Menú

Fe, familia e himnos ayudaron al ex nadador de BYU y médico de urgencias a ganar la ‘triple corona’ en aguas abiertas

Un kayakista escolta al nadador en agua abierta Santo de los Últimos Días Kurt Dickson durante su cruce del 8 de septiembre de 2021 en el Canal Catalina de California. Crédito: Cortesía de Kurt Dickson
El nadador de resistencia Santo de los Últimos Días, Kurt Dickson, ha ganado aproximadamente 80 títulos nacionales de natación en las divisiones mayores. Crédito: Cortesía de Kurt Dickson
Kurt Dickson, segundo desde la derecha, es médico de urgencias en el Hospital Ascension Via Christi en Manhattan, Kansas. Junto a él se encuentran miembros de su equipo médico. Crédito: Cortesía de Kurt Dickson
Arrodillado entre carreolas con varios familiares que se unieron al nadador en aguas abiertas Santo de los Últimos Días Kurt Dickson, el 8 de septiembre de 2021, cuando nadó a través del Canal Catalina. Crédito: Cortesía de Kurt Dickson

Para los fanáticos de las carreras de caballos, la Triple Corona es el título casi mítico otorgado a los pura sangre que ganan el Derby de Kentucky y las carreras Preakness y Belmont. La Triple Corona del béisbol pertenece a esos raros jugadores que lideran la liga en promedio de bateo, jonrones y carreras impulsadas durante la misma temporada.

Mucho menos conocida — pero probablemente mucho más agotadora — es la “triple corona” de natación en aguas abiertas. Se alcanza cuando un atleta de resistencia logra nadar con éxito a través del Canal de la Mancha y el Canal Catalina de California y circunnavega la Isla de Manhattan de la ciudad de Nueva York.

Teniendo en cuenta que es un “viaje” de agua salada de más de 112 kilómetros bajo cielos abiertos. Menos de 260 nadadores en aguas abiertas tienen derecho a reclamar esa triple corona.

Si el medallista olímpico Michael Phelps se adapta perfectamente a la natación competitiva tradicional, entonces el Santo de los Últimos Días Kurt Dickson parece igualmente apto para la natación en aguas abiertas en distancias largas. Dickson de 54 años y médico de urgencias ha estado deslizándose por el agua durante casi cinco décadas. Ex capitán y poseedor del récord universitario en el equipo de natación de la Universidad Brigham Young, Dickson permanece tan cómodo en el “agua” como en tierra firme.

El mes pasado, Dickson completó el tramo final de la triple corona nadando desde la isla Santa Catalina hasta tierra firme en California. Las reglas le impedían usar un traje de neopreno o tocar cualquier cosa durante la natación.

“Empecé alrededor de las 11 p.m., así que está bastante oscuro”, le dijo a Church News, riendo. “[Los observadores] iluminan el agua y luego, básicamente, comienzas a nadar hacia tierra firme”.

Aproximadamente nueve horas después, llegó con éxito a la playa, agregando su nombre a la lista de la triple corona de natación abierta.

Flotando gracias al apoyo familiar y de los himnos

El nadador de resistencia Santo de los Últimos Días, Kurt Dickson, ha ganado aproximadamente 80 títulos nacionales de natación en las divisiones mayores.
El nadador de resistencia Santo de los Últimos Días, Kurt Dickson, ha ganado aproximadamente 80 títulos nacionales de natación en las divisiones mayores. | Crédito: Cortesía de Kurt Dickson

Entonces, ¿qué motiva a un hombre a seguir nadando largas distancias en aguas frías y turbulentas a una edad en la que la mayoría de los atletas mayores se concentran en canales navegables y canchas de pickleball?

Inicialmente, “solo quería cruzar el Canal de La Mancha —así que para entrenar para eso hice el nado de Manhattan”, dijo.  “Después de hacer dos de tres, pensé que también podría hacer Catalina”.

Si bien el agua en el Canal de la Mancha durante su nado en el 2017 estaba inolvidablemente fría, la oscuridad fue el elemento más desalentador para Dickson en el reciente nado de Catalina. “La privación sensorial y no saber qué hay ahí afuera es bastante extraño”, dijo.

