pueden crear empatía con su experiencia y generar un vínculo de amor con los pioneros, con sus historias y con sus testimonios.

Jóvenes y líderes adultos de la Estaca Córdoba Sur Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2015.
Jóvenes y líderes adultos de la Estaca Córdoba Sur Argentina participan en una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en 2015. | Crédito: Blaine Flinders

“Estar dispuestos a ayudarse, a fortalecerse y a servirse unos a otros”, dijo sobre los jóvenes, “les genera un sentimiento de pertenencia y pueden sentirse parte de esa historia”.

Lihue Paz, de la Estaca Ramos Mejía Buenos Aires Argentina, atribuye a su experiencia en la caminata como joven el haber fortalecido su testimonio de la restauración del Evangelio. Sentía que ya tenía un testimonio del Salvador, pero no sabía mucho sobre la historia de la Iglesia.

“Al tener la misma experiencia por la que pasaron [los primeros santos], ahora lo sé”, dijo Paz, de 22 años. “Era difícil ser miembro de la Iglesia en esa época. … Es gracias a ellos que tenemos todas estas cosas ahora”.

Una experiencia espiritual fundamental

Para los participantes anteriores, la caminata se ha convertido en algo más que vestirse como pioneros y tirar de un carro de mano por un campo.

Benavidez no anticipó que lo que experimentó al cruzar el río con las jóvenes durante la caminata hace cinco años la prepararía para un momento difícil que enfrentaría más adelante.

Hubo un momento el año pasado, en que, Benavidez — una estudiante de BYU-Pathway Worldwide (en inglés) con tres niños pequeños y un sinfín de tareas que debe  realizar en casa — se sintió abrumada. Entonces le vino a la mente una imagen: cruzando el río.

“Sabía que era el Señor quien me recordaba ese momento, que había ángeles”, recordó con emoción en su voz. “Al igual que en esa experiencia, supe que el Señor estaría a mi lado y enviaría ángeles, que sería capaz de superarlo y lograría todo lo que estaba haciendo”.

Su esposo, David Agüero, recuerda estar parado a lo largo de la orilla del río, viendo a Benavidez y las jóvenes tirar de los carros de mano.

Yesica Benavidez, segunda desde la derecha, y David Agüero, quinto desde la derecha, de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina son fotografiados con jóvenes en su grupo durante una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en octubre de 2016.
Yesica Benavidez, segunda desde la derecha, y David Agüero, quinto desde la derecha, de la Estaca Castelar Buenos Aires Argentina son fotografiados con jóvenes en su grupo durante una recreación de una caminata con carros de mano en la Estancia Kilgruman cerca de Córdoba, Argentina, en octubre de 2016. | Crédito: Yesica Benavidez

“Empezamos a cantar desde la orilla, tratando de motivarlas, de estar con ellas de cualquier forma posible”, dijo Agüero. “Creo que nuestro Salvador también puede hacer eso por nosotros. Hay problemas y pruebas que tenemos que afrontar nosotros mismos, pero siempre tendremos ángeles a nuestro alrededor, y nuestro Padre Celestial y nuestro Salvador nos ayudarán, lo que nos motivará para seguir adelante y continuar”.

Agüero dijo que él y Benavidez se han mantenido en contacto con los jóvenes de su grupo. La caminata fue una experiencia espiritual fundamental de la que ellos y los jóvenes continúan sacando fuerza.

“Para mí, ese sacrificio, y que los jóvenes lo hicieran con tanta alegría, tuvo un gran impacto en mi punto de vista”, dijo. “Ellos eran gigantes para mí en ese momento. … El vínculo que creamos con las mujeres y los hombres jóvenes que formaban parte de nuestra familia es muy especial para nosotros”.

Agüero agregó: “Fue una gran experiencia, y esperamos que pueda continuar y estar disponible en más lugares para más mujeres y hombres jóvenes, para que realmente puedan disfrutarla y fortalecer su testimonio con ella”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.