Dickson pudo soportar el nado de Catalina de más de 9 horas debido a que nunca se sintió solo.  Varios miembros de la familia a bordo de botes de escolta viajaron junto a él, presenciando una brazada tras otra.  “Ayudó tenerlos allí porque naturalmente quieres darte por vencido. Ellos me ayudaron a mantenerme enfocado”.

Entonces, ¿qué más mantiene a Dickson mentalmente ocupado durante un nado en aguas abiertas que dura más que un día típico de trabajo? “Hago todo tipo de cosas raras. A veces simplemente pongo en blanco mi mente. Y otras veces simplemente recuerdo canciones o himnos para tratar de seguir adelante”.

Sus himnos favoritos: “Oh, está todo bien!” y “Come thou fount of every blessing” (en inglés).

La mayoría de la gente nunca nadará en el Canal Inglés o el Canal Catalina. Pero Dickson ha aprendido lecciones de sus aventuras que pueden ser útiles para cualquiera que se enfrente a algo difícil durante un período largo de tiempo.

Primero, dijo, no se sienta abrumado por una tarea a largo plazo. Dickson estima que su nado en el Canal Catalina requirió aproximadamente 80.000 brazadas. En vez de sentirse abrumado, avance una brazada o un día a la vez. “Trate de hacer lo mejor que pueda en cualquier punto del proceso”.

Dickson admite que el año pasado ha sido difícil para él, para su esposa Catherine y su familia. Han enfrentado una variedad de desafíos personales, financieros, de salud y relacionados con COVID-19.  Así que completar la Triple Corona en aguas abiertas “nos ayudó a celebrar el manejo del desastre del último año y medio”.

Descanso encontrado en aguas abiertas, fe en el evangelio

Arrodillado entre carreolas con varios familiares que se unieron al nadador en aguas abiertas Santo de los Últimos Días Kurt Dickson, el 8 de septiembre de 2021, cuando nadó a través del Canal Catalina.
Arrodillado entre carreolas con varios familiares que se unieron al nadador en aguas abiertas Santo de los Últimos Días Kurt Dickson, el 8 de septiembre de 2021, cuando nadó a través del Canal Catalina. | Crédito: Cortesía de Kurt Dickson

Un aspirante a nadador en aguas abiertas no se limita a dar unas cuantas vueltas en el centro recreativo durante unas semanas antes de intentar un maratón de natación. En los meses previos al reciente nado de Catalina, Dickson nadó unas 30 millas por semana en Tuttle Creek Lake en Kansas.

Además, la natación en aguas abiertas exige respeto por el deporte y sus lugares peligrosos.

“No hay cabida para errores en aguas abiertas”, dijo. “Te pueden voltear las aguas y realmente no hay lugar para descansar.  … Puede haber consecuencias trágicas”.

Dickson comenzó su carrera de natación competitiva cuando era un niño de 6 años en Montana. Sus hermanos mayores necesitaban un nadador adicional para un equipo de relevos. Así que comenzó a muy temprana edad. El éxito en la natación en las categorías juveniles nacionales le consiguió una beca en BYU.  Siguió nadando “sólo para mantenerse cuerdo” mientras obtenía su título de médico en la Universidad de Utah. Todavía encuentra refugio en el agua en los días difíciles al cuidar de los pacientes durante la pandemia en curso.

Ha ganado unos 80 campeonatos nacionales en competencias de mayores.

Dickson creció en una familia grande Santos de los Últimos Días, sirviendo en una variedad de llamamientos. Recientemente se mudó al Barrio 1 de Manhattan, Estaca Salina, Kansas.

“Al igual que la natación, la Iglesia me ayuda a mantenerme centrado. Mi fe me ha ayudado durante los tiempos difíciles que estamos atravesando. … Estoy muy agradecido por ser miembro de la Iglesia”.

BOLETÍN
Reciba los aspectos destacados de Church News gratis en su bandeja de entrada semanalmente. Escriba su dirección de correo electrónico a continuación.